Pin y Pon

No es a estos simpáticos muñecos, nacidos a finales de los setenta, a quienes hace referencia el título de este post. Tampoco a su evolución durante el tiempo ni a sus nuevas versiones actuales.

 

 

El pin que se ha hecho famoso por méritos propios ha sido el bochornosamente calificado como pin parental, y que lo único que desvela son las intenciones de la ultraderecha española, arropada y ensalzada por el líder de lo que antes era la derecha de toda la vida y que ahora se mimetiza con los rancios intolerantes e intransigentes y aprieta el cilicio del nacionalcatolicismo, que huele tanto a cadáver como el propio Partido Popular, si es que se empeña en continuar por esos derroteros.

Los cada vez más creciditos extremistas de catecismo ideológico de tiempos pasados y oscuros tienen la desfachatez de utilizar a sus hijos y a la educación, que ellos mismos son incapaces de proporcionarles, como un arma arrojadiza con la que cegar la mirada de los españoles. El Partido Popular, con un Pablo Casado desaforado, lejos de olvidar las cenizas de un régimen funesto para el país, al que vituperó durante casi cuarenta años, quiere convertirse en el adalid de la estupidez y la imbecilidad, contribuyendo a la desinformación, al engaño y al insulto a la inteligencia de los sufridos ciudadanos, que ya estamos más que hartos de aquellos que se atribuyen el título de salvadores de la patria.

 

“… los padres murcianos decidirán sobre las materias que reciben sus hijos por parte de personal externo al centro aunque el profesorado lo considere necesario”.

Con un par de cojones.

Como no me gusta la ley, me la salto a la torera. Eso sí, si algunos lo hacen en otro sentido, serán anatemizados y condenados al fuego del infierno por ser enemigos de España.

Será obligado el consentimiento expreso de los progenitores y les concede el poder de vetar actividades y temas que consideran “controvertidos”, especialmente en cuestiones de sexualidad, violencia de género o derechos LGTBI.

Uno de los mayores aspirantes a obtener el óscar al mentiroso cabreado del reino escupe sus sapos y culebras, apoyándose en una sucesión escalada de mentiras, que no resiste el menor de los análisis.

“El pin parental es para proteger a los niños del adoctrinamiento en juegos eróticos”.

“Afirmamos que la enseñanza de juegos eróticos está lejos de la educación y al lado de la corrupción de menores”.

¡Toma ya!

 

Y para que lo sepáis los de la derechita cobarde. O tragáis con lo que nos salga de los cojones, porque para eso nos han votado millones de reaccionarios, o mandamos a la mierda nuestros acuerdos de gobierno y no habrá ni presupuestos ni ná de ná.

Desvarío de Pablo Casado para que nadie ponga en duda que él lidera el anacronismo, el sinsentido y el frentismo:

“Mis hijos son míos y no del Estado, y lucharé para que este Gobierno radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños.
Saquen sus manos de nuestras familias”.

 

 

A estos nacionalcatolicistas de nuevo cuño, parece importarles un comino la sensatez y el sentido común, cosa que no debería extrañarnos, pues no han parado de dar buenas muestras de ello. Pero el pantano en el que se han metido, al no ser secundados por la máxima autoridad de la religión que profesan, es profundo y proceloso, por emplear un lenguaje de su gusto.

 

 

“Los hijos son la alegría de la familia y de la sociedad. No son un problema de la biología reproductiva, ni uno de los muchos modos de realizarse. Y mucho menos son una posesión de los padres…”

“Padre presente, siempre. Decir presente no quiere decir “controlador” ¡eh! Porque los padres demasiados “controladores” anulan a los hijos, no los dejan crecer”.

“Todos los padres son custodios de la vida de los hijos, pero no propietarios y deben ayudarlos a crecer, a madurar”

De nada sirven los regates realizados para desinterpretar las palabras del Papa y acercarlas a sus postulados, llenando la mentira de descontextualización. Se trata de un puro ejercicio de equilibrio sobre la punta del dedo meñique, tan burdo como las máximas pachangueramente violentas que escupen sobre los ciudadanos con una impunidad zafia y malintencionada.

“En estos días parece que todos los cómplices de Zapatero desde el etarra Otegi a los comunistas Iglesias y Garzón se esfuerzan por hacer inevitable la aplicación del Artículo 8. para que las fuerzas armadas interrumpan un obvio proceso golpista de voladura de España como nación”

 

 

Estas palabras abochornarían a cualquiera que no fuese un desahogado y un mezquino. Flaco favor hace quien utiliza su escaño europeo para hacer el ridículo y ofender de esa forma a su país.

Naturalmente, su boca de pato no podía faltar en el comedero de la falacia, en la perpetuación de la mentira, del revanchismo y del odio.

“el pin parental es un instrumento para evitar que tu hijo llegue a casa y diga que Otegi visitó el cole y lo idolatra, que las mujeres que secuestran a sus hijos o ponen denuncias falsas son heroínas y que pretenda penetrar a su hermanito para liberarlo del heteropatriarcado”. 

 

 

Se puede ser más mentiroso y animal, pero es difícil. Haría falta obtener un master, al que, según parece, se ha matriculado Pablo Casado con obligatoriedad presencial.  

Detrás del pin parental, vendrán las otras cosas, las siguientes vueltas de tuercas, los anhelos inconfesables, porque todo este rollo del pin parental, en realidad, oculta el verdadero propósito de todos estos impresentables. Lo siguiente será quizá la exigencia de la implantación  de un chip para que nadie se desmande, para que todos acepten el pensamiento único sin rechistar. La trama inconfensable de estos carroñeros no tardará en ponerse de manifiesto. 

Si la derecha de toda la vida no planta cara a estos matasiete espantaocho, acabará pisoteada por los cascos de sus caballos.

O nuestra basura, o no hay presupuestos ni acuerdos de gobierno.

 

 

Iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. 

 

https://www.editorialecu.com/libros/autor/andres-botella-soria/

 

Vertical y Horizontal:

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

La sombra naranja de la tarde

 

 

 

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

EN EL PRÓXIMO POST, SE REANUDARÁ IMPRESCINDIBLES CON  EL INICIO DE THRILLERS CINE DE SUSPENSE