Me encanta escribir relatos. Es un género en el que me encuentro muy a gusto, muy cómodo. Los llevo escribiendo desde que era un crío y seguiré haciéndolo.

En general, tanto las editoriales, como los lectores (quizá influenciados por las directrices marcadas por aquéllas) dan un poco de lado los relatos. A mí me parece un error. Un relato es una historia contada con una técnica narrativa concreta, que juega con las claves precisas y con un gran sentido de la elipsis, fruto del regate a la limitación de la extensión.

Las historias cortas no sólo no tienen por qué ser superficiales, sino que, desde mi punto de vista, tienen la posibilidad de convertirse en un elemento de gran profundidad, capaz de envolver y atrapar al lector, en parte por la rapidez de la acción y en parte por las sugerencias evocadas.

En 1977, mi hermano Quique y yo escribimos conjuntamente un relato corto, cortísimo (2 folios mecanografiados a doble espacio), para presentarlo al primer concurso de relatos de temática alicantina, patrocinado por la desaparecida barraca “Lletres a Cabassos”. Tuvimos la fortuna de ganar el primer premio del concurso y de llevarnos una gran alegría, una placa y creo recordar que diez mil pesetas.

Reaparecido entre montañas de papeles, lo rescato hoy, tal y como se escribió entonces:

El Vértigo del carrusel

Desde entonces, he publicado algún relato en la Revista del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales de Alicante, en “El Rabal”, la Revista de la Asociación de Hellineros de la provincia de Alicante, y en algún llibret de barracas.

En 2007, mi relato, “Lascivia potens”, fue incluido en “Relatos urbanos 2007. Reflejos de asfalto”. Formaba parte de un proyecto de corte satírico que se titularía “Noticias en canal”. Para no interferir en temas de copyright, prefiero no incluirlo aquí. Sin embargo, éste era uno de sus compañeros:

Prevención cardiovascular

Tengo dos proyectos acabados. Se trata de dos recopilaciones. La primera de ellas lleva por título “El Amor y Otras Infidelidades”. Es una colección de once relatos de distinta longitud y estilos con el nexo común del amor… u otras infidelidades. Cada relato se inicia con el fragmento de una canción que, aparentemente, tiene que ver con el tema.

Índice de El Amor y otras infidelidades

La obra está completamente acabada, sólo pendiente de decidir iniciar los trámites de publicación.

¡Quién sabe!…

La otra recopilación lleva por título: “Cuentos del tiempo perpetuo”. Reúne catorce relatos, también de distinta longitud y estilos, con el nexo común de que los protagonistas de todos ellos son niños, adolescentes o jóvenes.

Índice de Cuentos del tiempo perpetuo

Al igual que el anterior, sólo estaría pendiente de iniciar los trámites de publicación.

De momento, ambos reposan tranquilos.

Mientras tanto, dejo un relato, no incluido en esos volúmenes:

La sobrina que nunca existió

Es mi intención ir dejando por aquí, de vez en cuando, relatos sueltos en espera de recopilación o futuros proyectos. Aquí tenéis en primer lugar:

La pájara

En segundo lugar, os dejo:

Frialdad colateral

Espero que ambos os resulten interesantes y que puedan suscitar vuestros comentarios.