AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON LA SEGUNDA ENTREGA DE THRILLERS.

Dada la situación en la que nos encontramos, quizá sea un buen momento para revisitar, por lo menos, alguno de los títulos que aquí aparecen. Os animo a ello.

 

El aplauso está muy bien, pero… ¿hay alguien más?

 

Eso se preguntaba el personaje del chiste de Eugenio, colgado del precipicio, cuando pedía socorro y escuchaba la supuesta voz de Dios, que le invitaba a dejarse caer para ser recogido por una legión de ángeles celestiales, enviada a tal efecto para depositarlo sano y salvo en el suelo. ¿Hay alguien más?

 

He tardado en escribir algo relacionado con el tema de actualidad para tratar de sedimentar el aluvión de sensaciones y de pensamientos cruzados, que la situación ha provocado en mí y supongo que en la mayoría de la población.

A toro pasado, todos somos muy listos, especialmente aquellos que solo leen los cuatro caracteres y medio de los titulares de las noticias, sesgadas o no, o los que sin rigor dan pie a ellos, produciéndolos como si fuesen churros, enroscados en el aceite hirviendo.

Todos somos muy listos, sobre todo los que, como decía Perich, no solo están en posesión de la verdad, sino que además tienen la patente, políticos, que con demasiada frecuencia anteponen intereses personales y partidistas a los de la colectividad, esos, desgraciadamente bastante numerosos, que tienen la mala costumbre de, en lugar de dar fuego, dar humo, como los Torra o Boris Johnson de turno, impresentables e irresponsables perpetuos.

 

 

Tiempo tendremos de analizar errores cometidos en cuanto a la gestión de la situación provocada por la explosión del Covid -19, porque mucho me temo que este confinamiento social va a ser más largo de lo que en un principio podría parecer presumible. Por eso, tendremos tiempo de realizar un análisis en profundidad, especialmente en lo que se refiere a la concomitancia de epidemias o desastres de salud pública, precedentes a la aparición de catastróficas crisis económicas o coexistentes con ellas.

 

De momento, me gustaría compartir una reflexión, sobrevenida al hilo de los acontecimientos.

Mi trayectoria profesional ha estado ligada eminentemente a la medicina asistencial. Sin embargo, siempre he tenido un especial interés por lo que yo llamo la hermanita pobre del sistema sanitario: la educación para la salud, despreciada y olvidada por los dirigentes, y a la que, en mayor o menor medida, he tratado de reivindicar, en cuanto he tenido ocasión.

Por eso me gustaría contar una historia desde el confinamiento.

 

 

Cuando comenzaba a caminar el antiguo Servicio valenciano de salud, hace más de 32 años, una buena amiga sin trabajo, licenciada hacía poco, y yo, que por entonces tenía plaza en propiedad de Medicina General, desde un buen puñado de años antes, diseñamos el borrador de un servicio de Educación para la Salud y los contenidos del mismo, con la intención de que fuese integrándose poco a poco en la estructura de ese servicio valenciano y formase parte de las tareas de los primitivos centros de salud, no de boquilla, como tanto gustaba entonces proclamar, sino con una consistencia mayor que el humo, generalmente vendido.

Mi amiga y yo conocíamos a varios miembros de la cúpula directiva de aquel Servicio valenciano de Salud, porque habían formado parte, como nosotros, de la Asociación para la defensa de la sanidad pública de Alicante. Pensamos que nuestra propuesta progresista podía tener una buena acogida.

Mantuvimos una reunión con uno de esos dirigentes para exponerle la idea. En principio, pareció interesarse y nos dijo que le mandásemos un dosier para que fuese estudiado por el departamento correspondiente, cuya respuesta tardó bastante en producirse (las cosas de palacio van despacio). El responsable del departamento en cuestión rechazó nuestro proyecto, esgrimiendo que le parecía excesivamente medicalizado, cosa que en absoluto se ajustaba a la realidad, lo que nos hizo pensar que o no había dedicado el suficiente tiempo a su lectura, o que no había entendido una palabra del mismo (que cada cual elija lo que crea más acertado).

Mi amiga, descorazonada, tras una breve etapa, trabajando para el entonces Institut Valencià d’Estudis en Salut Pública (IVESP), tras realizar un Máster en Economía de la Salud y Gestión de los Servicios de Salud (Universidad de Alicante, 1991) y un Máster en Salud Pública – Opción Gestión (Universidad de Valencia, 1992),  se lió la manta a la cabeza, poco después, y se marchó a Canadá, terminando por doctorarse en Salud Pública – Opción Organización de la Salud (Universidad de Montreal, 2001), pasando al Departamento de Medicina Familiar de la Universidad McGill en 2003, donde actualmente es profesora. Mi amiga es la doctora Charo Rodríguez.

 

Ella es, como se puede comprobar, un ejemplo de la expulsión de profesionales preparados, que el sistema sanitario español ha perpetrado sin escrúpulos, de manera pertinaz, convirtiendo la investigación sanitaria de todo tipo en un solar y, de paso, contribuyendo a reforzar otros sistemas sanitarios, despilfarrando recursos propios, exportando en otros casos especialistas formados aquí, que no tenían cabida en el nuestro por la constante cicatería presupuestaria, que ha estrangulado la sanidad española, en la que los profesionales han sido tratados como si fuesen sospechosos de algo.

Ahora, cuando truena, todos quieren acordarse de Santa Bárbara, pero las velas son insuficientes.

Yo, por mi parte, me quedé en Alicante, dedicado a la labor asistencial, hasta que me integré en el Centro de Salud de los Ángeles, en 1997, creyendo que había llegado el momento en el que por fin podría desempeñar tareas relacionadas con la Educación para la Salud. Craso error, ya que no tardé en comprobar que no solo esta cuestión no era prioritaria para la antigua dirección de área, sino que ni siquiera constituía una mera posibilidad. Solo se pretendía convertir los centros de salud en ambulatorios de lujo.

 

 

Aquel antiguo Servasa cambió de nombre, pero las intenciones permanecieron invariablemente igual, escatimando recursos necesarios, sin  aumentos significativos de dotación presupuestaria para atención primaria ni la consiguiente adecuación de su funcionamiento. El único mantra, repetido hasta la saciedad era la demora, auténtico diablo de cuernos puntiagudos, que atormentaba el culo de los gestores, única preocupación, que servía para echar balones fuera de su verdadera responsabilidad, para atornillar a los coordinadores de los centros de salud y para masificar sin piedad las consultas de primaria, que si no se convirtieron en un calco de las de los antiguos ambulatorios, fue por el esfuerzo y la labor de los profesionales sanitarios.

La contumaz falta de interés de los sucesivos gestorcillos locales y autonómicos por la Educación para la Salud, desde el año 1987 hasta el presente ha sido una realidad cotidiana, común a las diferentes administraciones políticas, que mi amiga y yo comentamos con tristeza, cuando nos vemos, cada vez que vuelve a Alicante de vacaciones.

Esta historieta pretende poner acento en el precioso tiempo perdido, durante décadas, en las que los politiquillos de tres al cuarto y sus palmeros gestores se creyeron y se siguen creyendo el ombligo del mundo, cuando apenas han sido y siguen siendo oráculos de teorías economicistas que, llevadas a sus extremos en la aplicación al terreno de la salud, han servido en algunos casos para hacer tambalearse al sistema nacional de salud.

 

Visto el panorama actual en la sanidad madrileña, al borde del colapso, cabría preguntarse si las ansias privatizadoras del equipo de gestión de la ínclita Esperanza Aguirre, con ella a la cabeza, no tienen una responsabilidad directa en la precariedad con la que tiene que lidiar actualmente la sanidad en Madrid.

Dicha actuación, denunciada por los profesionales madrileños en el momento y según parece llevada a la Fiscalía Anticorrupción, habla de la pérdida de más de 2.500 camas hospitalarias, un coste estratosférico de los hospitales privados y una hipoteca de 20 años a las concesionarias, evidenciando que los recursos sanitarios no han resultado incrementados.

Si poco le importaba a ese equipo las condiciones de  sus trabajadores sanitarios, podemos imaginarnos lo que le importaba la educación para la salud de los ciudadanos a su cargo. Solo era importante convertir la salud en un negocio para amiguetes.

Es triste repetirlo una y otra vez, pero seguimos anclados en el mismo bucle, que nos hace preguntarnos cuántos muertos son necesarios antes de la colocación de un semáforo en un punto negro circulatorio.

Espero y deseo que el varapalo sanitario, que estamos recibiendo, provoque una lluvia de sentido común en los cerebros de los políticos actuales, que permita encarar una nueva etapa, abierta al optimismo, con la potenciación de la educación para la salud en el sistema sanitario, con objeto de que en las escuelas pueda enseñarse de manera activa y continuada, no a través de una pírrica charla, que la salud es un objetivo común y cotidiano, de la que todos somos responsables y que debemos cuidar, desde nuestra más tierna infancia.

No debemos contentarnos con mensajes, reducidos únicamente a sonsonetes monocordes, repetidos por los medios de comunicación en tiempos de pánico. Espero y deseo el impulso definitivo de la Educación para la Salud, de manera que sus planteamientos básicos se acerquen a los contenidos en el proverbio chino:

 

Recordemos a los políticos que la iniciativa del aplauso a los trabajadores sanitarios no partió de ellos, sino de los ciudadanos. Está muy bien que la animen y la compartan, pero no necesitamos política de gestos, lo que necesitamos es la consolidación de nuestro sistema para que sea de los mejores del mundo de manera efectiva y no solo en la boca de los políticos, cuando les interesa. 

Puede que no tengamos el mejor sistema sanitario del mundo, pero sí tenemos a los mejores profesionales. El problema es que la ceguera política ha provocado un déficit de personal, desde la expulsión producida con la excusa de la última gran crisis económica, una situación que no ha sido corregida y que ahora puede dejarnos con el culo al aire. 

Si, una vez normalizada la grave situación actual, no se pone remedio efectivo a la sangría migratoria de los profesionales de la salud, ampliándose las plantillas y racionalizándose los servicios de una puñetera vez, nuestro sistema sanitario acabará perdiéndose por el sumidero.

Así que, señores políticos, los aplausos están muy bien, pero… ¿hay alguien más? 

Espero y deseo que sí.

 

 Antes de continuar con IMPRESCINDIBLES, me hago eco de la iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. 

 

https://www.editorialecu.com/libros/autor/andres-botella-soria/

 

Vertical y Horizontal:

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

La sombra naranja de la tarde

 

 

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

THRILLERS

 

11.- ANATOMÍA DE UN ASESINATO (Otto Preminger, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: Anatomy of a Murder

 

 

SINOPSIS

Frederick Manion (Ben Gazzara), un teniente del ejército, asesina fríamente al presunto violador de su mujer (Lee Remick). Ella contrata como abogado defensor a Paul Biegler (James Stewart), un honrado hombre de leyes. Durante el juicio se reflejarán todo tipo de emociones y pasiones, desde los celos a la rabia. Uno de los dramas judiciales más famosos de la historia del cine. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una de las mejores películas de juicios de cuantas se han rodado. Trama escandalosa en el momento, resuelta por Preminger con maestría, apoyado en un James Stewart sensacional. Un extraordinario film.

CALIFICACIÓN: 4’5

12.- CON LA MUERTE EN LOS TALONES (Alfred Hitchcock, 1959)

 

TÍTULO ORIGINAL: North by Northwest

 

 

SINOPSIS

Debido a un malentendido, a Roger O. Thornhill, un ejecutivo del mundo de la publicidad, unos espías lo confunden con un agente del gobierno llamado George Kaplan. Secuestrado por tres individuos y llevado a una mansión en la que es interrogado, consigue huir antes de que lo maten. Cuando al día siguiente regresa a la casa acompañado de la policía, no hay rastro de las personas que había descrito. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Un colosal enredo le sirve de excusa a Hitchcock para manejar los hilos a su antojo, y ofrecernos una película inolvidable, en la que quedan patentes todos sus trucos y aciertos narrativos.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

13.- EL CRIMINAL (Joseph Losey, 1960)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Criminal

 

 

SINOPSIS

Johnny Bannion se ha pasado los tres últimos años en prisión tramando el robo más importante de su carrera. Cuando sale de la cárcel, lleva a cabo su plan. Entierra el botín en el campo, pero es arrestado antes de poder revelarle el escondrijo a su banda. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Thriller con ribetes de cine negro, contado con una frialdad apabullante, que permite la disección del personaje protagonista. Final estremecedor de una gran carga dramática. Una obra maestra.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

14.- LA EVASIÓN (Jacques Becker, 1960)

 

TÍTULO ORIGINAL: Le trou

 

 

SINOPSIS

Manu, Roland, Jo y Vosselin comparten celda en la prisión francesa de La Santé. Los cuatro han pensado un elaborado método para escapar de la prisión, pero cuando están a punto de ejecutarlo, les asignan un nuevo compañero de celda, al que no saben si comunicarle o no sus planes. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

La presencia de Giovanni en el guion de su propia novela apunta más al negro. En cualquier caso, Becker, en su última película, bordea la obra maestra.

CALIFICACIÓN: 4’5

 

15.- REPULSIÓN (Roman Polanski, 1965)

 

TÍTULO ORIGINAL: Repulsion

 

 

SINOPSIS

Carol Ledoux es una bella y reprimida joven belga que vive con su hermana Helen en un apartamento de Londres. Carol experimenta sentimientos simultáneos y contradictorios de atracción y repulsión hacia los hombres; por eso para ella resulta tan incómoda la relación que mantiene su hermana con un hombre casado. Cuando la pareja se marcha de vacaciones, Carol comienza a tener alucinaciones y su mente se desquicia. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Una revolución en su época, tanto por la modernidad de sus planteamientos fílmicos, como por el impacto que produjo en el panorama mundial. Atrevida y eficaz. Una gran película.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

16.- A SANGRE FRÍA (Richard Brooks, 1967)

 

TÍTULO ORIGINAL: In Cold Blood

 

 

17.- LOS ASESINOS DE LA LUNA DE MIEL (Leonard Kastle, 1969)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Honeymoon Killers

 

 

SINOPSIS

Basada en un hecho real acaecido a finales de los años cuarenta, la película relata la sangrienta trayectoria criminal de una pareja, Martha y Ray. Ambos se conocieron a través de una agencia matrimonial de contactos para “corazones solitarios”. Él resultó ser un estafador, y ella se enamoró tan locamente de él que se convirtió en su cómplice. Su objetivo eran mujeres solteras o viudas solventes, a las que Ray cortejaba para deshacerse de ellas posteriormente. Obtuvo muy buenas críticas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Atractivo film, que retrata con frialdad y maestría la sordidez de una historia de crímenes y amor absoluto. Muy interesante.

CALIFICACIÓN: 4

 

18.- LA VIDA PRIVADA DE SHERLOCK HOLMES (Billy Wilder, 1970)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Private Life of Sherlock Holmes

 

 

SINOPSIS

Sherlock Holmes y el doctor Watson parten hacia Escocia para investigar la desaparición del marido de una bella mujer. Una vez allí, descubren que en el caso está involucrada una sociedad que pertenece al Servicio Secreto de su Majestad. Pero, antes de que pueda aplicar sus extraordinarias dotes de deducción para resolver el asunto, Holmes comete un error que, además de arruinar su reputación, podría también poner en peligro la seguridad de Gran Bretaña. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Desmitificadora y algo pesimista, pero no por ello menos magnífica. Gran control del suspense. Excelentes diálogos.

CALIFICACIÓN: 4

 

19.- LA HUELLA (Joseph L. Mankiewicz, 1972)

 

TÍTULO ORIGINAL: Sleuth

 

 

SINOPSIS

Andrew Wyke (Laurence Olivier) es un prestigioso escritor de novelas de intriga. Además, su pasión por los juegos de ingenio y las adivinanzas lo ha llevado a convertir su gran mansión en una especie de museo, donde se exponen los juguetes y mecanismos más extravagantes. Una tarde, invita a su casa a Milo Tindle (Michael Caine), amante de su mujer y propietario de una cadena de salones de belleza, para proponerle un ingenioso plan del que ambos podrían salir beneficiados. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

El espíritu, de natural cínico, de Mankiewicz se esparce por el aire, gracias a la exhibición de los dos actores, que se encuentran como peces en el agua en el interior de la inteligente y enrevesada trama.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

20.- EL PADRINO (Francis Ford Coppola, 1972)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Godfather

 

 

SINOPSIS

América, años 40. Don Vito Corleone (Marlon Brando) es el respetado y temido jefe de una de las cinco familias de la mafia de Nueva York. Tiene cuatro hijos: Connie (Talia Shire), el impulsivo Sonny (James Caan), el pusilánime Fredo (John Cazale) y Michael (Al Pacino), que no quiere saber nada de los negocios de su padre. Cuando Corleone, en contra de los consejos de ‘Il consigliere’ Tom Hagen (Robert Duvall), se niega a participar en el negocio de las drogas, el jefe de otra banda ordena su asesinato. Empieza entonces una violenta y cruenta guerra entre las familias mafiosas. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Extraordinaria adaptación de la novela de Mario Puzo, construida con exquisitez. Interpretaciones antológicas, espléndida ambientación y magnífica banda sonora. Una gran película, pero no soy de los que la consideran una obra maestra ni, mucho menos, la mejor película de la historia. Es más, la segunda parte me parece bastante mejor.

CALIFICACIÓN: 4

 

CONTINUARÁ …