Cacerolas y tricornios

 

 

Cuando yo era pequeño, hace ya una considerable pila de años, cualquiera que pasara por la calle, si era mayor que tú en edad, dignidad o gobierno, se creía facultado para llamarte la atención, corregirte, increparte o, simplemente, molestarte por molestar. Los que sean un poco más mayores o un poco más jóvenes que yo, sabrán perfectamente a lo que me estoy refiriendo.

Cuando eras un niño, casi todo el mundo era mayor que tú, así que lo tenías bastante crudo. Eras el último mono y, por tanto, el paño de lágrimas, en el que los mayores enjugaban su represión y sus frustraciones, que eran muchas y de diversa índole.

No olvidemos que, por entonces, sí estábamos metidos hasta las trancas en una dictadura, pero en una de verdad, tiranizada por un señor bajito, calvo y con bigote, que, además de imprimir su jeta en las monedas y en los sellos, solo permitía en sus dominios lo que se le pasaba por la botonera, o sea, casi nada, y exclusivamente a los que él designaba con su dedo o con su brazo alzado, cara al sol.

 

 

La gente, quieras que no, andaba bastante amargada y hacía pagar el pato a quien consideraba inferior, enfangándose en la quintaesencia de la dictadura.

Al final de mi infancia, cuando tenía nueve o diez años, hicieron su aparición los amigos de mi padre, retratados de la siguiente manera, en mi última novela, La guerra posterior, aún pendiente de intento de publicación:

“Los amigos de mi padre eran un producto, que los talleres del Régimen se habían encargado de elaborar, un producto manufacturado, pero realizado en serie, con escasas diferencias entre los modelos. Todos llevaban, aproximadamente, el mismo sello de fábrica.

Eran los herederos de los veinticinco años de la paz fraudulenta, que habían vendido los mercaderes y los oligarcas. Eran los defensores de la opinión única y de los valores tradicionales, que estaban obligados a inculcar y transmitir, vigilando su cumplimiento.

Igual que le ocurría a la dictadura, que los había originado, estaban aquejados de un complejo de inferioridad, que les autolimitaba el entendimiento”.

Andarían por los cuarenta tacos, soñando con la consolidación de su posición social y con el triunfo, cuyo merecimiento estaba fuera de toda duda y anhelado desde las primeras épocas de privaciones.

 

 

Se les llenaba la boca, cuando nos apuntaban con sus dedos índices, blandiendo la amenaza de la guerra que tendríamos que pasar para enterarnos de lo que valía un peine. No paraban de afirmar que, a los españoles, nos hacía falta mano dura, que no había otra forma de llevarnos al redil.

Le daban la espalda a la cultura, porque no tenían tiempo para perderlo en tonterías. Matriculaban a sus hijos en los más prestigiosos colegios, pero abjuraban de la universidad, nido de vagos, donde los subversivos y los enanos infiltrados malvaban a los jóvenes, poniendo en peligro la paz, que tantos desvelos le había costado al caudillo por la gracia de Dios.

 

 

Se hacían cruces y se rasgaban las vestiduras ante la invasión extranjera, los Beatles y los melenudos, pero tenían sueños eróticos con Brigitte Bardot, Sarita Montiel y los trozos de carne, que dejaban al aire los bikinis y las minifaldas.

Apolíticos confesos de neuronas sin sinapsis y sentimientos ocultos, nunca fueron capaces de abrir los ojos a la realidad. Vivían en un mundo ficticio, instalados en la comodidad y en la ignorancia.

En los últimos años de la dictadura flaquearon. Al fin y al cabo, no eran de piedra. Se dejaron parte de su adhesión inquebrantable en el camino, por aquello de la modernidad y de que lo verde empezaba en los Pirineos. Sin embargo, cuando el adorador del brazo incorrupto de Santa Teresa estiró la pata, abrazaron la fe de Fraga, desde que proclamase que la calle era suya.

 

 

Algunos, los menos, eligieron a Blas Piñar para formar con él y junto a Dios la mayoría, que se otorgaba Fuerza Nueva, contando con la inestimable colaboración de semejante influencia divina.

Los amigos de mi padre desaparecieron hace ya algún tiempo, amortajados con el color sepia de las fotografías apolilladas y carpetovetónicas. Pero, mira tú por dónde, a estas alturas, después de tanto tiempo, se han reencarnado, al grito de “en pie, camaradas”, espoleados por los sones de un cuplé legionario y por proclamas cerriles y beligerantes. Han resucitado, respondiendo a la convocatoria de una güija, tan rancia como el aceite de ricino.

Ahora, aporrean cacerolas, como si no tuvieran nada mejor que hacer o no supieran hacer otra cosa, como si hubiesen renacido para eso.

 

 

Resurgidos de las oscuras catacumbas, aspiran a implantar el ruido en lugar del juicio, que jamás poseyeron. Se enfurruñan, como antaño, pavoneándose de su absoluta e innata carencia de sentido común. Muestran sus fauces soliviantadas, que no pueden ocultar las mascarillas y, a través de ellas, expulsan soflamas guerreras, convertidas en gotículas del tamaño del peñón de Gibraltar, unas, grandes y libres, por supuesto.

 

 

 

Han vuelto, descargando su rabia contra las cacerolas, sacándoles brillo con su fanatismo, su intolerancia y su intransigencia, usurpando la bandera de todos los españoles para apropiarse de ella. Solo ellos pueden llevarla enrollada alrededor, convertidos en los nuevos cruzados, protectores de Tierra Santa.

 

 

Furibundos profetas del odio y de la confrontación, no dudarían en pasear a hombros reproducciones de la momia de la dictadura sanguinaria y opresiva, que tiranizó las calles y los sentimientos de la nación, durante treinta y tantos largos años. Llenarían sus bocas de jaculatorias para glorificar el estado ultranacionalista, católico integrista, autoritario y corporativo, con el que aquel tiparraco, que aún veneran los nostálgicos descerebrados, castigó a todos los pueblos de España.

 

 

 

Los amigos de mi padre, cuando eran de carne y hueso, no lograron joderme la infancia ni la juventud, pese a sus reiteradas e histéricas intentonas. Ahora, convertidos en patéticos zombis de cartón piedra, tampoco conseguirán joderme la vejez, por mucho que insistan desde la sima de su incultura.

Siempre podré cantarles aquello de “¿Qué te quieres apostar a que tengo yo una cosa, que no tiene Putifar?

La nueva proliferación de los amigos de mi padre no es, sin embargo, lo peor que ha ocurrido en el panorama nacional.

 

 

Si poca importancia tienen su mucho ruido y pocas nueces, no ocurre igual con el escándalo, provocado por la agitación de tricornios en el seno de la policía judicial, capaz de corromper, tergiversar y manipular una investigación, mediante la presentación a la autoridad judicial de un informe, que, como poco, se antoja malintencionado, por emplear un término eufemístico y suave, que, francamente, no tiene ninguna gracia.

 

 

Todavía tiene menos gracia que representantes de partidos democráticos, que deberían demostrar que son servidores públicos, no estén preocupados por la actuación de los fabricantes del informe en cuestión. La gravedad de semejante acción supone una flagrante desprotección para el ciudadano de a pie, puesto que deja al descubierto la forma en la que se pueden confeccionar informes determinantes. La investigación carece de importancia. Únicamente importa la opinión del que realiza el informe, lo que deja al investigado en manos del capricho o de las tendencias políticas del informador.

 Un político que se precie tendría que pedir inmediatas explicaciones a la cúpula de la Guardia Civil, por un comportamiento que se antoja profundamente antidemocrático y debería exigir al gobierno, no tanto la clarificación de un determinado cese, que también, sino las oportunas explicaciones para el esclarecimiento de comportamientos, que pudieran ser calificados de sectarios.

 

 

En lugar de ello, el otrora campeón mundial de escupitajo de hueso de aceituna parece que no puede abandonar esa fea costumbre, la de escupir, digo, y solo se preocupa del cese del mandamás de la Guardia Civil y no de la indefensión en la que queda el ciudadano por la impunidad de quien confecciona informes de semejante guisa.

 

 

Visto el comportamiento reiterado que ha mantenido este personaje, durante todo el estado de alarma, no resulta de extrañar que siga alejado de la dignidad que se le debe suponer a un servidor público y continúe chapoteando en el fango de oscuros y cicateros intereses partidistas.

No le ha ido a la zaga la aristócrata de la triple nacionalidad, Caye, para los amigos, que no tiene culpa de los pecados ni del noble linaje de su papi, ¡faltaría más!

 

 

Haciendo uso de la fetidez de su diarrea verbal, ha esparcido sus excrementos, una vez más, llamando terrorista al padre del vicepresidente de gobierno, por aquello de insultar por insultar o mentir por mentir, para que el ventilador siga moviendo la mierda y oculte la proverbial carencia de sustancia de su discurso. Además, lo ha hecho con impunidad, utilizando como escudo la tribuna de oradores del Congreso. No se aleja así de la dignidad, se distancia años luz.

No digo yo que el FRAP, organización a la que, por lo visto, dijo Pablo Iglesias que perteneció su padre, no fuera catalogada de terrorista, sobre todos por papases como los de la protegida del emperador Aznar, pero no habría estado de más que hubiese recordado que el FRAP se disolvió en 1978, con la implantación de la democracia.

 

 

Claro que, como resulta que la muchacha no es de aquí, probablemente, no conocerá nuestra historia, por mucho que haya abrazado nuestra nacionalidad. Por eso, quizá tampoco sabrá que Rafael Blasco, ahora defenestrado y condenado, pero antes mandamás del PP valenciano, con el beneplácito de Zaplana, Camps y la aquiescencia de Aznar, formó parte, según se dice, de la cúpula del FRAP. ¡Hay que ver qué cosas!

Después de este inciso, quiero volver a centrarme en la importancia que tiene el turbio informe de la Guardia Civil, ya que su confección y presentación ha sido la causa de la imputación del delegado de gobierno en Madrid.

 

 

Se necesita tener mucho cuajo para presentar un informe de esas características, en el que queda patente el peso de opiniones personales en lugar del reflejo de hechos demostrados, convirtiéndose la manipulación en el único testimonio verdadero; pero lo más triste de todo es que se necesita una ínfima talla política para no denunciarlo sin ambages. El político que no lo hace no merece la confianza de los votantes. No se defiende a las instituciones, ocultando los actos deshonrosos o los atropellos que estas pudieran cometer, sobre todo, cuando representan un peligro para los propios ciudadanos.

 

 

Ya que los partidos políticos han optado por el canibalismo carroñero y no se han mostrado capaces ni dispuestos a proteger nuestros derechos, sería deseable que la juez, encargada de esta instrucción, actuase con la misma diligencia y rapidez, mostrada en la imputación al delegado de gobierno, poniendo a buen recaudo a los responsables del falaz informe.  

Desde mi punto de vista, sería una actuación inexcusable, mucho más adecuada que la vana pretensión de solicitar a un forense la demanda de una certificación absolutamente imposible de sostener, bajo los principios de la buena práctica médica.

Malos tiempos para la lírica, si no se depuran responsabilidades.

 

Expertos de pacotilla y políticos oportunistas

AL FINAL DE ESTE POST, ÚLTIMA ENTREGA DE IMPRESCINDIBLES CON LOS 10 ÚLTIMOS WESTERNS DE LA SELECCIÓN.

 

 

Expertos de pacotilla y políticos oportunistas

 

Si pegas una patada a una piedra, salen más expertos de debajo de ella que microorganismos necesarios para constituir una carga viral. Eso sí, son mucho más peligrosos que esta. Son los expertos de pacotilla, surgidos de no se sabe dónde, que luego extienden sus tentáculos, plagados de pegajosas ventosas por cualquier red que les dé cobijo.

 

 

Nombrados doctores honoris causa por universidades, que fabrican títulos de posgrado o másteres del universo, como churros enroscados, sin necesidad de asistencia presencial, se vanaglorian de su sabiduría extrema o extremista, rebosante de absoluta falta de rigor. La categoría científica, por supuesto, ni les tocó en el reparto ni rozó una sola de sus neuronas siquiera.

 

 

La mayoría de ellos ha infestado Twiter o Youtube, como parásitos platelmintos, con voz o graznido, deslizándose por vericuetos malolientes; otros satanizan desde los medios de comunicación, en televisiones de baja estofa o emisoras de radio pretendidamente independientes, orgullosos de haber encontrado el púlpito, para escupir arengas malintencionadas y reflexiones manipuladoras; todos se aprovechan de las circunstancias para ganar sus migajas de gloria, aunque sea a costa de nadar en la inmundicia.

Son inmunes al hedor.

Sic transit gloria mundi.

 

 

Su proliferación ha colocado altavoces en las cloacas, su hábitat natural. Desde allí, tratan de castigar nuestros cerebros, día tras día, de forma machacona y persistente, pontificando y señalando con el dedo, profetizando y enfatizando sus verdades, plagadas a menudo de mentiras.

Gracias a ellos, lo que fueran sólidos principios, mantenidos como verdades inmutables, un día, quedan convertidos en papel mojado, a la caída de la tarde,  arrojados por la noche a la basura de las nuevas profecías, más catastróficas, según se enuncian, bajo el amparo de raquíticos estudios, que analizan apenas docenas de casos, pero que son convenientemente amplificados por el ruido del eco mediático, del sonsonete continuo de televisiones, cegadas por los titulares, impresos a cuatro columnas, y de las voces sísmicas, que sustituyen a las trompetas del Apocalipsis.

 

 

 

 No se es nadie, si no se alza la voz tertuliana o no se tiene un canal de YouTube, desde donde, por ejemplo, se pueda escupir a diestro y siniestro, haciendo gala de una nula deontología profesional, como es el caso de ese médico, que no se sabe de dónde coño saca tanto tiempo con la emergencia sanitaria que le ha caído encima al colectivo, para insultar y faltarle el respeto a sus propios compañeros.

Si Ricardo III daba su reino por un caballo, este otro personaje lo daría porque le riésemos las gracias, pero maldita la que tiene. Simplemente, es un miembro más de las legiones de listos y listillos, que han desempolvado su título CEAC, a distancia, en Epidemiología, Estadística o Matemáticas, para hacernos comulgar con ruedas de molinos, desdiciéndose o contradiciéndose, según la conveniencia del instante.

 

 

El que no corre, vuela en este totum revolutum, con tal de conseguir sus minutos o segundos de gloria, a costa pisarles los callos a los otros, ante la incrédula credulidad de los demás.

Todo sea por la libertad de expresión. Claro que, para que esta fuese libre, indispensablemente debería expresarse de forma correcta. Pero es inútil pedirle peras al olmo. De sensatez, por tanto, ni hablamos.

 

 

Si esto está ocurriendo con estos falsos profetas, no es distinto lo que sucede con los afamados especialistas, que, lejos de ponerse de acuerdo, acaban tirándose los trastos a la cabeza y manteniendo teorías tan dispares como la noche y el día, alimentando el fuego de la confusión.

En medio del escenario, se han quedado aislados los atónitos y acojonados ciudadanos, que no saben a qué carta quedarse ni si tirar por la calle de en medio. Empujada por la vorágine, la mayoría opta por una catatonia, inducida por el maremágnum al que se ve precipitada.

Creo que expertos y seudoexpertos deberían tomar ejemplo del hermano Warren Sánchez, retratado por Les Luthiers, cuando, preguntado sobre el sentido de la vida, respondía con tres palabras: “Yo qué sé”. Por humildad, como resaltaba el genial y tristemente recién desaparecido Marcos Mundstock.

 

 

Si el espectáculo al que hemos asistido a diario, aplastados bajo un aluvión de opiniones (solo opiniones la mayoría de las veces, no lo olvidemos), ha sido bochornoso, peor ha sido la bajeza carroñera de algunos que forman parte de la nómina política, sostenida por nuestros impuestos.

 

Un considerable número de políticos de tres al cuarto ha mentido con impunidad y descaro, parapetándose tras las gruesas cortinas polvorientas de las redes sociales, desde una confortabilidad, que les ha hecho creerse a salvo. Pero no lo estaban.

Su falta de respeto hacia la inteligencia de los ciudadanos ha sido intolerable. Por fortuna, a más de uno, el viento de la verdad les ha levantado las faldas escocesas y los ha dejado con las vergüenzas al aire.

 

 

La cochambre ideológica e intelectual de Vox no merece más comentario que la repulsa y la condena de quienes posean dos dedos de frente para rechazar la machacona institucionalización del odio, que la ranciedad de ese partido pretende imponer entre los españoles.

 

 

Supongo que serán los tribunales quienes valoren en justa medida los exabruptos trogloditas y ciertas actitudes alegremente acusatorias, ya que, del silencio de los socios de Vox en alcaldías y gobiernos autonómicos, donde comparten mesa y mantel, solo parece deducirse la connivencia más absoluta.

Del PP, cabría haberse esperado otra actitud y otro tipo de actuaciones. Sin embargo, Casado parece un actor secundario, histriónico, al que le hacen repetir la escena, una y otra vez, sin que el director sea capaz de dar con la tecla ni pueda elegir la toma buena. Al final, lo dan por imposible.

 

 

Lo malo es que utiliza esa dramática expresión de estreñimiento para enarbolar la bandera en defensa de los muertos. ¡Hay que tener cuajo!

Su postura es inaceptable y demuestra la solidez de sus principios farisaicos, que no fueron capaces de reconocer que gran parte de la situación que ha vivido la comunidad de Madrid ha sido responsabilidad de su partido, con la aplicación sistemática de mil y un recortes en la sanidad pública madrileña.

¡A otro perro con ese hueso, señor actor secundario! Con los muertos no se juega, sobre todo, cuando compañeros de partido siguen sin aprender de errores pasados y pretenden seguir perpetuándolos.

Todavía sin enfriarse los cuerpos de los cadáveres, que han utilizado como armas arrojadizas, insisten en el mantenimiento de las políticas y actitudes, que han provocado la situación que estamos viviendo:

“Ayuso despide a sanitarios masivamente y antes de concluir sus contratos” (24 abril)

El Gobierno de Murcia aprueba los presupuestos regionales con “recortes de 57 millones en sanidad” (22 abril)

 

Otro que ha pretendido esconder la responsabilidad funeraria, bajo el tablero del Risk, ha sido Javier Maroto.

 

 

En la Sexta Noche, el pasado 25 de abril, convertido en estilete estridente del Partido Popular tuvo la desfachatez de lanzar la siguiente pregunta:

 “El responsable de las políticas sociales es Pablo Iglesias. Él, que tanto presume y tantas ruedas de prensa da, ¿qué responsabilidad tiene como responsable de todas las residencias de ancianos en toda esta crisis?” (sería conveniente que aprendiese a manejar el lenguaje y evitase tanta repetición molesta).

No merecería la pena contestarla, de no ser por la ignorancia malintencionada y manipuladora del senador, empadronado en Segovia, para poder continuar agarrado a la ubre, tras el revolcón sufrido en su provincia.

Únicamente el 25% de las residencias españolas es de gestión pública. El 75% restante es de gestión privada o concertada.

Hasta el 14 de marzo, las competencias y responsabilidades en esta materia dependían de las respectivas comunidades autónomas. Por lo tanto, las pertinentes y obligatorias inspecciones, también. Igualmente, la dotación de recursos sanitarios.

La connivencia con los fondos buitres no ha sido cosa del gobierno, sino de algunos correligionarios del furibundo entrevistado.

 

Residencias de mayores: un negocio en cuestión que factura 4.500 millones

 

Sus graznidos pretendían exonerar de culpas a los verdaderos responsables para hacerlas recaer en el gobierno, que recibió los centros no precisamente en perfecto estado de revista.

La talla política del señor Maroto no alcanza ni la categoría de liliputiense.

Cuando se presente otra crisis sanitaria, o sin haberse solucionado aún esta, habrá quienes seguirán negando la mayor y sus responsabilidades; tratarán de distorsionar la realidad desde cualquier púlpito, para culpabilizar al gobierno, si no es afín a sus aviesos intereses.

Se seguirán comportando rozando la inmoralidad, poniendo en peligro las vidas de los ciudadanos.

Eso sí, sacarán pecho, poniéndose los primeros en la fila, para aplaudir a los sanitarios, a esos que asfixiaron con sus políticas sistemáticas de recortes.

La hipocresía parece haberse convertido en una moneda de cambio política.

 

 

 

 

 

WESTERNS

 

Con esta entrega, finaliza Imprescindibles, ese proyecto que comenzó hace poquito más de dos años. Ha sido un  placer compartir estas películas con vosotros.

21.- MAYOR DUNDEE (Sam Peckinpah, 1964)

 

TÍTULO ORIGINAL: Major Dundee

 

 

SINOPSIS

Guerra de Secesión (1861-1865). El Fuerte Benlin, en Nuevo México, sufre un nuevo ataque de la banda de Sierra Charriba, un apache rebelde que, después de sus incursiones, se refugia en México. Esta vez se lleva como rehenes a tres niños. El Mayor Dundee (Charlton Heston), desobedeciendo las órdenes de sus superiores, recluta delincuentes, negros y prisioneros confederados para perseguir a los indios y rescatar a los niños; pero en México se interponen en su camino tropas francesas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Gran film de Peckinpah que, pese a la implacable intervención de la productora, dejó su sello en esta película oscura y violenta. Sensacional secuencia de la batalla en el río.

 CALIFICACIÓN: 4

 

22.- LOS PROFESIONALES (Richard Brooks, 1966)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Professionals

 

 

SINOPSIS

Un poderoso hacendado tejano contrata a cuatro mercenarios, especialistas en misiones peligrosas, para que rescaten a su mujer, que ha sido secuestrada por Jesús Raza, cabecilla de una banda de revolucionarios mejicanos. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western de tono crepuscular, narrado con el vigor y la contundencia propios de su director. Mercenarios que respetan el honor que le falta a quien los contrata. No es lo mismo serlo de nacimiento que hacerse un hijo de puta a sí mismo.

CALIFICACIÓN: 4

 

23.- GRUPO SALVAJE (Sam Peckinpah, 1969)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Wild Bunch

 

 

SINOPSIS

Un grupo de veteranos atracadores de bancos que viven al margen de la ley y que actúan en la frontera entre los Estados Unidos y México, se ven acorralados a la vez por unos cazadores de recompensas y por el ejército mexicano. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

La obra maestra de Peckinpah y uno de los films con mayor influencia posterior. Consolidación de una forma de narrar, en una historia muy atractiva, en la que se difuminan honor, amistad y fatalismo. Espléndida.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

24.- LA BALADA DE CABLE HOGUE (Sam Peckinpah, 1970)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Ballad of Cable Hogue

 

SINOPSIS

El explorador Cable Hogue es abandonado en medio del desierto por sus crueles compañeros Taggart y Bowen, que le arrebatan la montura, el rifle y las provisiones. Después de caminar bajo un sol implacable durante cuatro días, cuando ya está al borde del colapso, nota que sus botas están húmedas… (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Elegía a los tiempos pasados, que siempre acaban indefectiblemente aplastados por los nuevos. Historia maravillosa, dotada de un enorme lirismo.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

25.- EL DÍA DE LOS TRAMPOSOS (Joseph L. Makienwicz, 1970)

 

TÍTULO ORIGINAL: There Was a Crooked Man

 

 

SINOPSIS

Año 1883. Un grupo de condenados ingresa en la prisión federal de Arizona. Entre ellos está Paris Pitman (Kirk Douglas), un hombre que ha enterrado un botín de medio millón de dólares en el desierto y vive con la obsesión de fugarse para recuperarlos. Con este fin trata de convencer a varios presos para que lo secunden y, al mismo tiempo, intenta ganarse la confianza del nuevo alcaide (Henry Fonda). (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Reflexión ácida y aguda sobre la frontera de la moralidad. Dirección impecable. Espléndida interpretación de Kirk Douglas.

CALIFICACIÓN: 4

 

26.- CORAJE, SUDOR Y PÓLVORA (Dirk Richards, 1972)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Culpepper Cattle Co.

 

 

SINOPSIS

Un joven agricultor que siempre ha deseado ser vaquero es contratado por un ganadero para conducir ganado durante un largo viaje. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western crepuscular y amargo, que observa, a través de una magnífica fotografía, el descenso hacia la tragedia, sujeta al código del honor.

CALIFICACIÓN: 4

 

27.- PAT GARRET Y BILLY EL NIÑO (Sam Peckinpah, 1973)

 

TÍTULO ORIGINAL: Pat Garrett and Billy The Kid

 

SINOPSIS

William Bonney era conocido por todos como “Billy el Niño”. Estando encarcelado en Lincoln, después de ser condenado a morir en la horca, llega a sus manos un colt 44, con el que intimida a los guardianes y consigue huir a México. El sheriff Pat Garrett, que en otros tiempos cabalgó junto a él, será el encargado de darle caza. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Excelente film de Peckinpah. Amistad, traición y leyenda en medio de unos tiempos que están están cambiando, aunque algunas personas no lo hagan.  Pesimista y romántica, contiene algunas secuencias memorables.

CALIFICACIÓN: 4

 

28.- LA PUERTA DEL CIELO (Michael Cimino, 1980)

 

TÍTULO ORIGINAL: Heaven’s Gate

 

 

SINOPSIS

En el verano de 1870, Averill e Irvine terminan sus estudios en la Universidad de Harvard. Veinte años después, viven en circunstancias muy distintas. Averill, más serio y visiblemente más viejo, se ha convertido en un “marshall” federal. Por su parte, Irvine, destruido y arruinado por la bebida, pero todavía en su sano juicio, es miembro de la asociación Stock Growers Agricultores, que está involucrada en un conflicto. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Hermosísima epopeya, narrada con gran sentido del lirismo y envuelta en una fotografía maravillosa. Lástima que fuese un rotundo fracaso, porque es una película muy bella.

CALIFICACIÓN: 4

 

29.- EL JINETE PÁLIDO (Clint Eastwood, 1985)

 

TÍTULO ORIGINAL: Pale Rider

 

 

SINOPSIS

Un grupo de colonos buscadores de oro se establece en un lugar de California, pero sufren el acoso de los hombres de Lahood, el propietario del resto de las explotaciones mineras. Pero un día al poblado llega un misterioso y frío predicador (Clint Eastwood) que se pone de parte de los colonos, y comienza a enfrentarse al temido cacique local. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Visión sombría de Raíces profundas, en la que, además del conflicto entre colonos y terrateniente, planea una oscura venganza. Excelente fotografía y notable puesta en escena de Eastwood. Un gran film.

CALIFICACIÓN: 4

 

30.- SIN PERDÓN (Clint Eastwood, 1992)

 

TÍTULO ORIGINAL: Unforgiven

 

 

SINOPSIS

William Munny (Clint Eastwood) es un pistolero retirado, viudo y padre de familia, que tiene dificultades económicas para sacar adelante a sus hijos. Su única salida es hacer un último trabajo. En compañía de un viejo colega (Morgan Freeman) y de un joven inexperto (Jaimz Woolvett), Munny tendrá que matar a dos hombres que cortaron la cara a una prostituta. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una rotunda obra maestra, que combina un guion maduro y sugerente con una interpretación majestuosa y una dirección exquisita, solo al alcance de los grandes maestros del cine. Un auténtico lujo.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

FIN DE IMPRESCINDIBLES

Una fábula canalla

AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON LA SEGUNDA ENTREGA DE WESTERNS.

 

Una fábula canalla

 

Me temo que el resultado final de este gran baile, al que los sufridos y acobardados ciudadanos hemos sido obligados a asistir, desprovistos de nuestras mejores galas, por cierto, será una gran recesión mundial, la que convenga a la cohorte de especuladores, esa que ya estaba aguardando un tiempo en la recámara.

 

Esa futura situación, como ha ocurrido en todas las ocasiones en las que se ha producido con anterioridad, que ya han sido unas cuantas, favorecerá a los mismos de siempre. No hace falta señalarlos con el dedo. Son los que empujan y pisotean a diestro y siniestro para ocupar un lugar de privilegio en la fotografía.

 

 

Lo malo es que, en Europa, el enriquecimiento pandémico de corporaciones, multiempresas, sociedades ocultas, intenciones secretas y entidades bancarias usureras se verá favorecido por el comportamiento de países incapaces de ejercer el principio básico de solidaridad, al que se comprometieron en el artículo 3 de su Tratado (“fomentar la cohesión económica, social y territorial y la solidaridad entre los Estados miembros”).

 

En la última gran crisis, los países del norte no se comportaron de manera altruista. Además, la solidaridad brilló por su ausencia. Su ayuda estuvo presidida por el interés económico, antepuesto en todo momento a las consecuencias desastrosas, provocadas por el descalabro económico, que estaban sufriendo los ciudadanos de los países del sur.

A cambio de su rescate atornillado, fueron impuestas unas medidas draconianas, plagadas de ajustes “austericidas”. El rosario de recortes asfixiantes e implacables convirtió la recuperación económica en una interminable travesía por el desierto, que los más desfavorecidos tuvieron que realizar a pie y casi sin agua.

 

(Viñeta, a la que me he permitido cambiar el texto)

 

Entonces, el presidente del Eurogrupo era holandés. Se ve que, en su país, tienen costumbre de comportarse de forma despreciable y repugnante, porque acabó su justificación sobre las obligaciones de quien recibe la solidaridad con una frase muy desafortunada. “No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda”.

El ministro de finanzas holandés actual puso en la picota a Italia a España (no sé por qué no incluyó a Francia, que no tardó en seguir el mismo camino), cuando sus ciudadanos estaban falleciendo a chorros. Lo más vergonzoso es que sugirió que se realizase una investigación para descubrir por qué no tenían recursos para enfrentarse a la pandemia.

La contestación del primer ministro de Portugal, de la que vuelvo a hacerme eco, se hizo viral.

 

 

Resulta llamativo que Holanda, con un porcentaje del PIB, destinado al gasto sanitario, superior en dos puntos al español, posea un número de camas UCI sensiblemente inferior.

Además, atendiendo a los datos proporcionados por la Johns Hopkins University, a día 19 de abril, España registra 6 veces más casos de Covid 19 que Holanda, pero el porcentaje de mortalidad es casi un punto inferior, mientras que los índices de curación son tremendamente superiores.

 

 

A tenor de este cuadro comparativo, tal vez la investigación sugerida debería ir encaminada en otra dirección.

Hace unos días, ya me hice eco en este blog del número de turistas, recibidos por Francia, España e Italia, que son los tres países europeos que más casos registran.

 

 

Quizá sería un factor a tener en cuenta con respecto al impacto inicial de la epidemia en los distintos países.

En Alemania apuntan a que su elevado número de casos es debido a la masiva cantidad de test realizados, aunque no deberíamos olvidar que China ha realizado allí una gran inversión sostenida, en los últimos seis años, con una notable compra de empresas, por lo que el flujo comercial entre ambos países es significativamente mayor al de los demás. Tampoco olvidemos que el primer caso detectado en España fue el de un ciudadano alemán, que había tenido contacto con alguien procedente de China.

Últimamente, se apunta a que la expansión de la peste negra, originada en Asia en el siglo XIV, se extendió a Europa, a través de las líneas comerciales de la ruta de la seda, debido a que un cambio climático con importantes sequías en Asia Central se llevó por delante a los huéspedes de las pulgas, que transmitían la infección. Las pulgas se tuvieron que buscar la vida en caballos y humanos con un resultado superior a más de 60 millones de muertos.

Curioso, ¿no? Rutas comerciales y cambio climático. ¿Nos suena de algo? Seguro que sí, como el eterno enfrentamiento Norte-Sur en Europa con las continuas referencias a la fábula de la cigarra y la hormiga. Lo que pasa es que ahora, las hormigas no se contentan con que las cigarras las pasen putas. Pretenden hacer que lo pasen peor.

 

La cigarra y la hormiga

 

 

Las hormigas, por aquello de la entomología, no tienen corazón, está sustituido por una especie de tubo largo, que solo sirve para bombear la hemolinfa a la cabeza, pero no para albergar solidaridad.

La memoria de las hormigas tampoco funciona muy bien. Es una memoria química, cortoplacista, basada en las señales que se van dejando simultáneamente entre ellas y sus compañeras obreras. Por eso, suelen olvidar el artículo del Tratado de la UE, que establece “la posibilidad de que la Unión y los países de la Unión Europea actúen conjuntamente para prestar ayuda a otro país de la UE que sea víctima de una catástrofe natural o de origen humano”.

Las hormigas es que son así. Por lo visto, las europeas suelen tener antenas calvinistas para detectar el color y el olor del dinero, pero tienen una vista pobre, incluso las especies subterráneas no son capaces de ver tres en un burro.

 

 

La tendencia ha ido creciendo, sobre todo en algunos lugares de esa tarta, extendiendo sus tentáculos, hasta el punto de que Italia, Francia y Alemania solicitaron medidas a la Unión europea para frenar esa ansia expansionista. Sin embargo, se calcula que, en la última década, la inversión china en Europa asciende a 318 mil millones de dólares.

 

 

La inversión tiene ramificaciones en múltiples sectores, pero no solo en cuanto a acciones o empresas europeas se refiere. También tiene poder de decisión sobre 4 aeropuertos (Tirana, Frankfurt Hahn, Heathrow y Toulouse​) y 6 puertos marítimos (entre ellos, parte del de Bilbao y del de Valencia, y otros claves, como el del Pireo, en Grecia o el de Rotterdam en Holanda).

Si nos fijamos en la inversión por sectores:

 

 

Petrodólares, fondos buitre y empresas chinas ya buscan gangas en Europa por la crisis del coronavirus

 

Si las hormigas no dejan de mover sus antenas en la dirección que el olor del dinero propaga, se llevarán por delante una Unión, frágilmente sostenida, hasta el momento, precisamente por algunas cigarras, que les cantan himnos y arriman el hombro para mantener una cohesión, que amenaza con venirse abajo.

Si las fatuas hormigas se olvidan de la solidaridad, aparecerá un tercer personaje en la fábula, mucho más voraz y destructor de lo que se imaginan.

 

 

 

WESTERNS

 

11.- CENTAUROS DEL DESIERTO (John Ford, 1956)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Searchers

 

 

SINOPSIS

Texas. En 1868, tres años después de la guerra de Secesión, Ethan Edwards, un hombre solitario, vuelve derrotado a su hogar. La persecución de los comanches que han raptado a una de sus sobrinas se convertirá en un modo de vida para él y para Martin, un muchacho mestizo adoptado por su familia. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

No solo uno de los mejores westerns, sino una de las mejores películas de todos los tiempos, en la que Ford despliega todos los recursos que lo convirtieron en un maestro de la narración.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

12.- BUCHANAN CABALGA DE NUEVO (Budd Boetticher, 1958)

 

TÍTULO ORIGINAL: Buchanan Rides Alone

 

 

SINOPSIS

Tras servir como mercenario en el ejército mexicano, el aventurero Buchanan cabalga hacia un pueblo llamado “Infierno”, dominado por los hermanos Agry y famoso por sus expeditivos ahorcamientos. A uno de éllos lo mata Juan, un joven mexicano, para vengar el honor de su hermana. Buchanan se pone de su parte y ambos son arrestados y condenados a morir en la horca. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

El mejor de los westerns nacidos de la colaboración entre Boetticher y Scott. Economía de planos y sensacional ritmo narrativo.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

13.- LLEGARON A CORDURA (Robert Rossen, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: They Came to Cordura

 

 

SINOPSIS

El ocho de marzo de 1916, Pancho Villa y su ejército atraviesan la frontera, arrasando la ciudad de Columbus, en el estado de Nuevo México. El gobierno de Estados Unidos, en represalia, inicia una operación de castigo, que sólo encuentra resistencia en un rancho del estado de Guerrero. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Excelente reflexión sobre el valor, la cobardía y el sentido del honor. Muy interesante.

CALIFICACIÓN: 4

 

14.- MISIÓN DE AUDACES (John Ford, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Horse Soldiers

 

 

SINOPSIS

John Wayne es un duro coronel de La Unión al mando de un regimiento que debe infiltrarse en pleno territorio confederado con una difícil misión por cumplir. William Holden es un médico de buenos sentimientos que le acompaña en la aventura, la cual se pone interesante cuando deben llevarse forzosamente a una guapa y rebelde rehén -Constance Towers-, al enterarse de los planes de la secreta misión (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Otro gran western de Ford, que combina los elementos del sólido guion, plagado de sentido del humor, para elaborar una espléndida película.

CALIFICACIÓN: 4

 

15.- RÍO BRAVO (Howard Hawks, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: Rio Bravo

 

 

SINOPSIS

El sheriff Chance (John Wayne) encarcela por asesinato al hermano de un poderoso terrateniente que intentará liberarlo por todos los medios. Para impedirlo, Chance cuenta con la colaboración de dos ayudantes: un alcohólico (Dean Martin) y un viejo tullido (Walter Brennan), a los que se une un joven y hábil pistolero llamado Colorado (Ricky Nelson). Todos ellos se encierran en la oficina del sheriff para impedir que el preso pueda ser liberado antes de que llegue la autoridad estatal para llevárselo. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Excelentísimo western de Hawks que ensalza la amistad, el sentido del deber y del honor, narrado con ciertas gotitas de humor, que contribuyen al maravilloso resultado final.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

16.- EL SARGENTO NEGRO (John Ford, 1960)

 

TÍTULO ORIGINAL: John Ford’s Sergeant Rutledge

 

 

SINOPSIS

En Arizona, en el Fuerte Linton, se celebra un consejo de guerra para juzgar a un sargento negro acusado de la violación y el asesinato de una joven blanca. El sargento Rutledge, ha sido siempre un militar valiente y ejemplar, un modelo para todos sus soldados, pero ahora el ejército le cree culpable. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western apoyado en las claves del thriller, con argumento comprometido y escandaloso, resuelto con una gran capacidad narrativa.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

17.- DUELO EN LA ALTA SIERRA (Sam Peckinpah, 1962)

 

TÍTULO ORIGINAL: Ride the High Country

 

SINOPSIS

Dos viejos amigos se asocian para escoltar un cargamento de oro desde las minas de Alta Sierra hasta un banco. Uno de ellos (Joel McCrea) es un hombre honrado que sólo se propone hacer bien su trabajo; el otro (Randolph Scott), en cambio, carece de escrúpulos y proyecta robar la valiosa mercancía. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

El primero de los grandes westerns con que nos obsequió Peckinpah, en el que casi son más protagonistas que los propios actores, los espacios abiertos y el código del honor. Un precioso homenaje al género con un memorable y sensacional final.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

18.- EL HOMBRE QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE (John Ford, 1962)

TÍTULO ORIGINAL: The Man Who Shot Liberty Balance

 

 

SINOPSIS

Ransom Stoddard (James Stewart), un anciano senador del Congreso de los Estados Unidos, explica a un periodista por qué ha viajado con su mujer (Vera Miles) para asistir al funeral de su viejo amigo Tom Doniphon (John Wayne). La historia empieza muchos años antes, cuando Ransom era un joven abogado del este que se dirigía en diligencia a Shinbone, un pequeño pueblo del Oeste, para ejercer la abogacía e imponer la ley. Poco antes de llegar, fue atracado y golpeado brutalmente por el temido pistolero Liberty Valance (Lee Marvin). (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Maravillosa. Una elegía a la leyenda de un mundo en construcción, y a los mitos surgidos en su camino. Una reflexión madura y antológica.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

19.- EL GRAN COMBATE (John Ford, 1964)

 

TÍTULO ORIGINAL: Cheyenne Autumn

 

 

SINOPSIS

En 1868, trescientos indios cheyennes expulsados de sus tierras vivían miserablemente en una árida reserva de Oklahoma. Tras esperar en vano una solución de las autoridades de Washington, sus jefes decidieron emprender un largo viaje hasta sus praderas natales. Pero la huida fue descubierta y la caballería salió en su persecución. En el primer combate murieron el comandante Braden y ocho de sus hombres. Cuando se supo la noticia, millares de soldados fueron enviados a combatir contra los valerosos cheyennes. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Homenaje de Ford a los indios, que en general no habían salido muy bien parados en sus películas. Epopeya contada con la habitual maestría que poseía su director.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

20.- RÍO CONCHOS (Gordon Douglas, 1964)

 

TÍTULO ORIGINAL: Rio Conchos

 

 

SINOPSIS

Cuatro hombres parten a la búsqueda de un gran cargamento de armas que ha sido robado por un antiguo general del ejército confederado. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western “sucio”, con personajes fronterizos en la amoralidad, narrado con el pulso y el vigor acostumbrados en su director. Una excelente película.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

CONTINUARÁ . . .

 

Si me permite, señor Casado…

AL FINAL DE ESTE POST, INICIO DEL ÚLTIMO APARTADO DE IMPRESCINDIBLES, CON LA SELECCIÓN DE WESTERNS.

 

Si me permite, señor Casado…

 

 

… Métase la paga extra que ha solicitado para los trabajadores esenciales donde le quepa, al menos, la que propone dedicar a los trabajadores públicos, sobre todo, a los sanitarios.

No lo digo porque haya recurrido usted al peor estilo carroñero para aparecer como pulcro fariseo agradecido, que ya sería bastante, sino por sus dolientes aires compungidos, que ocultan una flagrante falta de memoria y un sentimiento de superioridad, calado a la perfección por don Antonio Machado.

 

 

Tiene suerte de la inmensa rapidez con la que los medios de comunicación manejan el ritmo de la vida, provocando amnesia y catatonia en los sufridos ciudadanos que, antes de digerir una noticia, ya se encuentran masticando otra, más actual o más conveniente, según los intereses de quienes urden los tejemanejes de la comunicación.

 

 

Probablemente, ese vértigo informativo haya resultado ser el máximo responsable de que gran parte de la población haya olvidado la siembra de opinión sobre funcionarios, y trabajadores públicos, patrocinada antaño por el partido que ahora usted dirige.  

Los trabajadores públicos fueron presentados prácticamente como indeseables, considerados carne de cañón, sometidos a un prejuicio teledirigido y, por supuesto, condenados sin remisión al mismo saco. Todos fueron elevados a la categoría de vagos y maleantes, convertidos en blancos de chistes y diatribas, sin el menor análisis ni distinción.

 

De esa manera, se les presentó como merecedores, no del paredón, pero sí de los más crueles recortes económicos, porque eran unos privilegiados, que habían accedido a sus puestos de trabajo por arte de birlibirloque y no por oposición, examen de otro tipo o cualquier otra prueba reglada, tras llevar a sus espaldas un buen puñado de años de estudio y especializaciones, en muchos casos.

Todos eran iguales, unos facinerosos. Por lo tanto, no merecían el sueldo que el estado les destinaba.

Eso ocurrió, cuando los que entonces dirigían el cotarro de su partido enarbolaban la guadaña, como un cortacésped, a mayor gloria de privatizaciones y amiguetes.

No ocurrió una vez aislada. El acoso y derribo a esos colectivos, entre los que me permito recordarle se encontraba el personal sanitario, acabó convirtiéndose en una costumbre. Algunos de los incondicionales palmeros del negocio de la comunicación la alentaron y aplaudieron. Pero no fueron los suyos los únicos en pisotear a los trabajadores públicos, no crea.

 

 

Estaría usted, calculo yo, en 7º de EGB, cuando allá por el año 1994, el señor de la foto gobernaba un país con un 24% de paro. Esa, entre otras, fue la excusa empleada para que lo trabajadores públicos sufrieran la primera congelación en sus salarios de la democracia. Por ende, también, la primera pérdida de poder adquisitivo.

Usted era muy pequeño y no se enteraría. Como es lógico, no estaba para interesarse por esas cosas.

La promesa de arreglar la situación entre 1995 y 1997, pactada con los sindicatos, se fue a hacer puñetas cuando el PSOE perdió las elecciones generales de 1996 y se produjo el advenimiento del señor Rajoy al ministerio de Administraciones Públicas.

 

 

Usted andaría por su primer afeitado, por entonces, por lo que no le vamos a pedir peras a sus neuronas. Ahora, en cambio, que cree usted estar bien asentado en la poltrona, estoy seguro de que conocerá al dedillo la veleidad y la fragilidad de las promesas políticas y el manual de buenas prácticas de su uso.

Fruto del incumplimiento, el resultado fue que, no solo no se corrigió la situación, sino que, en 1997, se produjo una nueva congelación salarial. Esta vez, la excusa fue cumplir con la Unión Europea que fijaba que el déficit público no fuera superior al 3% del PIB.

La pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores públicos se convirtió en una bola de nieve, que el Tribunal Constitucional derritió en 2005, sentenciando que las circunstancias del país, en el 94, no eran las mismas que en el 97.  Así que, a los trabajadores públicos, les tocaba joderse y no recuperar jamás esa pérdida de poder adquisitivo.

 

 

En el momento de esa sentencia, usted ejercía como asesor del consejero de justicia de Madrid, pese a no haber acabado la carrera. Su sueldo era de 50.000€ al año.

Fíjese lo que son las cosas, no vi que, en ese momento, usted se hiciese eco del maltrato a los trabajadores públicos ni que encabezase manifestaciones a su favor o que clamase siquiera por ellos en el desierto. ¿Por qué sería?  

Los llamados años de la bonanza económica (2000 – 2008), supusieron un respiro para los trabajadores públicos que vieron aumentar sus sueldos una media de un 5%, aproximadamente.

 

 

En esos años, usted es capaz de una triple gesta, a saber: una licenciatura exprés, en lo que podía considerarse un tres en uno, debido al número de asignaturas aprobadas de una tacada, un famoso máster presencial no presenciado por nadie, al parecer, y un puesto de diputado en la Asamblea de Madrid, que le supone unos emolumentos de 53.200 €.

Quizá el hecho de haber obtenido la triple corona le hiciera mirar hacia otro lado cuando su mentora, la de las ranas, ya sabe, empezó su obra de desmantelamiento de la sanidad pública madrileña, continuada de forma contumaz por su sucesor.

 

 

Este insigne personaje, además de su colección de delitos, por los que acabó en prisión (organización criminal, prevaricación, malversación, cohecho, blanqueo, fraude y falsificación documental), fue responsable directo del atentado contra la sanidad pública madrileña: implantación de un euro por receta, impulso de la privatización de centros de salud y hospitales, disminución de plantillas profesionales y de camas hospitalarias.

 

 

Tal vez fuese porque no estuve atento, pero no me pareció escuchar de sus labios crítica alguna a dicho proceder, tampoco le vi, encabezando una sola de las marchas de la marea blanca de Madrid. ¿Quizá acudió de incógnito?

 

 

Mientras se planificaban y perpetraban estos desmanes, allá por mayo de 2010, el señor de la foto anunciaba una rebaja de un 5% en el salario de los trabajadores públicos, seguida de una congelación salarial para el año siguiente. La excusa, como siempre, atajar el déficit. Los paganos, los de siempre.

En aquel año del señor, usted, cual espuma de baño de una estrella cinematográfica, ascendía a las alturas o casi. Su título: jefe de gabinete de Aznar, cargo por el que percibía 65.044 €.

Trabajé como médico para el servicio público de salud, durante 41 años. Ni siquiera en el momento de mi jubilación, ocurrida en 2019, llegué a rozar esa cifra bruta anual, por mucho que sumase salario, complementos, trienios, antigüedad y carrera profesional.

 

 

Después de sus dos anteriores intentonas fallidas, el señor Rajoy se hizo con el poder y con la presidencia de la nación, a finales de 2011.

Don Mariano, fiel a su ancestral complejo de Eduardo Manostijeras, la emprendió contra los trabajadores públicos, entre los que se encontraban los trabajadores sanitarios, esos, que ahora, a usted, le parecen tan maravillosos y para los que reclama una paga, a bombo y platillo.

 Concretemos, pues, y centrémonos en lo que recibió el colectivo sanitario de parte de aquel gobierno.

El señor Rajoy entró en la Sanidad y en la Ciencia y la Investigación como un caballo en una cacharrería, anunciando, a finales de 2011, una nueva congelación salarial para 2012.

 

 

¿Eso era todo? Ni mucho menos. Por sus recortes le conoceréis.

Además de la congelación, ordenó el aumento de la jornada laboral en 2’5 horas semanales, en los lugares donde la jornada era de 35 horas, la supresión de la paga de Navidad, la disminución en el complemento de carrera profesional, para quienes lo poseían, y la no tramitación para quienes estaban a punto de conseguirla, la eliminación de tres días de libre disposición y la supresión absoluta de todos los adicionales por antigüedad.

Después de todo esto, la pérdida de poder adquisitivo del colectivo sanitario podría alcanzar fácilmente el 20%, según algunas fuentes sindicales. Pero, usted estaba a lo suyo.

Tras dos años de haber sacado lustre a las efigies del emperador Aznar, estaría, usted, muy ocupado, por entonces, aposentando su culo en el escaño del Congreso, mientras su cabeza no paraba de pensar en cómo invertir los 81.325 € que recibía a cambio de su fatigoso trabajo.

 

 

Probablemente, por eso, no tendría tiempo para saber que los días de libre disposición, conocidos como “moscosos”, y los de antigüedad, llamados “canosos”, no obedecían a ninguna suerte de privilegio, como sibilinamente algunos de los suyos intentaron vender, sino a una forma de retribución, ideada por la Administración, para no desembolsar ni un céntimo, cambiando jornadas por dinero.

¿Sabe, usted, otra cosa? Esos días adicionales del personal sanitario le resultaban gratis a la Administración, puesto que quien los disfrutaba no era sustituido. Consecuentemente, el aumento de la carga de trabajo era asumido por el resto de la plantilla. Así que la supresión de esos días, expresado en román paladino, solo podía ser considerada como una maniobra para joder por joder.

 

No creo estar equivocado al afirmar que no le vi proponer entonces medida alguna en favor del personal sanitario ni batirse el cobre para que sus derechos fueran reconocidos y recobrados. Quizá aún estaban lejanos sus sueños de convertirse en capitán a posteriori o, simplemente, estaba convencido de que ese colectivo no merecía ni un segundo de su tiempo.

Es curioso, pero tampoco le vi liderar ninguna propuesta en favor de un aumento presupuestario en Investigación médica ni sobre la dotación adecuada ni, mucho menos, sobre el salario de los investigadores.

Jamás le vi mover un dedo para reivindicar una revisión salarial del personal médico ni de enfermería de nuestro sistema público de salud. Nunca pasó por su mente la idea de equipararlo al de sus homólogos europeos.

Por si no lo sabe, que no lo sabrá o le importará un pimiento, un informe de 2018 concluye que los médicos españoles perciben de media una renta de 53.000 € brutos anuales, lo que supone un 45% menos que sus homólogos franceses (96.000 €) y casi un 60% menos que los médicos alemanes (125.000 €) y británicos (129.500 €).

En enfermería, aunque la brecha es menor, según la OCDE Health Stadistics, ocho países europeos pagan mejor a sus enfermeros de lo que lo hacemos nosotros.

 

 

La última vez que estuve en Madrid, a mediados de diciembre pasado, cuando iba a la cuesta de Moyano, por aquello de los libros, que nos gustan a algunos, puede ver una pequeña manifestación que seguía reivindicando la sanidad pública para los madrileños.

¿Sabe qué? No le vi en la cabecera, sujetando la pancarta. Estoy seguro. Usted no estaba allí.

 

 

A la vista de todo lo expuesto, cualquier observador imparcial sacaría la conclusión de que su comportamiento con respecto al colectivo sanitario público no ha sido lo que se dice ejemplar. Por ello, utilizando un símil evangélico, su postura actual es la de un perfecto sepulcro blanqueado, la misma, por cierto, que la de sus indignos socios de gobierno ultraderechistas, a los que tanto parece imitar y tanto desea acercarse.

Ya sé que no soy yo el receptor de esa hipotética paga extra, sino los que siempre serán mis compañeros, aunque ya no siga en activo, pero, por mi parte, permítame decirle, señor Casado, que puede meterse la paga por donde le quepa.

Estoy plenamente convencido de que la gran mayoría de los sanitarios renunciaría a su generosa dádiva (¿o es una limosna caritativa?), con tal de que la Sanidad Pública quedase blindada y garantizada para todos los españoles, a partir de ahora mismo, con tal de que fuese respetada y dejase de ser infravalorada desde el punto de vista económico y humano, como se ha tenido por costumbre, tal y como creo haberle demostrado.

 

 

Las promesas políticas, como ya le he dicho, son veleidosas, caprichosas y fugaces. Hemos tenido ocasión de comprobarlo en multitud de ocasiones. Por eso, no es hora de promesas, de palmadas en la espalda ni de pagas simbólicas.

Ha llegado el momento de dejar de precarizar nuestro sistema sanitario y dotarlo de los recursos materiales y de personal, necesarios, para que adquiera una robustez auténtica, que no solo descanse sobre el voluntarismo, la entrega y la capacitación de nuestros excelentes profesionales sanitarios.

Para eso, tanto ellos como los ciudadanos debemos exigir el correspondiente compromiso político, que hasta ahora no ha existido. No debemos tolerar actuaciones rastreras de políticos, que quieran negociar con la salud para enriquecer a compinches y amiguetes y que no defiendan la sanidad pública con uñas y dientes, como el más preciado de los tesoros.

Debemos defendernos de gente como usted, que solo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena y, además, de boquilla. Usted haría buena la frase de la película de Kubrik, Senderos de gloria, que no para de circular por las redes.

 

 

 

Usted, señor Casado, no es de fiar. Lo demostró con la respuesta que le dio a Pedro Piqueras, cuando le preguntó: “¿Usted, ahora, viendo lo que está pasando, dotaría de más y mejores recursos, en todos los sentidos, a la Sanidad Pública?

 

 

Su respuesta es deleznable y revela su calaña. Por eso y por muchas cosas más, métase su paga donde le quepa.

 

 

 

WESTERNS

 

El 12 de abril de 2018 comencé esta aventura, llamada IMPRESCINDIBLES, en la que, como decía en su presentación, pretendía rendir homenaje al cine y a las películas, que según mi criterio, merecían esa calificación en cada uno de los géneros. Decía entonces:

“No es mi pretensión hacer una lista con las mejores películas de la historia del cine, tampoco realizar un sesudo análisis crítico. Únicamente, quiero compartir con aquel que esté interesado mi visión personal de las obras que considero imprescindibles en los diversos géneros cinematográficos”…

Hay innumerables listas publicadas, en las que se intenta justificar la presencia de tal o cual película, argumentando, en mayor o en menor medida, su inclusión. Eso no ocurrirá aquí. Las películas elegidas, lo han sido según mi criterio personal”.

El orden de colocación de las películas no implica preferencia alguna. Simplemente, están colocadas cronológicamente, según su año de producción”.

Hoy, dos años después, inicio la primera parte del último género, el western, con el que concluirá este repaso cinematográfico, compuesto por un total de 440 películas.

La continuación del confinamiento puede ser un momento ideal para dejarse atrapar por la magia del cine en general y por la del western en particular.

Esta selección consta de 30 películas, por lo que se realizará en tres entregas.

Comencemos:

 

1.- LA DILIGENCIA (John Ford, 1939)

 

TÍTULO ORIGINAL: Stagecoach

 

 

SINOPSIS

Personajes muy variopintos emprenden un largo, duro y peligroso viaje en diligencia. Entre ellos, un fuera de la ley en busca de venganza, una prostituta a la que han echado del pueblo, un jugador, un médico, la mujer embarazada de un militar, un sheriff. Las relaciones entre ellos serán difíciles y tensas. Además, durante el viaje, tendrán que afrontar el ataque de una partida de indios apaches. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

El primero de los grandes westerns de Ford. Una “road movie”, que mezcla los elementos del género, dominados por la gran capacidad narrativa del director.

CALIFICACIÓN: 4

 

2.- INCIDENTE EN OX-BOW (William A. Wellman, 1943)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Ox-Bow Incident

 

 

SINOPSIS

Nevada, 1885. Gil Carter (Henry Fonda) llega a una pequeña población del oeste en busca de su antigua novia, una mujer de dudosa reputación. Le acompaña su amigo Art (Harry Morgan). La inesperada noticia del asesinato de un conocido ranchero provoca que, ante la ausencia del sheriff, se forme un grupo de linchamiento del que tanto Gil como Art formarán parte. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Potente western, conducido con maestría por Wellman. Buena profundización psicológica en esta condena de los linchamientos.

CALIFICACIÓN: 4

 

3.- DUELO AL SOL (King Vidor, 1946)

 

TÍTULO ORIGINAL: Duel in the Sun

 

 

SINOPSIS

Pearl Chavez (Jennifer Jones), una joven mestiza, es enviada a vivir a Texas, al rancho del estricto senador McCandless (Lionel Barrymore). La joven llama la atención de los hijos del senador: el siempre educado y cortés Jesse (Joseph Cotten) y el impetuoso e impulsivo Lewton (Gregory Peck). Pronto los dos hermanos rivalizan por el amor de la atractiva muchacha. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Melodrama de planteamientos y desenlace románticos, metido en la piel de un western, que Vidor resuelve de forma más que eficaz.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

4.- PASIÓN DE LOS FUERTES (John Ford, 1946)

 

TÍTULO ORIGINAL: My Darling Clementine

 

 

SINOPSIS

A Wyatt Earp (Henry Fonda), antiguo sheriff de Dodge City, le ofrecen el puesto de comisario de la ciudad de Tombstone, pero lo rechaza porque le interesa más el negocio ganadero al que se dedica con sus hermanos. Sin embargo, cuando uno de ellos muere asesinado, acepta el puesto vacante y nombra ayudantes a sus hermanos. Contará también con la amistad y la colaboración de un jugador y pistolero llamado Doc Holliday (Victor Mature). (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Ford exprime a su antojo la leyenda del enfrentamiento en el OK Corral, para ofrecernos una visión personal plagada de aciertos narrativos. Extraordinaria.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

5.- FORT APACHE (John Ford, 1948)

 

TÍTULO ORIGINAL: Fort Apache

 

 

SINOPSIS

Terminada la Guerra de Secesión (1861-1865), el general Owen Thursday, tras ser degradado, es enviado a Fort Apache en calidad de coronel para hacerse cargo del mando. El fuerte, situado en medio del desierto de Arizona, es un puesto militar fronterizo cuyos soldados están curtidos en la lucha contra los apaches mescaleros. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Soberbio film de Ford, en el que Fonda se sale materialmente de la pantalla para presidir con su interpretación esta visión pesimista del ejército y su entorno.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

6.- RÍO ROJO (Howard Hawks, 1948)

 

TÍTULO ORIGINAL: Red River

 

 

SINOPSIS

Terminada la Guerra de Secesión (1861-1865) y después de haber sobrevivido a una matanza de los indios, el ganadero Tom Dunson (John Wayne) y su hijo adoptivo Matthew Garth (Montgomery Clift) proyectan trasladar diez mil cabezas de ganado desde Texas hasta Missouri. Nadie hasta entonces había intentado una operación de tal envergadura. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western en el que el carácter de los personajes domina toda la acción. Sutilezas de guion algo más que evidentes y una perfección narrativa maravillosa.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

7.- HORIZONTES LEJANOS (Anthony Mann, 1952)

 

TÍTULO ORIGINAL: Bend of the River

 

SINOPSIS

Dos hombres de turbio pasado, Glyn McLyntock y su amigo Cole, dirigen una caravana de colonos desde Missouri hasta las fértiles tierras de Oregón, donde piensan fundar una colonia. Cuando el invierno se acerca, van a Portland a buscar las provisiones que previamente habían comprado, pero las cosas han cambiado en la ciudad y tropiezan con grandes problemas para recuperarlas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Film, que reúne todos los elementos comunes a los westerns de Mann: El paisaje como un personaje, el sentido del honor y la honradez. Una gran película.

CALIFICACIÓN: 4

 

8.- RAÍCES PROFUNDAS (George Stevens, 1953)

 

TÍTULO ORIGINAL: Shane

 

 

SINOPSIS

Estado de Wyoming, a finales del siglo XIX. Shane, un hastiado pistolero, llega a la granja de los Starretts, un matrimonio con un hijo que, al igual que los demás campesinos del valle, se encuentra en graves dificultades, pues el poderoso ganadero Rufus Ryker pretende apoderarse de sus tierras. Cuando Ryker se entera de que Shane es un hábil pistolero, le propone que trabaje para él. Ante su negativa, contrata a Jack Wilson, un peligroso asesino a sueldo. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Film que exalta la solidaridad y los valores fundamentales de forma magnífica. Shane es un personaje inmortal. Gran western.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

9.- JOHNNY GUITAR (Nicholas Ray, 1954)

 

TÍTULO ORIGINAL: Johnny Guitar

 

 

SINOPSIS

La relación sentimental entre Vienna, la propietaria de un salón situado en las afueras de una ciudad del Oeste, y Johnny Guitar, un pistolero con el que se vuelve a encontrar en un difícil momento, constituye todo un clásico que alcanzó un gran éxito de taquilla. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western envuelto en los vapores del romanticismo, en el que los personajes, atormentados por su pasado, asisten, sin poder evitarlo, a los envites del destino. Extraordinario tratamiento del color y magnífica dirección.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

10.- TIERRAS LEJANAS (Anthony Mann, 1954)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Far Country

 

 

SINOPSIS

En 1896, Jeff, un solitario aventurero de oscuro pasado, se dedica al lucrativo negocio de surtir de carne de vacuno los asentamientos de buscadores de oro del Yukon, en Alaska. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Para mí, la mejor película de Mann. Un canto a los espacios abiertos y a la épica. El paisaje es el principal protagonista de este atractivo y magnífico western.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

CONTINUARÁ . . .

 

 

Nuestro sistema sanitario

LA ACTUALIDAD CORONAVÍRICA ME IMPIDE CONTINUAR, DE MOMENTO, IMPRESCINDIBLES, APLAZANDO EL COMIENZO DE LA SELECCIÓN DE WESTERNS, QUE PROMETO INICIAR EN BREVE, CUANDO APARQUE MI REALIZACIÓN DE ESTADÍSTICAS Y DIAGRAMAS.

 

Nuestro sistema sanitario

 

Tengo un buen amigo, que todavía sigue en activo como médico de Atención Primaria, aunque estaba a punto de jubilarse, antes de la llegada a Europa del misterioso virus chino, como lo llamaba Trump, cuando el miedo aún no había borrado de su pelo el color zanahoria.

A raíz de unos datos estadísticos, elaborados por mí, relativos al impacto del coronavirus en diferentes países europeos, mi amigo sacaba la amarga conclusión de que nuestros políticos se han llenado la boca, aireando sin justificación que nuestro sistema sanitario es el mejor del mundo, cuando según él solo es universal y barato, sobre todo, demasiado barato y, por tanto, carente de la calidad suficiente para hacer frente a la crisis que nos ha estallado en las narices.

 

 

Comentaba mi amigo que el sistema, al no haber sido dotado de los recursos suficientes por la mala gestión de sus encargados, ha demostrado su incapacidad para prever y ofrecer soluciones adecuadas al berenjenal, en que estamos metidos en estos momentos, dando por sentado que en los países de nuestro entorno sí lo han hecho, cuando esto último, desde mi punto de vista, no es cierto en absoluto.

En lo anterior, algo de razón sí lleva, aunque me parece que su pesimismo, provocado por el estrés de las últimas semanas, le hace ver el vaso medio lleno o cambiar el color, a la hora de contemplar sistemas sanitarios vecinos.

Yo he manifestado en varias ocasiones que nuestro sistema sanitario no es el mejor del mundo, nunca lo ha sido. Sí, en cambio, los profesionales del mismo, más cualificados y mejores que los de los países del entorno (por ejemplo, nuestros profesionales de enfermería, junto a los noruegos, son los considerados mejor formados de todos. Igual ocurre con algunas especialidades médicas).

Hecha esta aclaración, me gustaría poner en valor nuestro sistema sanitario, que, efectivamente, ha tenido que lidiar con la incompetencia casi secular de sus gestores y con la evidente lacra, provocada por raquíticos presupuestos, recortes e intentos de privatizaciones.

En términos de eficiencia, sin embargo, nuestro sistema sanitario ocupa el 9º lugar del mundo, según clasificación establecida por una entidad privada, que nada tiene que ver con prismas gubernamentales.

 

                                                                                                                        Fuente: Fundación Mapfre (Febrero 2019)

 

Como puede apreciarse, excepto Italia, no aparece ningún otro país de la Unión europea en el Top Ten.

Según el último Global Health Index (GHS) de 2019, España cuenta con el decimosegundo sistema sanitario más seguro y robusto del mundo para tratar a los enfermos y proteger a los trabajadores.

Estos resultados no son obra, pues, de afirmaciones más o menos ventajistas de tal o cual político.

La gráfica, que viene a continuación, recoge datos comparativos, relativos al crecimiento de la enfermedad. Nos sirve para deducir el excelente comportamiento de nuestro sistema sanitario (sobre todo el de los profesionales que lo componen) y también la eficacia de la gestión gubernamental, que se viene realizando, por mucho que, desde algunos sectores, se le esté echando basura política encima sin parar.

 

El descenso del porcentaje en todas las comunidades, con respecto a los datos del 29 de marzo es muy importante, situándose la media nacional en 3,1, únicamente superada, de manera significativa por Castilla León, Rioja y Castilla La Mancha. A destacar el descenso en Extremadura.

Esta otra gráfica recoge lo que sería el índice de curación (Número de curados/Número de fallecidos) en diferentes países europeos, utilizando los datos del día 7 de abril a las 13,20 h, proporcionados por la OMS. Invitamos a Estados Unidos a la gráfica.

 

 

Llaman poderosamente la atención los datos de Austria y Alemania que, por desorbitados, hacen pensar que su manera de contar casos y fallecidos, desde luego, no se parece a la nuestra ni a la de Italia o Francia (en donde, al parecer ya han empezado a contar las víctimas procedentes de las residencias de ancianos).

Nuestro índice de curación parece avalar no solo la calidad profesional de un sistema sanitario, que se ha visto desbordado por un volumen de contagios brutal, trabajando en condiciones francamente muy mejorables, desde finales de febrero, sino también la eficacia del propio sistema. Basta con fijarse en la media mundial en la que están incluidos los estratosféricos datos de Austria y Alemania.

Compartiendo con mi amigo que, sin duda. lo mejor del sistema son los profesionales que lo integran y que los gestores no siempre son mentes preclaras, mi conclusión es que nuestro sistema sanitario se ha comportado rozando la excelencia y que la gestión gubernamental de la crisis tiene más elementos positivos que negativos.

A la hora de enjuiciar la labor gubernamental en la crisis, convendría no olvidar la tardanza de la OMS en la valoración real del impacto del Covid-19, que no favoreció, precisamente, la toma de decisiones gubernamentales o la velocidad adecuada de las mismas.

Como muestra, veamos algún botón:

La OMS insiste en que viajar sigue siendo seguro a pesar del Covid-19 (12 febrero)                                                                                                                      

María Neira: “Podemos controlar la epidemia de coronavirus” (12 febrero)

 

La OMS ve irracional usar mascarilla y gel desinfectante ante el coronavirus (26 febrero)

 

“Nosotros estamos convencidos de que estamos a tiempo de contener este virus” (29 de febrero)

 

María Neira explica en qué circunstancias no es aconsejable ir a eventos multitudinarios, como las Fallas o celebraciones de Semana Santa (9 de marzo)

 

Coronavirus: la OMS declara la pandemia a nivel mundial por Covid-19 (11 de marzo)

 

Es de suponer que el ministerio de sanidad y los técnicos mantuvieron contacto con los gerifaltes de la OMS, en todo momento, lo que pasa es que la propia organización no se aclaraba y trataba de analizar a contrarreloj las posibilidades barajadas por los expertos, dentro de un confuso castillo de naipes.

Parece que han acabado poniéndose las pilas, a la vista de la situación mundial y la que puede avecinarse, no solo en Estados Unidos, sino en el hemisferio sur.

La falta de previsión de los expertos y sus intentos de evitar la aparición del pánico cósmico condicionaron, sin ninguna duda la capacidad de reacción de diversos gobiernos, incluido el nuestro.

Esto provocó la enorme especulación de material sanitario, que se ha producido y que se va a seguir produciendo, porque el negocio de la salud se eleva a potencias infinitas, cuando entra en escena el quinto jinete del Apocalipsis (el miedo), extendiéndose como un reguero de pólvora. La población queda en manos de los manipuladores y de los extorsionadores.

La centralización de la gestión de la crisis se antoja imprescindible. Si alguien podía tener dudas, este vídeo del alcalde de Nueva York resulta bastante aclaratorio.

La demoledora denuncia del gobernador de Nueva York que cuestiona cómo opera el mundo

 

A consecuencia del mercadeo, se han producido entregas de material defectuoso y escamoteo en todos los lugares del mundo, no solo aquí en España.

 

 

Eso sí, los listillos nacionales, nutrido grupo, compuesto por los que se “autolaurean” como insignes voceros periodistas y por un ramillete de politiquillos carroñeros de baja estofa, la emprendieron a palos contra el gobierno de la nación con la esperanza de sembrar el descrédito y pescar a río revuelto. Incluso, a algunos, que habían tenido el cuajo de reclamar que los inmigrantes sin papeles pagasen la asistencia sanitaria, derivada del coronavirus, se les llenó la boca con soflamas de expulsión de embajadores. Un poco más y piden una declaración de guerra.

 

 

Espero y deseo que la actitud de estos quebrantahuesos les pase factura en el futuro cercano y lejano y que el confinamiento de la población española sirva para que se coloque a cada cual en el lugar que se merece, que no será, ni mucho menos, el destinado al líder de la oposición portuguesa, cuyo discurso parlamentario constituye una verdadera lección de patriotismo, sentido de estado y sentido común, cosas que difícilmente se aprenden en un máster regalado.

Palabras del líder de la oposición portuguesa

 

En el artículo de Público se puede ampliar esta información, porque el discurso entero no tiene desperdicio.

 

El discurso del líder de la oposición en Portugal que da auténtica envidia en España: “Patriotismo de verdad”

 

El acoso y derribo carroñero y oportunista, practicado aquí por la intransigencia ignorante de la ultraderecha y por la rancia actitud del mayor partido de la oposición, cada vez más cercano a la intolerancia, provoca sonrojo y bochorno. 

La propagación de bulos, la extensión de fake news  y el comportamiento desleal son muy malos compañeros de viaje. Claro que cada uno elige a los que puede.

 

 

Me parece muy pertinente la realización de esta denuncia, porque parece que todo el mundo ha olvidado que, hasta que se declaró el sistema de alarma, todas las competencias en materia sanitaria estaban transferidas a las comunidades autónomas y que, por lo tanto, la previsión y la gestión de los recursos sanitarios era responsabilidad de cada una de ellas. En España, aunque me imagino que en todas partes cuecen habas, se practica con demasiada frecuencia el deporte de echar balones fuera.

Tampoco conviene olvidar que los recortes sanitarios se aplicaron de forma draconiana en el 2012, no solo con bajada de sueldos al personal, sino con eliminación de recursos, disminución de plantillas, masificación del trabajo asistencial, precarización, descenso de camas hospitalarias y escandalosos intentos de privatización, mientras los bancos  y los amigos del poder se iban de rositas. Nuestro sistema sanitario se tambaleó, no tanto por la ineficacia de algunos de sus gestores, sino por una clara intencionalidad política de acabar con él. (Otro día abordaré la comparativa con los sistemas de salud vecinos, que me parece muy interesante)

Como decimos mi amigo y yo, no tenemos el mejor sistema sanitario del mundo. Esas frases quedan para mítines electorales. Pero tenemos un sistema sanitario sólido y eficaz. Es responsabilidad nuestra protegerlo con uñas y dientes contra los desmanes de los advenedizos, que han podido provocar una auténtica catástrofe nacional por su ambición y por sus intentos de torpedear la gratuidad y la universalidad.

Es de esperar que, cuando todo esto pase, vuelvan las aguas a su cauce y las mascarillas de los ciudadanos al cubo de la basura,  exijamos el blindaje de nuestro sistema sanitario para ponerlo a salvo de los buitres. Esa será la única manera de garantizar que nuestra salud estará siempre en buenas manos, mejor dicho, en las correctas. 

Que el coronavirus y el quinto jinete del Apocalipsis no borren ni alteren nuestra memoria.

Mientras tanto, parafraseando al sargento de la comisaría de Hill Street, decirle a mi amigo y a todos mis excompañeros sanitarios: “Llevad cuidado ahí afuera”

 

 

Vamos a contar… tralará

APLAZO LA CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES Y EL COMIENZO DE LA SELECCIÓN DE WESTERNS PARA UNA NUEVA OCASIÓN, EN BREVE.

 

Vamos a contar… tralará

Pese a hacer un guiño evidente a la canción infantil, no voy a referirme, por ahora a mi opinión personal en cuanto al origen de esta extraña enfermedad epidemiopandémica, equiparable en bombo y platillo a las diez plagas bíblicas de Egipto juntas.

 

 

Tampoco entraré, de momento, la curiosa elección del germen de los países por los que extenderse a través de Europa o su porqué, que bien merecería una reflexión.

 

(El número de casos está referido a primera hora de la mañana)

 

Voy a referirme al tema de la contabilización de casos totales y fallecidos provocados, porque me parece oportuno hacer una reflexión numérica.

Antes, me parece procedente remarcar que no deberíamos olvidar que el primer caso detectado en España fue el de un ciudadano alemán en la Gomera, el segundo, un ciudadano británico en Mallorca. El primero en la península, una italiana, residente en Barcelona, que había viajado al norte de Italia, mientras que el primer muerto “oficial” con coronavirus se registra en Valencia, un hombre de 69 años que había viajado a Nepal, a unos 3000 Km de China (origen de la pandemia), aunque, vaya usted a saber con quien tuvo contacto en ese viaje o en qué parte concreta del mundo.

 

 

Esto conviene señalarlo, puesto que el inicio de la catástrofe es importado y corresponde a otros países europeos y no al nuestro. No es que hiciera falta desmontar el repugnante discurso tóxico del gobierno holandés, ya lo hizo el primer ministro portugués muy acertadamente.

De nada sirve su mea culpa de mentirjillas, porque, al final, el mensaje es el que es y no tiene posibilidad de cambiar. El perdón por falta de empatía es un puñetero brindis al sol, ya que el representante de “El ángel exterminador” deja muy clara su postura, pues sigue sin considerar que sea “un buen momento para tener un debate europeo” sobre la financiación conjunta de la deuda a través de los coronabonos porque estos “proporcionan más riesgo, en lugar de menos y eso es un error en este momento”.

Estas cosas conviene tenerlas en cuenta, sobre todo, a la hora de analizar el comportamiento de ese país, no solo a la hora de declarar casos (mi opinión es que están mintiendo impunemente), sino al tipo de medidas que están tomando ante la epidemia, ya que dejan demasiado que desear, desde el punto de vista humanitario.

 

Filosofía holandesa ante el Covid-19: “Llevar a los ancianos a morir al hospital es inhumano”

Holanda no hospitaliza a débiles ni a ancianos

Médicos holandeses rechazan tratar en la uci a los mayores infectados

Países Bajos sondea a gobiernos vecinos si aceptarían pacientes holandeses en sus UCIs

Hay que joderse. Todo se pega, menos la hermosura, el sentido común y la solidaridad.

 

La Generalitat pide que no se ingrese en la UCI a mayores de 80 años

La Generalitat recomienda no ingresar en la UCI a los mayores de 80 años

Cataluña avala limitar la ventilación mecánica a mayores de 80 años en las emergencias médicas

 

Los responsables políticos de Cataluña dan una muestra más de sus criterios supremacistas y de intentar hacer la guerra por su cuenta, dando la espalda al gobierno de la nación y pretendiendo que salga el sol por Antequera.

Afortunadamente:

 

 

Illa advierte a la Generalitat de que los ingresos en UCIs no pueden discriminar a los pacientes por su edad

 

En fin, volviendo al tema de la contabilización, no hace falta ser un lince para deducir que los datos, suministrados por las autoridades holandesas, sobre el impacto del Covid-19 en su país son absolutamente falsos: “No cuento lo que no tengo ni lo que mando a morir fuera”.

La riqueza es el mejor camino para alcanzar la vida eterna.

Aunque, los ricos también lloran, sobre todo, a partir del 1 de abril.

Países Bajos se aleja cada vez más de la “inmunidad grupal”

 

Otros que tal bailan, contando, son los alemanes, que pretenden hacernos comulgar con ruedas de molino a la hora de contabilizar los fallecidos.

Por mucho que virólogos y expertos, que mira que abundan en las redes estos días, se empeñen en decir que su alta capacidad diagnóstica limita la mortalidad, esa afirmación merecería, como poco, estar en cuarentena, por muy fácil que el chiste parezca.

 

Un virólogo alemán explica por qué allí el virus no causa tantas muertes como en España o Italia 

 

Estarán haciendo un millón de test a la semana, lo que no implicaría que el impacto letal fuese menor, sino que estarían diagnosticando a un mayor número de población. No nos volvamos locos, no están contando bien a sus muertos.

Con toda probabilidad, en España hay un número de infectados cuantitativamente muy superior al registrado oficialmente, igual que le ocurre a Italia, ya que se han realizado muchas menos pruebas diagnósticas que en Alemania, pero, en cuanto al porcentaje de letalidad del virus, los expertos se pusieron de acuerdo en que se movía en la horquilla del 0,7 al 1%. La estimación era global. Así, que echemos cuentas entre todos.

 

Vale, han tenido mayor capacidad diagnóstica, aunque la propia Merkel avisó de la posibilidad de un contagio del 70% de la población. ¿Por eso se mueren menos? Pues va a ser que no.

El llamativo estudio del Imperial College (pese a lo discutible de su apreciación porcentual, aunque no metodológica, según los expertos) determina que apenas el 0,72% de la población alemana estaría infectada. Eso arrojaría una cifra superior a los 600.000 contagios (casi diez veces más de lo detectado con sus millones de test).

 

 

 

Igualmente determina los siguientes porcentajes de población contagiada en estos países:

                                                              – Reino Unido, 2,7% lo que supondría 1.790.000 contagios

                                                              – Francia, 2% (2.000.000 contagios)

                                                              – Italia, 9,8% (5.900.000 contagios)

                                                              – España, 15% (6.900.000 contagios)

 

El promedio estadístico español del 15% viene de la aplicación de una horquilla que va del 3,7 al 41%. de población contagiada. Desconozco la metodología y el método matemático empleado, aunque personalmente veo exagerada la proporción, que, según mi opinión, rondaría la mitad de esa estimación. No voy a cuestionar, sin embargo, a una institución prestigiosa ni ser más papista que el Papa.

 

 

Lo que sí voy a poner en valor es que las cuentas de los investigadores apuntan que las medidas, adoptadas por ese gobierno, que toda una pandilla de buitres está azuzando, han salvado unas 16.000 vidas en España desde el inicio del brote, puesto que, de no haberse aplicado, los fallecidos serían 25.000, en lugar de los 9.000 registrados.

Por cierto, para los buitres que van propagando por ahí que el gobierno está mintiendo, en cuanto a número de muertos, apoyándose en la opinión de algunos expertos españoles, la estimación de fallecidos del estudio del Imperial College determina un 5% más de la cifra oficial, como puede apreciarse, consultándolo, cifra muy alejada, por cierto, de las burradas que se están diciendo por ahí.

 

 

Dejo aquí la conclusión del presidente de estadística del departamento de matemáticas, Axel Gandy: «Nuestros resultados sugieren que las intervenciones como el distanciamiento social o los cierres ya han salvado muchas vidas y seguirán salvando vidas. El impacto de la pandemia es extremo, pero habría sido mucho peor sin las medidas. Mantenerlas es crucial para controlarla».

Valdría pues la pena que la población española reconociese el esfuerzo y la labor de un gobierno que, para nada ha provocado esta situación y está lidiando con ella, a pesar de los insultos y las vejaciones de algunos que se autoatribuyen el título de patriota, otorgado por no se sabe quién.

 

 

No estaría de más que aquellas banderas que adornaron los balcones de quienes, hace un tiempo, creyeron amenazada la unidad de España, amparándose en la confrontación, ondeasen ahora en favor de un gobierno, cuya lucha representa la verdadera unidad de España ante la adversidad.

O, ¿es que la bandera de España solo está disponible para la confrontación?

La velocidad se demuestra andando.   

 

 

 

 

 

 

Iluminados malintencionados, ignorantes o exterminadores?

AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON LA FINALIZACIÓN DE THRILLERS.

 

¿Iluminados malintencionados, ignorantes o exterminadores?

Hay gente que tiene mucha facilidad para quedar retratada. No necesita circunstancias especiales o teñidas del dramatismo y la angustia que ahora nos rodean. Son así de natural, que se dice. Iluminados, pagados de sí mismos, que espolvorean su calaña moral, su falta de solidaridad, su carencia de neuronas de manera impune y su mala intención.

No me refiero a las legiones de influencers descerebrados, que también hay que darles de comer aparte y que no comprendo cómo tienen seguidores, dada su falta congénita de inteligencia, su distanciamiento de la realidad cotidiana y el hecho de no haber empatado con nadie. Me refiero concretamente a tipos o, más bien, tipejos con responsabilidades políticas.

Por ejemplo:

 

 

Este bufón británico, autoconvertido en nuevo mesías anglicano, se arrogó la potestad de condenar a muerte a miles de compatriotas suyos, el pasado 12 de marzo, descartando medidas drásticas de aislamiento, manteniendo abiertas las escuelas y no clausurando espectáculos públicos, apoyándose, según él, en la opinión de la ciencia, que propugna la “inmunidad de grupo” o, dicho de manera más comprensible, que se contagie hasta la reina de Inglaterra, para que se cree una inmunidad total en el país, después de llenar las morgues de cadáveres.

 

 

La opinión de los científicos, en los que se apoyó el nuevo dios anglicano, no es compartida por otros colegas, por ejemplo, el director de la prestigiosa revista Lancet:

“Boris Johnson alega que están siguiendo la ciencia, y eso no es verdad. La evidencia es clara. Lo que necesitamos son medidas urgentes imponiendo cierres y la distancia social”.

A los listos propugnadores de la inmunización grupal, con Johnson a la cabeza, las muertes de los demás se la traían al pairo, como está mandado, pero, además, no fueron capaces de tener en cuenta el más que seguro colapso de la sanidad británica, que sobrevendría, aumentando el número de muertes, la inseguridad y la falta de atención médica a la población. Iluminación al servicio de ricos y poderosos.

 

 

 

Este diosecillo de pacotilla se declara ferviente admirador del alcalde de la película Tiburón, que mantuvo la playa abierta, frente a las voces, que pretendían impedir el baño: “Desdeñó y anuló todas esas estúpidas regulaciones sobre salud y seguridad y anunció que la gente debía nadar”.

Semejante declaración dejó muy clara su intención de anteponer la economía a la salud de los británicos.

Como muy bien apunta el diario.es, un documento del sistema sanitario británico aseguraba que el brote de coronavirus podía alargarse un año y afectar al 80% de la población, suponiendo la hospitalización de ocho millones de personas.

 

 

A lo mejor, por eso, la falsa deidad británica, once días después de su jactancia, se vio obligado, ante “la mayor amenaza que afronta el país desde hace décadas”, a declarar, con el rabo entre las piernas, el confinamiento obligatorio de la población, al menos durante tres semanas.

A día de hoy, en el Reino Unido se han producido 8164 casos con 423 fallecidos.

Otros vendrán que bueno te harán, pensará este energúmeno, después de la salida de pata de banco del trozo de acémila este, cuyo mensaje no tiene desperdicio.

 

 

«Las personas mayores preferirían morir antes que dejar que Covid-19 hunda la economía de EEUU»

Este mamarracho malintencionado es vicegobernador de Texas y, probablemente, rico por su casa. Por eso, este falso patriota, que apela al sacrificio de los demás en beneficio de la riqueza, no tendría problema alguno para adquirir un traje blindado de astronauta para pasearse por las calles, apartando los cadáveres del gran porcentaje de los millones de estadounidenses sin seguro médico, que el Covid-19 se llevaría por delante. Lo que no ha dejado muy claro si el septuagenario presidente de su nación debería formar parte de los abuelos sacrificados.

 

https://as.com/tikitakas/2020/03/25/videos/1585121659_980446.html?autoplay=1

 

Lo cierto es que poco podía esperarse de acólitos de un jefe zafio, prepotente e ignorante hasta la médula.

 

 

Sería cansino enumerar el amplio ramillete de sus nefastas intervenciones, algunas de las cuales quedarán para los anales del periodismo.

Al principio, se tomó a chunga todo lo relacionado con el Covid-19, se dirigió a él de forma despreciativa, calificándolo de virus chino, haciendo una comparación con los accidentes de tráfico: “No porque ocurran, decimos a la gente que no conduzca”.

Cuando alguien le chivó las conclusiones de un estudio del Imperial College de Londres,  que calculaba que,  en caso de no tomarse medidas, la pandemia dejaría  más 2 millones de muertos en Estados Unidos, cambió su discurso y se convirtió en el epidemiólogo mayor del reino, dando luz verde al confinamiento, a regañadientes, eso sí, con la boca pequeña, porque, pese a las advertencias de la OMS, no está dispuesto a dar su brazo a torcer, como si fuese don erre que erre.

La OMS advierte de que Estados Unidos será el nuevo “epicentro del coronavirus” mientras Trump busca rebajar medidas

El inefable ignorante está que se muerde las uñas, viendo que los ricos también lloran y pueden llorar más.

“Podemos distanciarnos socialmente y volver a trabajar, lavándonos más las manos”, reclama en un editorial de The Wall Street Journal: “Ninguna sociedad puede salvaguardar la salud pública por mucho tiempo a costa de la economía”.

El que avisa no es traidor. En este caso, es exterminador.

En España, ha habido en los últimos días varios ejemplos de poca lucidez política. El Partido Popular ha acaparado algunas declaraciones y algunas actitudes, que han dejado mucho que desear. Más que calificarlas, hoy, quiero hacerme eco de la carta que Marciano Sánchez Bayle remitió a la presidenta de la comunidad de Madrid, el pasado día 18, porque me parece racional y coherente y creo que se debe defender de ataques, como el que le dedica Pío Moa, que parece compartir torre de marfil con algún que otro iluminado, siempre con descalificaciones en la punta de la lengua.

 

 

Conocí personalmente a Marciano Sánchez, a finales de los ochenta. Mantuvimos una reunión en Alicante, porque él quería relanzar aquí la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, que había tenido gran importancia, pero que se había ido disolviendo, a consecuencia de su fagocitación por las estructuras del poder. Le deseé mucha suerte, pero mi natural inclinación grouchiana a no formar parte de un club que admitiese a miembros como yo, me hizo desechar la posibilidad de una nueva aventura asociativa. No obstante, en aquel único contacto me pareció una persona honesta. Ahora, el inefable Pío Moa, lo acusa de podemita, No sé si lo será o no, ni tampoco me importa. Lo importante es dar a conocer su carta.

 

Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid

Si podría calificar de inapropiados o inadecuados determinados comportamientos de algunos miembros del Partido Popular, se me acaban los calificativos para la iniciativa, propuesta por VOX, que parece no podía dejar pasar la oportunidad de sacar los pies del tiesto, liderando la xenofobia y los planteamientos neofascistas o fascistas de toda la vida.

 

Más que palabras, lo que se escuchan son graznidos.

 

Vox propone que los inmigrantes irregulares paguen por la atención médica durante la alarma

Vox pide quitar la sanidad gratuita a los inmigrantes, mientras dure el estado de alarma

 

Este mensaje merecería ya desaprobación por su alto contenido sectario y deshumanizado, que se ceba con los más desfavorecidos, destapando ideologías xenófobas y totalitarias, que condenan al exterminio. Pero es que, además, revela un total desconocimiento en el manejo de temas de salud pública. Los inmigrantes, a los que se refiere ese despreciable mensaje no solo no tienen papeles, tampoco tienen dinero ni, probablemente, dónde caerse muertos. Si el señor Abascal y los suyos pretenden convertirse en cobradores del frac, lo único que conseguirían sería que los inmigrantes que enfermasen no acudiesen a los centros sanitarios, al no poder pagar los servicios. Esta situación, lejos de detener la expansión de la epidemia, provocaría focos activos de contagio, que la propagarían.

Si los “listos” malintencionados volasen, taparían la luz del sol y no la dejarían brillar nunca.

 

 

 

Antes de continuar con IMPRESCINDIBLES, me hago eco de la iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. 

 

https://www.editorialecu.com/libros/autor/andres-botella-soria/

 

Vertical y Horizontal:

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

La sombra naranja de la tarde

 

 

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

THRILLERS

 

21.- EL PADRINO II (Francis Ford Coppola, 1974)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Godfather: Part II

 

 

SINOPSIS

Continuación de la historia de los Corleone por medio de dos historias paralelas: la elección de Michael como jefe de los negocios familiares y los orígenes del patriarca, Don Vito Corleone, primero en su Sicilia natal y posteriormente en Estados Unidos, donde, empezando desde abajo, llegó a ser un poderosísimo jefe de la mafia de Nueva York. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Desde mi punto de vista, raro caso en el que una secuela es superior a la película que la origina. Mayor consistencia y mejor ritmo narrativo, en el que no falta el colosal montaje paralelo del final.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

22.- ATLANTIC CITY (Louis Malle, 1980)

 

TÍTULO ORIGINAL: Atlantic City

 

 

SINOPSIS

A Lou Pascal (Burt Lancaster), un viejo gángster de poca monta que consigue algún dinero con las apuestas, lo mantiene en realidad la viuda de su antiguo jefe. En el mismo edificio que él vive Sally (Susan Sarandon), una atractiva mujer aspirante a croupier cuyo cuerpo lo tiene obsesionado. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una visión amarga, no desprovista de humor, de los perdedores, que se enfrentan a una realidad bastante lejana a sus sueños. Un gran film.

CALIFICACIÓN: 4

 

23.- COTTON CLUB (Francis Ford Coppola, 1984)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Cotton Club

 

 

 

SINOPSIS

América, años veinte. El Cotton Club es el night club de jazz más famoso de Harlem (Nueva York). Su historia es la historia de la gente que frecuenta el local: Dixie Dwyer (Richard Gere), un atractivo trompetista que busca el éxito y cuya suerte cambia radicalmente cuando salva la vida del gángster Dutch Schultz; Sandman Williams (Gregory Hines), un brillante bailarín negro que sueña con convertirse en estrella, o Vera Cicero (Diane Lane), la novia de Dutch Schultz, una joven bella y ambiciosa cuya vida corre peligro debido a la pasión prohibida que siente por Dixie. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Film evocador y nostálgico, extraordinariamente ambientado y dirigido. Como le ocurre a varias películas de Coppola, mejora con cada visión. Un film más que notable.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

24.- ÉRASE UNA VEZ EN AMÉRICA (Sergio Leone, 1984)

 

TÍTULO ORIGINAL: Once Upon a Time in America

 

 

SINOPSIS

Principios del siglo XX. David Aaronson, un pobre chaval judío, conoce en los suburbios de Manhattan a Max, otro joven de origen hebreo dispuesto a llegar lejos por cualquier método. Entre ellos nace una gran amistad y, con otros colegas, forman una banda que prospera rápidamente, llegando a convertirse, en los tiempos de la Ley Seca (1920-1933), en unos importantes mafiosos. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Sin duda, el mejor film de Leone. Gran ejercicio narrativo, resuelto con maestría con algunas secuencias magníficas. Espléndidas interpretaciones y colosal banda sonora.

CALIFICACIÓN: 4

 

25.- CASA DE JUEGOS (David Mamet,1987)

 

TÍTULO ORIGINAL: House of Games

 

 

SINOPSIS

La doctora Margaret Ford, una eminente psiquiatra con una vida personal poco excitante, tiene un joven paciente que se ha metido en un buen lío: debe 25.000 dólares a unos individuos que están dispuestos a eliminarlo si no salda la deuda. Esa misma noche la doctora acude a un local llamado la “Casa de juegos” con la intención de pagar la deuda de su paciente y conoce a Mick, un elegante timador profesional por el que se sentirá atraída. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Guion inteligente, que se traduce en un thriller brillante, conducido por Mammet de manera efectiva y no efectista. Un gran film.

CALIFICACIÓN: 4

 

26.- EL PADRINO III (Francis Ford Coppola, 1990)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Godfather: Part III

 

 

SINOPSIS

Michael Corleone, heredero del imperio de don Vito Corleone, intenta rehabilitarse socialmente y legitimar todas las posesiones de la familia negociando con el Vaticano. Después de luchar toda su vida se encuentra cansado y centra todas sus esperanzas en encontrar un sucesor que se haga cargo de los negocios. Vincent, el hijo ilegítimo de su hermano Sonny, parece ser el elegido. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Pese a los varapalos que recibió, según mi opinión está a la altura de sus predecesoras en la saga. Su guion resulta muy interesante. Para mí, tiene el mejor montaje paralelo final de las tres.

CALIFICACIÓN: 4

 

27.- RESERVOIR DOGS (Quentin Tarantino, 1992)

 

TÍTULO ORIGINAL: Reservoir Dogs

 

 

SINOPSIS

Una banda organizada es contratada para atracar una empresa y llevarse unos diamantes. Sin embargo, antes de que suene la alarma, la policía ya está allí. Algunos miembros de la banda mueren en el enfrentamiento con las fuerzas del orden, y los demás se reúnen en el lugar convenido. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Para mí, la única gran película de Tarantino. Excelente guion, que se consolida en un gran ejercicio narrativo. Potente, violenta y arrolladora. Brillante.

CALIFICACIÓN: 4

 

28.- LA MUERTE Y LA DONCELLA (Roman Polanski, 1994)

 

TÍTULO ORIGINAL: Death and the Maiden

 

 

SINOPSIS

En un país imaginario que acaba de sufrir una terrible dictadura, viven Paulina Escobar y su marido Gerardo, un prestigioso abogado. Una noche, Gerardo se presenta en casa con un hombre cuyo coche ha sufrido una avería… (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Thriller escalofriante de gran intensidad dramática. Excelente dirección y espléndidas interpretaciones. Muy interesante.

CALIFICACIÓN: 4

 

29.- SOSPECHOSOS HABITUALES (Bryan Singer, 1995)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Usual Suspects

 

 

SINOPSIS

Dave Kujan (Chazz Palminteri), un agente especial del servicio de aduanas de Estados Unidos, está investigando las causas del incendio de un barco, en el puerto de San Pedro de Los Ángeles, que provocó 27 víctimas mortales, aunque todas parecen haber sido asesinadas. Su única fuente de información es Roger Kint (Kevin Spacey), un estafador lisiado que sobrevivió al incendio. En comisaría, Kint cuenta que todo comenzó seis semanas antes en Nueva York, cuando cinco delincuentes, cinco “sospechosos habituales”, fueron detenidos para una rueda de reconocimiento relacionada con el robo de un camión de armas… (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Probablemente un referente obligado en el Thriller de los noventa. El espectador es en todo momento una mosca atrapada en la tela de araña por la que se desliza Kevin Spacey. Brillante.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

30.- MYSTIC RIVER (Clint Eastwood, 2003)

 

TÍTULO ORIGINAL: Mystic River

 

 

SINOPSIS

Cuando Jimmy Markum (Sean Penn), Dave Boyle (Tim Robbins) y Sean Devine (Kevin Bacon) eran unos niños que crecían juntos en un peligroso barrio obrero de Boston, pasaban los días jugando al hockey en la calle. Pero, un día, a Dave le ocurrió algo que marcó para siempre su vida y la de sus amigos. Veinticinco años más tarde, otra tragedia los vuelve a unir: el asesinato de Katie (Emmy Rossum), la hija de 19 años de Jimmy. A Sean, que es policía, le asignan el caso; pero también tiene que estar muy pendiente de Jimmy porque, en su desesperación, está intentando tomarse la justicia por su mano. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Excelente film de Eastwood, reforzado por las impresionantes interpretaciones de los actores. Como en el cartel publicitario, una cosa somos nosotros y otra, nuestro reflejo, especialmente si el pasado oculta algo.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

IMPRESCINDIBLES CONTINUARÁ CON LA SELECCIÓN DE WESTERNS…

 

 

 

 

El aplauso está muy bien, pero… ¿hay alguien más?

AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON LA SEGUNDA ENTREGA DE THRILLERS.

Dada la situación en la que nos encontramos, quizá sea un buen momento para revisitar, por lo menos, alguno de los títulos que aquí aparecen. Os animo a ello.

 

El aplauso está muy bien, pero… ¿hay alguien más?

 

Eso se preguntaba el personaje del chiste de Eugenio, colgado del precipicio, cuando pedía socorro y escuchaba la supuesta voz de Dios, que le invitaba a dejarse caer para ser recogido por una legión de ángeles celestiales, enviada a tal efecto para depositarlo sano y salvo en el suelo. ¿Hay alguien más?

 

He tardado en escribir algo relacionado con el tema de actualidad para tratar de sedimentar el aluvión de sensaciones y de pensamientos cruzados, que la situación ha provocado en mí y supongo que en la mayoría de la población.

A toro pasado, todos somos muy listos, especialmente aquellos que solo leen los cuatro caracteres y medio de los titulares de las noticias, sesgadas o no, o los que sin rigor dan pie a ellos, produciéndolos como si fuesen churros, enroscados en el aceite hirviendo.

Todos somos muy listos, sobre todo los que, como decía Perich, no solo están en posesión de la verdad, sino que además tienen la patente, políticos, que con demasiada frecuencia anteponen intereses personales y partidistas a los de la colectividad, esos, desgraciadamente bastante numerosos, que tienen la mala costumbre de, en lugar de dar fuego, dar humo, como los Torra o Boris Johnson de turno, impresentables e irresponsables perpetuos.

 

 

Tiempo tendremos de analizar errores cometidos en cuanto a la gestión de la situación provocada por la explosión del Covid -19, porque mucho me temo que este confinamiento social va a ser más largo de lo que en un principio podría parecer presumible. Por eso, tendremos tiempo de realizar un análisis en profundidad, especialmente en lo que se refiere a la concomitancia de epidemias o desastres de salud pública, precedentes a la aparición de catastróficas crisis económicas o coexistentes con ellas.

 

De momento, me gustaría compartir una reflexión, sobrevenida al hilo de los acontecimientos.

Mi trayectoria profesional ha estado ligada eminentemente a la medicina asistencial. Sin embargo, siempre he tenido un especial interés por lo que yo llamo la hermanita pobre del sistema sanitario: la educación para la salud, despreciada y olvidada por los dirigentes, y a la que, en mayor o menor medida, he tratado de reivindicar, en cuanto he tenido ocasión.

Por eso me gustaría contar una historia desde el confinamiento.

 

 

Cuando comenzaba a caminar el antiguo Servicio valenciano de salud, hace más de 32 años, una buena amiga sin trabajo, licenciada hacía poco, y yo, que por entonces tenía plaza en propiedad de Medicina General, desde un buen puñado de años antes, diseñamos el borrador de un servicio de Educación para la Salud y los contenidos del mismo, con la intención de que fuese integrándose poco a poco en la estructura de ese servicio valenciano y formase parte de las tareas de los primitivos centros de salud, no de boquilla, como tanto gustaba entonces proclamar, sino con una consistencia mayor que el humo, generalmente vendido.

Mi amiga y yo conocíamos a varios miembros de la cúpula directiva de aquel Servicio valenciano de Salud, porque habían formado parte, como nosotros, de la Asociación para la defensa de la sanidad pública de Alicante. Pensamos que nuestra propuesta progresista podía tener una buena acogida.

Mantuvimos una reunión con uno de esos dirigentes para exponerle la idea. En principio, pareció interesarse y nos dijo que le mandásemos un dosier para que fuese estudiado por el departamento correspondiente, cuya respuesta tardó bastante en producirse (las cosas de palacio van despacio). El responsable del departamento en cuestión rechazó nuestro proyecto, esgrimiendo que le parecía excesivamente medicalizado, cosa que en absoluto se ajustaba a la realidad, lo que nos hizo pensar que o no había dedicado el suficiente tiempo a su lectura, o que no había entendido una palabra del mismo (que cada cual elija lo que crea más acertado).

Mi amiga, descorazonada, tras una breve etapa, trabajando para el entonces Institut Valencià d’Estudis en Salut Pública (IVESP), tras realizar un Máster en Economía de la Salud y Gestión de los Servicios de Salud (Universidad de Alicante, 1991) y un Máster en Salud Pública – Opción Gestión (Universidad de Valencia, 1992),  se lió la manta a la cabeza, poco después, y se marchó a Canadá, terminando por doctorarse en Salud Pública – Opción Organización de la Salud (Universidad de Montreal, 2001), pasando al Departamento de Medicina Familiar de la Universidad McGill en 2003, donde actualmente es profesora. Mi amiga es la doctora Charo Rodríguez.

 

Ella es, como se puede comprobar, un ejemplo de la expulsión de profesionales preparados, que el sistema sanitario español ha perpetrado sin escrúpulos, de manera pertinaz, convirtiendo la investigación sanitaria de todo tipo en un solar y, de paso, contribuyendo a reforzar otros sistemas sanitarios, despilfarrando recursos propios, exportando en otros casos especialistas formados aquí, que no tenían cabida en el nuestro por la constante cicatería presupuestaria, que ha estrangulado la sanidad española, en la que los profesionales han sido tratados como si fuesen sospechosos de algo.

Ahora, cuando truena, todos quieren acordarse de Santa Bárbara, pero las velas son insuficientes.

Yo, por mi parte, me quedé en Alicante, dedicado a la labor asistencial, hasta que me integré en el Centro de Salud de los Ángeles, en 1997, creyendo que había llegado el momento en el que por fin podría desempeñar tareas relacionadas con la Educación para la Salud. Craso error, ya que no tardé en comprobar que no solo esta cuestión no era prioritaria para la antigua dirección de área, sino que ni siquiera constituía una mera posibilidad. Solo se pretendía convertir los centros de salud en ambulatorios de lujo.

 

 

Aquel antiguo Servasa cambió de nombre, pero las intenciones permanecieron invariablemente igual, escatimando recursos necesarios, sin  aumentos significativos de dotación presupuestaria para atención primaria ni la consiguiente adecuación de su funcionamiento. El único mantra, repetido hasta la saciedad era la demora, auténtico diablo de cuernos puntiagudos, que atormentaba el culo de los gestores, única preocupación, que servía para echar balones fuera de su verdadera responsabilidad, para atornillar a los coordinadores de los centros de salud y para masificar sin piedad las consultas de primaria, que si no se convirtieron en un calco de las de los antiguos ambulatorios, fue por el esfuerzo y la labor de los profesionales sanitarios.

La contumaz falta de interés de los sucesivos gestorcillos locales y autonómicos por la Educación para la Salud, desde el año 1987 hasta el presente ha sido una realidad cotidiana, común a las diferentes administraciones políticas, que mi amiga y yo comentamos con tristeza, cuando nos vemos, cada vez que vuelve a Alicante de vacaciones.

Esta historieta pretende poner acento en el precioso tiempo perdido, durante décadas, en las que los politiquillos de tres al cuarto y sus palmeros gestores se creyeron y se siguen creyendo el ombligo del mundo, cuando apenas han sido y siguen siendo oráculos de teorías economicistas que, llevadas a sus extremos en la aplicación al terreno de la salud, han servido en algunos casos para hacer tambalearse al sistema nacional de salud.

 

Visto el panorama actual en la sanidad madrileña, al borde del colapso, cabría preguntarse si las ansias privatizadoras del equipo de gestión de la ínclita Esperanza Aguirre, con ella a la cabeza, no tienen una responsabilidad directa en la precariedad con la que tiene que lidiar actualmente la sanidad en Madrid.

Dicha actuación, denunciada por los profesionales madrileños en el momento y según parece llevada a la Fiscalía Anticorrupción, habla de la pérdida de más de 2.500 camas hospitalarias, un coste estratosférico de los hospitales privados y una hipoteca de 20 años a las concesionarias, evidenciando que los recursos sanitarios no han resultado incrementados.

Si poco le importaba a ese equipo las condiciones de  sus trabajadores sanitarios, podemos imaginarnos lo que le importaba la educación para la salud de los ciudadanos a su cargo. Solo era importante convertir la salud en un negocio para amiguetes.

Es triste repetirlo una y otra vez, pero seguimos anclados en el mismo bucle, que nos hace preguntarnos cuántos muertos son necesarios antes de la colocación de un semáforo en un punto negro circulatorio.

Espero y deseo que el varapalo sanitario, que estamos recibiendo, provoque una lluvia de sentido común en los cerebros de los políticos actuales, que permita encarar una nueva etapa, abierta al optimismo, con la potenciación de la educación para la salud en el sistema sanitario, con objeto de que en las escuelas pueda enseñarse de manera activa y continuada, no a través de una pírrica charla, que la salud es un objetivo común y cotidiano, de la que todos somos responsables y que debemos cuidar, desde nuestra más tierna infancia.

No debemos contentarnos con mensajes, reducidos únicamente a sonsonetes monocordes, repetidos por los medios de comunicación en tiempos de pánico. Espero y deseo el impulso definitivo de la Educación para la Salud, de manera que sus planteamientos básicos se acerquen a los contenidos en el proverbio chino:

 

Recordemos a los políticos que la iniciativa del aplauso a los trabajadores sanitarios no partió de ellos, sino de los ciudadanos. Está muy bien que la animen y la compartan, pero no necesitamos política de gestos, lo que necesitamos es la consolidación de nuestro sistema para que sea de los mejores del mundo de manera efectiva y no solo en la boca de los políticos, cuando les interesa. 

Puede que no tengamos el mejor sistema sanitario del mundo, pero sí tenemos a los mejores profesionales. El problema es que la ceguera política ha provocado un déficit de personal, desde la expulsión producida con la excusa de la última gran crisis económica, una situación que no ha sido corregida y que ahora puede dejarnos con el culo al aire. 

Si, una vez normalizada la grave situación actual, no se pone remedio efectivo a la sangría migratoria de los profesionales de la salud, ampliándose las plantillas y racionalizándose los servicios de una puñetera vez, nuestro sistema sanitario acabará perdiéndose por el sumidero.

Así que, señores políticos, los aplausos están muy bien, pero… ¿hay alguien más? 

Espero y deseo que sí.

 

 Antes de continuar con IMPRESCINDIBLES, me hago eco de la iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. 

 

https://www.editorialecu.com/libros/autor/andres-botella-soria/

 

Vertical y Horizontal:

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

La sombra naranja de la tarde

 

 

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

THRILLERS

 

11.- ANATOMÍA DE UN ASESINATO (Otto Preminger, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: Anatomy of a Murder

 

 

SINOPSIS

Frederick Manion (Ben Gazzara), un teniente del ejército, asesina fríamente al presunto violador de su mujer (Lee Remick). Ella contrata como abogado defensor a Paul Biegler (James Stewart), un honrado hombre de leyes. Durante el juicio se reflejarán todo tipo de emociones y pasiones, desde los celos a la rabia. Uno de los dramas judiciales más famosos de la historia del cine. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una de las mejores películas de juicios de cuantas se han rodado. Trama escandalosa en el momento, resuelta por Preminger con maestría, apoyado en un James Stewart sensacional. Un extraordinario film.

CALIFICACIÓN: 4’5

12.- CON LA MUERTE EN LOS TALONES (Alfred Hitchcock, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: North by Northwest

 

 

SINOPSIS

Debido a un malentendido, a Roger O. Thornhill, un ejecutivo del mundo de la publicidad, unos espías lo confunden con un agente del gobierno llamado George Kaplan. Secuestrado por tres individuos y llevado a una mansión en la que es interrogado, consigue huir antes de que lo maten. Cuando al día siguiente regresa a la casa acompañado de la policía, no hay rastro de las personas que había descrito. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Un colosal enredo le sirve de excusa a Hitchcock para manejar los hilos a su antojo, y ofrecernos una película inolvidable, en la que quedan patentes todos sus trucos y aciertos narrativos.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

13.- EL CRIMINAL (Joseph Losey, 1960)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Criminal

 

 

SINOPSIS

Johnny Bannion se ha pasado los tres últimos años en prisión tramando el robo más importante de su carrera. Cuando sale de la cárcel, lleva a cabo su plan. Entierra el botín en el campo, pero es arrestado antes de poder revelarle el escondrijo a su banda. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Thriller con ribetes de cine negro, contado con una frialdad apabullante, que permite la disección del personaje protagonista. Final estremecedor de una gran carga dramática. Una obra maestra.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

14.- LA EVASIÓN (Jacques Becker, 1960)

 

TÍTULO ORIGINAL: Le trou

 

 

SINOPSIS

Manu, Roland, Jo y Vosselin comparten celda en la prisión francesa de La Santé. Los cuatro han pensado un elaborado método para escapar de la prisión, pero cuando están a punto de ejecutarlo, les asignan un nuevo compañero de celda, al que no saben si comunicarle o no sus planes. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

La presencia de Giovanni en el guion de su propia novela apunta más al negro. En cualquier caso, Becker, en su última película, bordea la obra maestra.

CALIFICACIÓN: 4’5

 

15.- REPULSIÓN (Roman Polanski, 1965)

 

TÍTULO ORIGINAL: Repulsion

 

 

SINOPSIS

Carol Ledoux es una bella y reprimida joven belga que vive con su hermana Helen en un apartamento de Londres. Carol experimenta sentimientos simultáneos y contradictorios de atracción y repulsión hacia los hombres; por eso para ella resulta tan incómoda la relación que mantiene su hermana con un hombre casado. Cuando la pareja se marcha de vacaciones, Carol comienza a tener alucinaciones y su mente se desquicia. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una revolución en su época, tanto por la modernidad de sus planteamientos fílmicos, como por el impacto que produjo en el panorama mundial. Atrevida y eficaz. Una gran película.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

16.- A SANGRE FRÍA (Richard Brooks, 1967)

 

TÍTULO ORIGINAL: In Cold Blood

 

 

17.- LOS ASESINOS DE LA LUNA DE MIEL (Leonard Kastle, 1969)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Honeymoon Killers

 

 

SINOPSIS

Basada en un hecho real acaecido a finales de los años cuarenta, la película relata la sangrienta trayectoria criminal de una pareja, Martha y Ray. Ambos se conocieron a través de una agencia matrimonial de contactos para “corazones solitarios”. Él resultó ser un estafador, y ella se enamoró tan locamente de él que se convirtió en su cómplice. Su objetivo eran mujeres solteras o viudas solventes, a las que Ray cortejaba para deshacerse de ellas posteriormente. Obtuvo muy buenas críticas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Atractivo film, que retrata con frialdad y maestría la sordidez de una historia de crímenes y amor absoluto. Muy interesante.

CALIFICACIÓN: 4

 

18.- LA VIDA PRIVADA DE SHERLOCK HOLMES (Billy Wilder, 1970)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Private Life of Sherlock Holmes

 

 

SINOPSIS

Sherlock Holmes y el doctor Watson parten hacia Escocia para investigar la desaparición del marido de una bella mujer. Una vez allí, descubren que en el caso está involucrada una sociedad que pertenece al Servicio Secreto de su Majestad. Pero, antes de que pueda aplicar sus extraordinarias dotes de deducción para resolver el asunto, Holmes comete un error que, además de arruinar su reputación, podría también poner en peligro la seguridad de Gran Bretaña. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Desmitificadora y algo pesimista, pero no por ello menos magnífica. Gran control del suspense. Excelentes diálogos.

CALIFICACIÓN: 4

 

19.- LA HUELLA (Joseph L. Mankiewicz, 1972)

 

TÍTULO ORIGINAL: Sleuth

 

 

SINOPSIS

Andrew Wyke (Laurence Olivier) es un prestigioso escritor de novelas de intriga. Además, su pasión por los juegos de ingenio y las adivinanzas lo ha llevado a convertir su gran mansión en una especie de museo, donde se exponen los juguetes y mecanismos más extravagantes. Una tarde, invita a su casa a Milo Tindle (Michael Caine), amante de su mujer y propietario de una cadena de salones de belleza, para proponerle un ingenioso plan del que ambos podrían salir beneficiados. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

El espíritu, de natural cínico, de Mankiewicz se esparce por el aire, gracias a la exhibición de los dos actores, que se encuentran como peces en el agua en el interior de la inteligente y enrevesada trama.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

20.- EL PADRINO (Francis Ford Coppola, 1972)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Godfather

 

 

SINOPSIS

América, años 40. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Tiene cuatro hijos: Connie (Talia Shire), el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Fredo (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre. Cuando Corleone, en contra de los consejos de ‘Il consigliere’ Tom Hagen (Robert Duvall), se niega a participar en el negocio de las drogas, el jefe de otra banda ordena su asesinato. Empieza entonces una violenta y cruenta guerra entre las familias mafiosas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Extraordinaria adaptación de la novela de Mario Puzo, construida con exquisitez. Interpretaciones antológicas, espléndida ambientación y magnífica banda sonora. Una gran película, pero no soy de los que la consideran una obra maestra ni, mucho menos, la mejor película de la historia. Es más, la segunda parte me parece bastante mejor.

CALIFICACIÓN: 4

 

CONTINUARÁ …

 

Valga la redundancia: Gentuza despreciable

AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON EL INICIO DE THRILLERS.

Gentuza

 

Gentuza:  Grupo o tipo de gente que es considerada despreciable (RAE)

Despreciable: Digno de desprecio. Dicho de una magnitud o de un valor: Que no se toma en cuenta debido a su insignificancia (RAE)

Valga la redundancia: Gentuza despreciable:

 

Este individuo ha demostrado sobradamente su catadura moral al retirar las placas del cementerio de la Almudena con los nombre de los fusilados por el franquismo de 1939 a 1945. 

Su excusa para cometer esa tropelía es  “por no cumplir con el acuerdo del Comisionado de Memoria Histórica”. 

Manipulando que es gerundio.

Ciertamente, el Comisionado propuso que no se incluyesen los nombres en las lápidas, sino que tuviera un dispositivo QR a través del cual los visitantes pudieran llegar a una web con la relación nominal de los mismos.

Es de suponer que el criterio del Comisionado tendría carácter de recomendación y no de imposición de obligado cumplimiento, por lo que la anterior corporación municipal decidió llevar a cabo la colocación de las placas con los nombres de los fusilados. 

A obra terminada, llega el alcalde justiciero y arremete contra las placas, de la misma forma que quien lo sostiene en el ayuntamiento arremetió contra unas víctimas reconocidas del franquismo, mintiendo con descaro, prepotencia e impunidad y, de paso, insultando la inteligencia de las gentes de bien, que no gentuza.

 

 

Probablemente, semejante rebuzno sería un lapsus y quizá quiso referirse a la más clara e indignante incitación a la violación de la historia española, perpetrada por el tristemente célebre virrey de Andalucía.

 

“Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre. Y, de paso, también a las mujeres. Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen”.

Aunque no sería de extrañar que el odio manifiesto y repulsivo  de esta soflama sea considerado un mensaje cristianamente patriótico por el acusador de violadores televisivo. 

La memoria es como la gelatina, tiembla cuando se la sacude. Algunos no tienen reparo en apartar los trozos que se desprenden y no cuadran con los intereses propios.

La afinidad entre el actual alcalde de Madrid y su sostén en el ayuntamiento pone de manifiesto que la cultura  no está al alcance de todos y, por supuesto, muy lejos de los rebuznadores. Por eso, ambos habrán estado plenamente de acuerdo en silenciar la voz de uno de los poetas españoles más reconocidos, al que le han arrancado las palabras de las placas.

 

 

 

Para la libertad me desprendo a balazos

de los que han revolcado su estatua por el lodo.

Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,

de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,

ella pondrá dos piedras de futura mirada

y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan

en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño

reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.

Porque soy como el árbol talado, que retoño:

porque aún tengo la vida.

Cuando se habla de libertad, depende dónde, se corre el riesgo de que se le intente silenciar para siempre.

El miedo a la cultura es patrimonio de los represores, los negacionistas y los totalitarios. Su incultura no solo es debida a su escasez de neuronas, es algo más profundo.

Lo dicho, gentuza despreciable.

 

Los madrileños no se merecen un alcalde de esa calaña.

Antes de continuar con IMPRESCINDIBLES, me hago eco de la iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. 

 

https://www.editorialecu.com/libros/autor/andres-botella-soria/

 

Vertical y Horizontal:

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

La sombra naranja de la tarde

 

 

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

THRILLERS

 

El diccionario de la RAE define Thriller como “Película o narración de intriga y suspense”. Este género, por extensión incluye las películas policíacas que no tienen estructura de cine negro.

 

1.- M, EL VAMPIRO DE DÜSSELDORF (Fritz Lang, 1931)

TÍTULO ORIGINAL: M

 

 

SINOPSIS

Un asesino de niñas tiene atemorizada a toda la ciudad. La policía lo busca frenética y desesperadamente, deteniendo a cualquier persona mínimamente sospechosa. Por su parte, los jefes del hampa, furiosos por las redadas que están sufriendo por culpa del asesino, deciden buscarlo ellos mismos. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Film oscuro, casi lóbrego, en torno a los crímenes de un asesino en serie y a las repercusiones que provoca en la sociedad. Muy interesante.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

2.- FURIA (Fritz Lang, 1936)

 

TÍTULO ORIGINAL: Fury

 

 

 

SINOPSIS

Durante un viaje, Joe Wilson llega a un lugar desconocido, donde es encarcelado por un delito que no ha cometido. Los vecinos, amotinados, provocan el incendio de la cárcel y dan por muerto al forastero. Sin embargo, Wilson consigue sobrevivir y, entonces, intentará vengarse haciendo que sus potenciales asesinos corran el mismo peligro del que él escapó milagrosamente. “Fury” es el primer film americano del gran director alemán Fritz Lang. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Film que denuncia el salvajismo y la cobardía de las masas. Gran herencia, adquirida del expresionismo alemán. Muy contundente.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

3.- LA SOMBRA DE UNA DUDA (Alfred Hitchcock, 1943)

 

TÍTULO ORIGINAL: Shadow of a Doubt

 

 

SINOPSIS

A casa de sus familiares, en el tranquilo pueblo de Santa Rosa, llega un día el encantador tío Charlie (Joseph Cotten), un seductor criminal que viaja de Filadelfia a California y al que la justicia va pisando los talones. Su sobrina Charlie, a pesar de que no sabe nada de sus actividades, no tardará en sospechar que su tío es el misterioso asesino de viudas al que la policía anda buscando. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Hitchcock asalta las conciencias de los espectadores, proponiéndoles una historia, perfectamente contada, sobre cómo lo inesperado y lo horrible es capaz de instalarse en las vidas cotidianas. Magistral.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

4.- ENCADENADOS (Alfred Hitchcock, 1946)

 

TÍTULO ORIGINAL: Notorious

 

 

SINOPSIS

Tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el padre de Alicia Huberman, un espía nazi, es condenado por traición contra los Estados Unidos. Después del juicio, Alicia da una fiesta en la que aparece un apuesto desconocido llamado Devlin. Se trata de un agente de los servicios de Inteligencia que reclama su colaboración para atrapar a Alexander Sebastian, el cerebro de los nazis en Brasil. Al principio se muestra reacia, pero finalmente accede, sobre todo, porque se ha enamorado del atractivo agente americano. Una vez en Brasil, Alicia se gana la simpatía de Sebastian y se va a vivir a su casa. Pero su implicación en el asunto acaba poniendo en peligro su vida. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Gran film, en el que Hitchcock rodea con un perfecto halo de suspense la química entre Cary Grant e Ingrid Bergman.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

5.- EXTRAÑOS EN UN TREN (Alfred Hitchcock, 1951)

 

TÍTULO ORIGINAL: Strangers on a Train

 

 

SINOPSIS

Inspirada en la novela homónima de Patricia Higsmith. Durante un viaje en tren, Guy, un joven campeón de tenis (Farley Granger), es abordado por Bruno (Walker), un joven que conoce su vida y milagros a través de la prensa y que, inesperadamente, le propone un doble asesinato, pero intercambiando las víctimas con el fin de garantizarse recíprocamente la impunidad. Así podrían resolver sus respectivos problemas: él suprimiría a la mujer de Guy (que no quiere concederle el divorcio) y, a cambio, Guy debería asesinar al padre de Bruno para que éste pudiera heredar una gran fortuna y vivir a su aire. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

 Intriga perversa, a la que Hitchcock confiere un ritmo vertiginoso, especialmente en las secuencias de mayor carga de suspense. Film de gran magnetismo.

 

CALIFICACIÓN: 4

6.- LA VENTANA INDISCRETA (Alfred Hitchcock, 1954)

 

TÍTULO ORIGINAL: Rear Window

 

 

SINOPSIS

Un reportero fotográfico (Stewart) se ve obligado a permanecer en reposo con una pierna escayolada. A pesar de la compañía de su novia (Kelly) y de su enfermera (Ritter), procura escapar al tedio observando desde la ventana de su apartamento con unos prismáticos lo que ocurre en las viviendas de enfrente. Debido a una serie de extrañas circunstancias empieza a sospechar de un vecino cuya mujer ha desaparecido. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

El espectador voyeur queda atrapado en la piel del protagonista y, como él, asiste a hechos que pueden no ser lo que parecen. Impresionante dominio de la técnica y el ritmo narrativo. El suspense penetra en las entrañas del espectador.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

7.- LA NOCHE DEL CAZADOR (Charles Laughton, 1955)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Night of the Hunter

 

SINOPSIS

Tras cometer un atraco, un padre confía el botín a sus dos hijos pequeños, antes de ser detenido. Esperando su ejecución, comparte celda con un siniestro predicador -sobrecogedor Mitchum-, que oye en sueños la historia del dinero… Comienza así una persecución tan fascinante como terrorífica, que cautiva sin descanso por la fuerza de sus imágenes y la potencia del relato. Un maravilloso cuento cinematográfico de una capacidad hipnótica visual nunca superada. Considerada en la actualidad como una obra maestra indiscutible, tuvo muy poco éxito en su estreno, motivo por el que Laughton no volvió a dirigir nunca más. Una joya imprescindible.

COMENTARIO PERSONAL

Único film dirigido por Laughton, en el que pone de manifiesto una gran habilidad para la conducción de historias. Perversa, inteligente y más que inquietante.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

8.- MIENTRAS NUEVA YORK DUERME (Fritz Lang, 1956)

 

TÍTULO ORIGINAL: While the City Sleeps

 

 

SINOPSIS

Los periodistas del Sentinel están a punto terminar la edición del periódico. En los pasillos y en las mesas se conspira y se intriga para hacerse con la dirección del diario. Mientras tanto, un criminal que se dedica a matar mujeres jóvenes, tras cada asesinato, deja a la policía un mensaje escrito con pintalabios. En el periódico se establece una feroz competición: el primero que consiga la noticia de la captura del asesino “del pintalabios”, tendrá todas las de ganar. Un redactor sin ambiciones consigue convencer a una secretaria de la que está enamorado para que sirva de cebo a fin de atraer al asesino, contando, por supuesto, con vigilancia policial. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

A medio camino entre el cine negro y el thriller, aunque más inclinado a este lado, el film lanza algún que otro dardo al sistema capitalista. Perfecta construcción.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

9.- TESTIGO DE CARGO (Billy Wilder, 1957)

 

TÍTULO ORIGINAL: Witness for the Prosecution

 

 

SINOPSIS

Leonard Vole (Tyrone Power), un hombre joven y atractivo, es acusado del asesinato de la señora French, una rica anciana con quien mantenía una relacion de carácter amistoso. El presunto móvil del crimen era la posibilidad de heredar los bienes de la difunta. A pesar de que las pruebas en su contra son demoledoras, Sir Wilfrid Roberts (Charles Laughton), un prestigioso abogado criminalista londinense, se hace cargo de su defensa. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Gran exponente del cine judicial, tamizado por la intriga de la historia, magníficamente dirigido por Wilder. Inconmensurable Laughton.

CALIFICACIÓN: 4

 

10.- VÉRTIGO (DE ENTRE LOS MUERTOS) (Alfred Hitchcock, 1958)

 

TÍTULO ORIGINAL: Vertigo

 

 

SINOPSIS

Scottie Fergusson (James Stewart) es un detective de la policía de San Francisco que padece de vértigo. Cuando un compañero cae al vacío desde una cornisa mientras persiguen a un delincuente, Scottie decide retirarse. Gavin Elster (Tom Helmore), un viejo amigo del colegio, lo contrata para que vigile a su esposa Madeleine (Kim Novak), una bella mujer que está obsesionada con su pasado. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Extraordinario film, en el que afloran las obsesiones que se entremezclan en el presente y en el pasado, modificando la intriga al antojo del director. Magnífica.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

CONTINUARÁ . . .

 

 

 

 

 

 

 

Pin y Pon

Pin y Pon

No es a estos simpáticos muñecos, nacidos a finales de los setenta, a quienes hace referencia el título de este post. Tampoco a su evolución durante el tiempo ni a sus nuevas versiones actuales.

 

 

El pin que se ha hecho famoso por méritos propios ha sido el bochornosamente calificado como pin parental, y que lo único que desvela son las intenciones de la ultraderecha española, arropada y ensalzada por el líder de lo que antes era la derecha de toda la vida y que ahora se mimetiza con los rancios intolerantes e intransigentes y aprieta el cilicio del nacionalcatolicismo, que huele tanto a cadáver como el propio Partido Popular, si es que se empeña en continuar por esos derroteros.

Los cada vez más creciditos extremistas de catecismo ideológico de tiempos pasados y oscuros tienen la desfachatez de utilizar a sus hijos y a la educación, que ellos mismos son incapaces de proporcionarles, como un arma arrojadiza con la que cegar la mirada de los españoles. El Partido Popular, con un Pablo Casado desaforado, lejos de olvidar las cenizas de un régimen funesto para el país, al que vituperó durante casi cuarenta años, quiere convertirse en el adalid de la estupidez y la imbecilidad, contribuyendo a la desinformación, al engaño y al insulto a la inteligencia de los sufridos ciudadanos, que ya estamos más que hartos de aquellos que se atribuyen el título de salvadores de la patria.

 

“… los padres murcianos decidirán sobre las materias que reciben sus hijos por parte de personal externo al centro aunque el profesorado lo considere necesario”.

Con un par de cojones.

Como no me gusta la ley, me la salto a la torera. Eso sí, si algunos lo hacen en otro sentido, serán anatemizados y condenados al fuego del infierno por ser enemigos de España.

Será obligado el consentimiento expreso de los progenitores y les concede el poder de vetar actividades y temas que consideran “controvertidos”, especialmente en cuestiones de sexualidad, violencia de género o derechos LGTBI.

Uno de los mayores aspirantes a obtener el óscar al mentiroso cabreado del reino escupe sus sapos y culebras, apoyándose en una sucesión escalada de mentiras, que no resiste el menor de los análisis.

“El pin parental es para proteger a los niños del adoctrinamiento en juegos eróticos”.

“Afirmamos que la enseñanza de juegos eróticos está lejos de la educación y al lado de la corrupción de menores”.

¡Toma ya!

 

Y para que lo sepáis los de la derechita cobarde. O tragáis con lo que nos salga de los cojones, porque para eso nos han votado millones de reaccionarios, o mandamos a la mierda nuestros acuerdos de gobierno y no habrá ni presupuestos ni ná de ná.

Desvarío de Pablo Casado para que nadie ponga en duda que él lidera el anacronismo, el sinsentido y el frentismo:

“Mis hijos son míos y no del Estado, y lucharé para que este Gobierno radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños.
Saquen sus manos de nuestras familias”.

 

 

A estos nacionalcatolicistas de nuevo cuño, parece importarles un comino la sensatez y el sentido común, cosa que no debería extrañarnos, pues no han parado de dar buenas muestras de ello. Pero el pantano en el que se han metido, al no ser secundados por la máxima autoridad de la religión que profesan, es profundo y proceloso, por emplear un lenguaje de su gusto.

 

 

“Los hijos son la alegría de la familia y de la sociedad. No son un problema de la biología reproductiva, ni uno de los muchos modos de realizarse. Y mucho menos son una posesión de los padres…”

“Padre presente, siempre. Decir presente no quiere decir “controlador” ¡eh! Porque los padres demasiados “controladores” anulan a los hijos, no los dejan crecer”.

“Todos los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar”

De nada sirven los regates realizados para desinterpretar las palabras del Papa y acercarlas a sus postulados, llenando la mentira de descontextualización. Se trata de un puro ejercicio de equilibrio sobre la punta del dedo meñique, tan burdo como las máximas pachangueramente violentas que escupen sobre los ciudadanos con una impunidad zafia y malintencionada.

“En estos días parece que todos los cómplices de Zapatero desde el etarra Otegi a los comunistas Iglesias y Garzón se esfuerzan por hacer inevitable la aplicación del Artículo 8. para que las fuerzas armadas interrumpan un obvio proceso golpista de voladura de España como nación”

 

 

Estas palabras abochornarían a cualquiera que no fuese un desahogado y un mezquino. Flaco favor hace quien utiliza su escaño europeo para hacer el ridículo y ofender de esa forma a su país.

Naturalmente, su boca de pato no podía faltar en el comedero de la falacia, en la perpetuación de la mentira, del revanchismo y del odio.

“el pin parental es un instrumento para evitar que tu hijo llegue a casa y diga que Otegi visitó el cole y lo idolatra, que las mujeres que secuestran a sus hijos o ponen denuncias falsas son heroínas y que pretenda penetrar a su hermanito para liberarlo del heteropatriarcado”. 

 

 

Se puede ser más mentiroso y animal, pero es difícil. Haría falta obtener un master, al que, según parece, se ha matriculado Pablo Casado con obligatoriedad presencial.  

Detrás del pin parental, vendrán las otras cosas, las siguientes vueltas de tuercas, los anhelos inconfesables, porque todo este rollo del pin parental, en realidad, oculta el verdadero propósito de todos estos impresentables. Lo siguiente será quizá la exigencia de la implantación  de un chip para que nadie se desmande, para que todos acepten el pensamiento único sin rechistar. La trama inconfensable de estos carroñeros no tardará en ponerse de manifiesto. 

Si la derecha de toda la vida no planta cara a estos matasiete espantaocho, acabará pisoteada por los cascos de sus caballos.

O nuestra basura, o no hay presupuestos ni acuerdos de gobierno.

 

 

Iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. 

 

https://www.editorialecu.com/libros/autor/andres-botella-soria/

 

Vertical y Horizontal:

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

La sombra naranja de la tarde

 

 

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

EN EL PRÓXIMO POST, SE REANUDARÁ IMPRESCINDIBLES CON  EL INICIO DE THRILLERS CINE DE SUSPENSE