AL FINAL DE ESTE POST, ÚLTIMA ENTREGA DE IMPRESCINDIBLES CON LOS 10 ÚLTIMOS WESTERNS DE LA SELECCIÓN.

 

 

Expertos de pacotilla y políticos oportunistas

 

Si pegas una patada a una piedra, salen más expertos de debajo de ella que microorganismos necesarios para constituir una carga viral. Eso sí, son mucho más peligrosos que esta. Son los expertos de pacotilla, surgidos de no se sabe dónde, que luego extienden sus tentáculos, plagados de pegajosas ventosas por cualquier red que les dé cobijo.

 

 

Nombrados doctores honoris causa por universidades, que fabrican títulos de posgrado o másteres del universo, como churros enroscados, sin necesidad de asistencia presencial, se vanaglorian de su sabiduría extrema o extremista, rebosante de absoluta falta de rigor. La categoría científica, por supuesto, ni les tocó en el reparto ni rozó una sola de sus neuronas siquiera.

 

 

La mayoría de ellos ha infestado Twiter o Youtube, como parásitos platelmintos, con voz o graznido, deslizándose por vericuetos malolientes; otros satanizan desde los medios de comunicación, en televisiones de baja estofa o emisoras de radio pretendidamente independientes, orgullosos de haber encontrado el púlpito, para escupir arengas malintencionadas y reflexiones manipuladoras; todos se aprovechan de las circunstancias para ganar sus migajas de gloria, aunque sea a costa de nadar en la inmundicia.

Son inmunes al hedor.

Sic transit gloria mundi.

 

 

Su proliferación ha colocado altavoces en las cloacas, su hábitat natural. Desde allí, tratan de castigar nuestros cerebros, día tras día, de forma machacona y persistente, pontificando y señalando con el dedo, profetizando y enfatizando sus verdades, plagadas a menudo de mentiras.

Gracias a ellos, lo que fueran sólidos principios, mantenidos como verdades inmutables, un día, quedan convertidos en papel mojado, a la caída de la tarde,  arrojados por la noche a la basura de las nuevas profecías, más catastróficas, según se enuncian, bajo el amparo de raquíticos estudios, que analizan apenas docenas de casos, pero que son convenientemente amplificados por el ruido del eco mediático, del sonsonete continuo de televisiones, cegadas por los titulares, impresos a cuatro columnas, y de las voces sísmicas, que sustituyen a las trompetas del Apocalipsis.

 

 

 

 No se es nadie, si no se alza la voz tertuliana o no se tiene un canal de YouTube, desde donde, por ejemplo, se pueda escupir a diestro y siniestro, haciendo gala de una nula deontología profesional, como es el caso de ese médico, que no se sabe de dónde coño saca tanto tiempo con la emergencia sanitaria que le ha caído encima al colectivo, para insultar y faltarle el respeto a sus propios compañeros.

Si Ricardo III daba su reino por un caballo, este otro personaje lo daría porque le riésemos las gracias, pero maldita la que tiene. Simplemente, es un miembro más de las legiones de listos y listillos, que han desempolvado su título CEAC, a distancia, en Epidemiología, Estadística o Matemáticas, para hacernos comulgar con ruedas de molinos, desdiciéndose o contradiciéndose, según la conveniencia del instante.

 

 

El que no corre, vuela en este totum revolutum, con tal de conseguir sus minutos o segundos de gloria, a costa pisarles los callos a los otros, ante la incrédula credulidad de los demás.

Todo sea por la libertad de expresión. Claro que, para que esta fuese libre, indispensablemente debería expresarse de forma correcta. Pero es inútil pedirle peras al olmo. De sensatez, por tanto, ni hablamos.

 

 

Si esto está ocurriendo con estos falsos profetas, no es distinto lo que sucede con los afamados especialistas, que, lejos de ponerse de acuerdo, acaban tirándose los trastos a la cabeza y manteniendo teorías tan dispares como la noche y el día, alimentando el fuego de la confusión.

En medio del escenario, se han quedado aislados los atónitos y acojonados ciudadanos, que no saben a qué carta quedarse ni si tirar por la calle de en medio. Empujada por la vorágine, la mayoría opta por una catatonia, inducida por el maremágnum al que se ve precipitada.

Creo que expertos y seudoexpertos deberían tomar ejemplo del hermano Warren Sánchez, retratado por Les Luthiers, cuando, preguntado sobre el sentido de la vida, respondía con tres palabras: “Yo qué sé”. Por humildad, como resaltaba el genial y tristemente recién desaparecido Marcos Mundstock.

 

 

Si el espectáculo al que hemos asistido a diario, aplastados bajo un aluvión de opiniones (solo opiniones la mayoría de las veces, no lo olvidemos), ha sido bochornoso, peor ha sido la bajeza carroñera de algunos que forman parte de la nómina política, sostenida por nuestros impuestos.

 

Un considerable número de políticos de tres al cuarto ha mentido con impunidad y descaro, parapetándose tras las gruesas cortinas polvorientas de las redes sociales, desde una confortabilidad, que les ha hecho creerse a salvo. Pero no lo estaban.

Su falta de respeto hacia la inteligencia de los ciudadanos ha sido intolerable. Por fortuna, a más de uno, el viento de la verdad les ha levantado las faldas escocesas y los ha dejado con las vergüenzas al aire.

 

 

La cochambre ideológica e intelectual de Vox no merece más comentario que la repulsa y la condena de quienes posean dos dedos de frente para rechazar la machacona institucionalización del odio, que la ranciedad de ese partido pretende imponer entre los españoles.

 

 

Supongo que serán los tribunales quienes valoren en justa medida los exabruptos trogloditas y ciertas actitudes alegremente acusatorias, ya que, del silencio de los socios de Vox en alcaldías y gobiernos autonómicos, donde comparten mesa y mantel, solo parece deducirse la connivencia más absoluta.

Del PP, cabría haberse esperado otra actitud y otro tipo de actuaciones. Sin embargo, Casado parece un actor secundario, histriónico, al que le hacen repetir la escena, una y otra vez, sin que el director sea capaz de dar con la tecla ni pueda elegir la toma buena. Al final, lo dan por imposible.

 

 

Lo malo es que utiliza esa dramática expresión de estreñimiento para enarbolar la bandera en defensa de los muertos. ¡Hay que tener cuajo!

Su postura es inaceptable y demuestra la solidez de sus principios farisaicos, que no fueron capaces de reconocer que gran parte de la situación que ha vivido la comunidad de Madrid ha sido responsabilidad de su partido, con la aplicación sistemática de mil y un recortes en la sanidad pública madrileña.

¡A otro perro con ese hueso, señor actor secundario! Con los muertos no se juega, sobre todo, cuando compañeros de partido siguen sin aprender de errores pasados y pretenden seguir perpetuándolos.

Todavía sin enfriarse los cuerpos de los cadáveres, que han utilizado como armas arrojadizas, insisten en el mantenimiento de las políticas y actitudes, que han provocado la situación que estamos viviendo:

“Ayuso despide a sanitarios masivamente y antes de concluir sus contratos” (24 abril)

El Gobierno de Murcia aprueba los presupuestos regionales con “recortes de 57 millones en sanidad” (22 abril)

 

Otro que ha pretendido esconder la responsabilidad funeraria, bajo el tablero del Risk, ha sido Javier Maroto.

 

 

En la Sexta Noche, el pasado 25 de abril, convertido en estilete estridente del Partido Popular tuvo la desfachatez de lanzar la siguiente pregunta:

 “El responsable de las políticas sociales es Pablo Iglesias. Él, que tanto presume y tantas ruedas de prensa da, ¿qué responsabilidad tiene como responsable de todas las residencias de ancianos en toda esta crisis?” (sería conveniente que aprendiese a manejar el lenguaje y evitase tanta repetición molesta).

No merecería la pena contestarla, de no ser por la ignorancia malintencionada y manipuladora del senador, empadronado en Segovia, para poder continuar agarrado a la ubre, tras el revolcón sufrido en su provincia.

Únicamente el 25% de las residencias españolas es de gestión pública. El 75% restante es de gestión privada o concertada.

Hasta el 14 de marzo, las competencias y responsabilidades en esta materia dependían de las respectivas comunidades autónomas. Por lo tanto, las pertinentes y obligatorias inspecciones, también. Igualmente, la dotación de recursos sanitarios.

La connivencia con los fondos buitres no ha sido cosa del gobierno, sino de algunos correligionarios del furibundo entrevistado.

 

Residencias de mayores: un negocio en cuestión que factura 4.500 millones

 

Sus graznidos pretendían exonerar de culpas a los verdaderos responsables para hacerlas recaer en el gobierno, que recibió los centros no precisamente en perfecto estado de revista.

La talla política del señor Maroto no alcanza ni la categoría de liliputiense.

Cuando se presente otra crisis sanitaria, o sin haberse solucionado aún esta, habrá quienes seguirán negando la mayor y sus responsabilidades; tratarán de distorsionar la realidad desde cualquier púlpito, para culpabilizar al gobierno, si no es afín a sus aviesos intereses.

Se seguirán comportando rozando la inmoralidad, poniendo en peligro las vidas de los ciudadanos.

Eso sí, sacarán pecho, poniéndose los primeros en la fila, para aplaudir a los sanitarios, a esos que asfixiaron con sus políticas sistemáticas de recortes.

La hipocresía parece haberse convertido en una moneda de cambio política.

 

 

 

 

 

WESTERNS

 

Con esta entrega, finaliza Imprescindibles, ese proyecto que comenzó hace poquito más de dos años. Ha sido un  placer compartir estas películas con vosotros.

21.- MAYOR DUNDEE (Sam Peckinpah, 1964)

 

TÍTULO ORIGINAL: Major Dundee

 

 

SINOPSIS

Guerra de Secesión (1861-1865). El Fuerte Benlin, en Nuevo México, sufre un nuevo ataque de la banda de Sierra Charriba, un apache rebelde que, después de sus incursiones, se refugia en México. Esta vez se lleva como rehenes a tres niños. El Mayor Dundee (Charlton Heston), desobedeciendo las órdenes de sus superiores, recluta delincuentes, negros y prisioneros confederados para perseguir a los indios y rescatar a los niños; pero en México se interponen en su camino tropas francesas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Gran film de Peckinpah que, pese a la implacable intervención de la productora, dejó su sello en esta película oscura y violenta. Sensacional secuencia de la batalla en el río.

 CALIFICACIÓN: 4

 

22.- LOS PROFESIONALES (Richard Brooks, 1966)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Professionals

 

 

SINOPSIS

Un poderoso hacendado tejano contrata a cuatro mercenarios, especialistas en misiones peligrosas, para que rescaten a su mujer, que ha sido secuestrada por Jesús Raza, cabecilla de una banda de revolucionarios mejicanos. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western de tono crepuscular, narrado con el vigor y la contundencia propios de su director. Mercenarios que respetan el honor que le falta a quien los contrata. No es lo mismo serlo de nacimiento que hacerse un hijo de puta a sí mismo.

CALIFICACIÓN: 4

 

23.- GRUPO SALVAJE (Sam Peckinpah, 1969)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Wild Bunch

 

 

SINOPSIS

Un grupo de veteranos atracadores de bancos que viven al margen de la ley y que actúan en la frontera entre los Estados Unidos y México, se ven acorralados a la vez por unos cazadores de recompensas y por el ejército mexicano. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

La obra maestra de Peckinpah y uno de los films con mayor influencia posterior. Consolidación de una forma de narrar, en una historia muy atractiva, en la que se difuminan honor, amistad y fatalismo. Espléndida.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

24.- LA BALADA DE CABLE HOGUE (Sam Peckinpah, 1970)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Ballad of Cable Hogue

 

SINOPSIS

El explorador Cable Hogue es abandonado en medio del desierto por sus crueles compañeros Taggart y Bowen, que le arrebatan la montura, el rifle y las provisiones. Después de caminar bajo un sol implacable durante cuatro días, cuando ya está al borde del colapso, nota que sus botas están húmedas… (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Elegía a los tiempos pasados, que siempre acaban indefectiblemente aplastados por los nuevos. Historia maravillosa, dotada de un enorme lirismo.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

25.- EL DÍA DE LOS TRAMPOSOS (Joseph L. Makienwicz, 1970)

 

TÍTULO ORIGINAL: There Was a Crooked Man

 

 

SINOPSIS

Año 1883. Un grupo de condenados ingresa en la prisión federal de Arizona. Entre ellos está Paris Pitman (Kirk Douglas), un hombre que ha enterrado un botín de medio millón de dólares en el desierto y vive con la obsesión de fugarse para recuperarlos. Con este fin trata de convencer a varios presos para que lo secunden y, al mismo tiempo, intenta ganarse la confianza del nuevo alcaide (Henry Fonda). (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Reflexión ácida y aguda sobre la frontera de la moralidad. Dirección impecable. Espléndida interpretación de Kirk Douglas.

CALIFICACIÓN: 4

 

26.- CORAJE, SUDOR Y PÓLVORA (Dirk Richards, 1972)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Culpepper Cattle Co.

 

 

SINOPSIS

Un joven agricultor que siempre ha deseado ser vaquero es contratado por un ganadero para conducir ganado durante un largo viaje. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Western crepuscular y amargo, que observa, a través de una magnífica fotografía, el descenso hacia la tragedia, sujeta al código del honor.

CALIFICACIÓN: 4

 

27.- PAT GARRET Y BILLY EL NIÑO (Sam Peckinpah, 1973)

 

TÍTULO ORIGINAL: Pat Garrett and Billy The Kid

 

SINOPSIS

William Bonney era conocido por todos como “Billy el Niño”. Estando encarcelado en Lincoln, después de ser condenado a morir en la horca, llega a sus manos un colt 44, con el que intimida a los guardianes y consigue huir a México. El sheriff Pat Garrett, que en otros tiempos cabalgó junto a él, será el encargado de darle caza. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Excelente film de Peckinpah. Amistad, traición y leyenda en medio de unos tiempos que están están cambiando, aunque algunas personas no lo hagan.  Pesimista y romántica, contiene algunas secuencias memorables.

CALIFICACIÓN: 4

 

28.- LA PUERTA DEL CIELO (Michael Cimino, 1980)

 

TÍTULO ORIGINAL: Heaven’s Gate

 

 

SINOPSIS

En el verano de 1870, Averill e Irvine terminan sus estudios en la Universidad de Harvard. Veinte años después, viven en circunstancias muy distintas. Averill, más serio y visiblemente más viejo, se ha convertido en un “marshall” federal. Por su parte, Irvine, destruido y arruinado por la bebida, pero todavía en su sano juicio, es miembro de la asociación Stock Growers Agricultores, que está involucrada en un conflicto. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Hermosísima epopeya, narrada con gran sentido del lirismo y envuelta en una fotografía maravillosa. Lástima que fuese un rotundo fracaso, porque es una película muy bella.

CALIFICACIÓN: 4

 

29.- EL JINETE PÁLIDO (Clint Eastwood, 1985)

 

TÍTULO ORIGINAL: Pale Rider

 

 

SINOPSIS

Un grupo de colonos buscadores de oro se establece en un lugar de California, pero sufren el acoso de los hombres de Lahood, el propietario del resto de las explotaciones mineras. Pero un día al poblado llega un misterioso y frío predicador (Clint Eastwood) que se pone de parte de los colonos, y comienza a enfrentarse al temido cacique local. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Visión sombría de Raíces profundas, en la que, además del conflicto entre colonos y terrateniente, planea una oscura venganza. Excelente fotografía y notable puesta en escena de Eastwood. Un gran film.

CALIFICACIÓN: 4

 

30.- SIN PERDÓN (Clint Eastwood, 1992)

 

TÍTULO ORIGINAL: Unforgiven

 

 

SINOPSIS

William Munny (Clint Eastwood) es un pistolero retirado, viudo y padre de familia, que tiene dificultades económicas para sacar adelante a sus hijos. Su única salida es hacer un último trabajo. En compañía de un viejo colega (Morgan Freeman) y de un joven inexperto (Jaimz Woolvett), Munny tendrá que matar a dos hombres que cortaron la cara a una prostituta. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una rotunda obra maestra, que combina un guion maduro y sugerente con una interpretación majestuosa y una dirección exquisita, solo al alcance de los grandes maestros del cine. Un auténtico lujo.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

FIN DE IMPRESCINDIBLES