PUBLICADAS


CRÓNICAS DE SINCAIRÉN

Novela que ha hecho su aparición en las librerías en marzo de 2011

 

Portada, contraportada y solapa de la novela

Como es natural, estoy muy ilusionado con la aventura, porque pienso que la novela puede resultar interesante para  un amplio abanico de lectores, capaz de soñar con historias y navegar de lo fabuloso a lo cotidiano, capaz de recrearse con una catarata de personajes que vienen desde la memoria para reivindicar su lugar y asentarse en ella…

Fruto de esa amalgama, era la portada que ideé cuando la escribí, haciendo un montaje fotográfico muy significativo.

Portada del manuscrito

Como el tema de los derechos de autor podía resultar complicado, preferí que Juan diseñara la portada, cosa que no me cansaré de agradecerle.

¿QUÉ ES SINCAIRÉN?

Sincairén, tal y como refleja el texto de la contraportada,  es un lugar imaginario,  un pueblo forjado por un puñado de mentiras, leyendas e historias, que con el paso del tiempo ha ido conformando su identidad y su destino. Sincairén es, como se repite de forma constante y casi obsesiva a lo largo de todo el relato, el principio o el final del mundo, como uno prefiera.

¿DÓNDE ESTÁ SINCAIRÉN?

Ese lugar imaginario está situado en un país indeterminado, pero cercano en la evocación, conocido, percibido por los sentidos.

¿QUÉ ESTRUCUTURA TIENE ” CRÓNICAS DE SINCAIRÉN”?

La novela está compuesta por catorce capítulos, articulados como falsos relatos independientes, ya que en realidad no lo son, puesto que mantienen una línea argumental, constituyendo, de manera global, esas crónicas a las que hace referencia el título, en las que se mezclan personajes y acontecimientos en una riada continua, que terminará por desembocar en el auténtico protagonista: Sincairén.

Este relato podría ser considerado como una especie de crónicas de la memoria, en las que tiempo, acción y personajes, provocarían que nos  reencontrásemos con sensaciones y sentimientos, tal vez olvidados.

Conforme se avanza en la travesía de “Crónicas de Sincairén”,  se va cerrando el círculo iniciado en las evocaciones del primer capítulo, hasta acabar, quizá,  por comprender la pregunta: “¿Alguna vez te acordarás de mí?”.

Esta pregunta es parte fundamental en una canción de Tim Buckley, cantante de corta vida musical, finalizada por una sobredosis de heroína. Su canción Once I was abre la novela, embebida de ese espíritu desgarrador.

Si no conocéis la canción, ésta es vuestra oportunidad:

A lo mejor, preferís esta versión en directo (sin subtitular)

Supongo que la habría oído en su momento, pero recuerdo que me llamó la atención en la película, “Querida América: Cartas desde Vietnam”, un documental

Querida América

en el que se analiza el conflicto a partir de imágenes reales, cartas auténticas escritas por los combatientes y una excelente banda sonora.

Quizá alguién prefiera ver la secuencia con la canción: 

Esta canción  de Tim Buckley también fue incluida en la película “El regreso” (Hal Ashby, 1978). La canción suena en la secuencia final. Por motivos obvios, no he incluido un video de la msima.

Crónicas de Sincairén es, por otra parte, un homenaje a los cuentos fantásticos que nos contaron, cuando éramos niños, nuestras abuelas, nuestras madres o quién sabe quién. Esa lluvia de historias  inundó nuestras imaginaciones, afortunadamente.

¿CUÁNDO NACE SINCAIRÉN?

Su nacimiento real se produjo en el año 1973, cuando estaba estudiando la carrera en Valencia. Por aquel entonces yo había leído tres veces Cien años de soledad y me había enamorado por completo de ella, amor que ha aumentado, pese al paso de los años. El realismo mágico era el espacio en el que me sentía a gusto y el escenario idóneo para desarrollar el universo en el que poder enclavar las historias fantásticas, que empezaron a aparecer por mi cabeza y que ocurrían en un mismo pueblo. El nombre de Sincairén surgió de pronto.

Así era por entonces

Lamentablemente, mis pretensiones superaban con creces a mis posibilidades. Así que el manuscrito, y nunca mejor dicho, porque eran folios escritos con pluma, se quedó durmiendo el sueño de los justos, saltando de cajón en cajón con las sucesivas modificaciones del lugar destinado a los trastos o a los proyectos imposibles.

Sin embargo, Sincairén no se resignaba a su suerte. De vez en cuando, me gritaba desde su exilio para recordarme que seguía vivo. Un día, la llamada fue tan intensa, que no tuve más remedio que hacerle caso y juntar, de una vez por todas, las piezas del rompecabezas para crear estas Crónicas.

De aquel proyecto juvenil, en la novela actual quedan algunos nombres, el propio Sincairén, apuntes de algún personaje, cierto aire de leyenda y, lo que es más importante, el mismo espíritu de entonces.

La novela, que quise escribir en 1973, era una utopía en aquellos momentos. Para poder crecer y desarrollarse, necesitaba la sedimentación de la memoria.

Deseo que la sensación general entre aquellos que leáis el libro sea como la descrita por uno de sus personajes: “…El espíritu de Sincairén trepará en silencio por nuestros sentimientos como una enredadera, ramificándose, sin parar de dar vueltas. Nosotros no dejaremos de darlas con él, intentando escapar de la tela de araña del destino, alimentados por el fuego de la magia del único lugar considerado el principio o el final del mundo, como uno prefiera”.

Os invito a un viaje plácido en tren, haciendo escala en las estaciones de la memoria.

El tren de las cinco

Sincairén

Sincairén

Espero que tengáis un viaje fascinante, que sea de vuestro agrado.

Será un auténtico placer recibir vuestros comentarios y preguntas, ya sea aquí o en la página inicial.

¡Ánimo!

VERTICAL Y HORIZONTAL

Es la primera novela que publiqué.

Portada original

La Editorial que se atrevió a hacerlo fue ECU.  Como podréis corroborar, si pincháis el enlace, la presentación tuvo lugar el 6 de Abril de 2009 en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

Pese a que la Editorial eligió esta portada, evidentemente sus razones tendría, a mí me parecían más sugerentes otras que propusimos, como por ejemplo:

Portada propuesta

Otra portada propuesta

Una portada más

Todas ellas nacidas de la creatividad de Juan, del que os invito a que sepáis más cosas aquí.

Tal y como se insinúan en ellas, los crucigramas son unos de los protagonistas principales de la historia.

El texto de la solapa promete un viaje en una vagoneta a través de una montaña rusa en las que los raíles están formados por palabras que no son lo que parecen o no parecen lo que son.

Se trata de una novela de rápida lectura, tanto por su tamaño, apenas 130 páginas, como por la velocidad con la que sobrevienen los acontecimientos en la trama.

La historia de su gestación es curiosa, porque es una especie de mundo al revés. Generalmente la relación entre cine y literatura suele responder al modelo novela-guión sobre la misma-película. En este caso la secuencia no siguió ese orden.

La novela está desarrollada a partir de un guión de apenas cuatro folios, que escribí en 1983, con el que unos amigos y yo rodamos una película en super 8 de unos 35 minutos de duración, de título: “Por un puñado de crucigramas” . Con un poco de suerte se puede ver una presentación de los títulos de crédito  de la película original, si se pincha sobre ellos, perdonando, claro está la calidad de la imagen.

Podéis tener acceso a hojear una parte del libro, para saber si os interesa, aquí.

Espero que os animéis, tanto a leerlo como a comentarlo.