AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON LA FINALIZACIÓN DE CINE NEGRO.

 

La conjura de los necios

 

Me sorprende la facilidad con la que determinados individuos pontifican sobre temas, no ya en los que no son expertos, sino en los que tienen pocos conocimientos o ninguno. 

 

 

Los análisis de la sentencia del Procés no han sido una excepción. Ha habido comentarios para todos los gustos, pero algunas de las opiniones que han circulado por ahí han demostrado un desconocimiento absoluto de las leyes, el sistema judicial y el significado del Tribunal Supremo. Entiendo que los pormenores o íntríngulis legales solo están al alcance de los profesionales y no de cualquiera, que puede tener una opinión muy razonable e incluso argumentada, pero que puede no estar contemplada por la leyes vigentes.

Como no he seguido en detalle el desarrollo del juicio, desconozco las pruebas presentadas y el peso de las mismas. Es de suponer que una sentencia de este calibre estará fundamentada en hechos probados, que recogerá su texto.

 

 

Quienes ahora se asombran de la sentencia final parecen haber olvidado que los cargos que pesaban sobre los acusados eran muy graves y, en caso de condena, comportaban penas muy altas. El delito por el que se les ha condenado ha sido determinado en un escalón menor, pero la acusación, sostenida por la Fiscalía, era conocida por todos. Hasta el más optimista sabía que las cosas estaban muy negras para los acusados.

La sentencia no ha hecho más que confirmar las previsiones que se tenían.

Algunos piensan que está bien, otros que es desproporcionada, los de más allá que ha sido injusta y una venganza, los de acullá que se ha quedado corta y otros que…

 

 

No se me va a ocurrir analizar la sentencia, porque sería una osadía por mi parte. No sé los miligramos de violencia necesarios para que la sedición se convierta en rebelión o si importa más o menos dónde se ejecuta o si es determinante el hecho de que sea continuada e institucionalizada. El Tribunal Supremo sabrá.

Una cosa son los puntos de apoyo de la ley y otra, bien distinta, la realidad cotidiana, que, cierto es, tiene diferentes cristales de colores para ser vista, según la conveniencia de su utilización. Con todo, tal vez esa disparidad de lentes demuestre el alejamiento entre el pueblo llano y las catalogaciones delictivas, recogidas en el Código Penal.

Según mi opinión, todo el jaleo de marras, que ocurrió en Cataluña, fue una chapuza lamentable. Eso no significa que para mí tenga consideración de sedición ni, mucho menos, de rebelión.

 

El término, que yo emplearía para definir lo ocurrido es conjura, pero, o los jueces del Supremo  no están de acuerdo conmigo o esa catalogación no está recogida en nuestro Código Penal. Y es una lástima, porque, si no lo está, debería estarlo. La conjura tiene connotaciones literarias o cinematográficas tan insidiosas e intrigantes como la sedición o rebelión, pero menos épicas, más sibilinas, aunque mucho más inofensivas en la práctica.

 

 

Los boyardos catalanes (terratenientes ricos), algunos de los cuales tenían a salvo sus fortunas opacas en Andorra, recibieron la adhesión de la izquierda abjurada de Esquerra, que olvidó sus combates contra la oligarquía. Elementos más radicales y anticapitalistas plegaron las verdaderas banderas de su lucha y fueron los últimos en sumarse a la hermandad. 

Con anterioridad, los boyardos catalanes habían sembrado su estrategia de confusión y habían construido un relato educacional propagandístico, mientras diferentes gobiernos del estado central miraban hacia otro lado, hipotecados por votos imprescindibles. En ese terreno abonado, florecieron alharacas y mensajes al exterior con hipotéticas embajadas catalanas. En teoría, se puso en marcha la construcción de un estado independiente.

 

 

Los boyardos catalanes se pusieron en pie de guerra en cuanto vieron peligrar el negocio, que llenaba sus arcas y podía poner al descubierto los entresijos de sus corrupciones. La teórica izquierda catalana perdonó el bollo por el coscorrón, cerró los ojos y estrechó lazos con los boyardos. 

La proclamación de una fugacísima república catalana de chichinabo fue el acto final de la conjura.

Cuando, al menos, yo pensaba que boyardos y advenedizos de izquierdas tenían un plan establecido, basado en estructuras sólidas y trabajadas a lo largo del tiempo, resulta que estas solo eran castillos en el aire, y pura agua de borrajas su contenido. La declaración  unilateral de independencia solo era un brindis al sol, a ver que pasaba en España y cuál era la repercusión internacional.

 

 

Increíble, pero cierto. Esa conjura había resultado ser una burla intolerable para aquellos ciudadanos, independentistas en cuerpo y alma, que debieron comprender, en aquellos momentos, que habían estado respirando humo, durante todo ese tiempo. Su resistencia al aprendizaje, reincidiendo en la confianza a quienes les habían dejado con el culo al aire, es digna de análisis y estudio.

La interminable sucesión de errores en la planificación y aplicación de esa conjura deja patente la necedad de sus miembros, que, tal vez poseídos por los vapores de la gloria histórica, pretendieron reclamar impunidad para sus acciones. No la ha habido. Desgraciadamente, la condena no ha sido por conjura fallida, tipificación que me parece más pertinente y más fiel a la consecuencia de los hechos ocurridos. La pena merecida no es la cárcel, según mi punto de vista, sino la inhabilitación absoluta y perpetua para cualquier cargo político y público.

 

No ha disminuido la necedad en la reavivación de la conjura. Torra, cual oráculo de Waterloo, ha hablado. Y lo ha hecho, apelando a la antología del disparate. Con una mano, empuja a la algarada en la calle, mientras que con la otra suministra porras a las fuerzas de seguridad para que mantengan el orden público. Hay a quien esta dualidad declaratoria, le ha parecido ambivalente. A mí, me parece delirante. Es la actitud de un cenutrio y de un irresponsable.

 

 

 

El relato del independentismo pacífico ha quedado en entredicho. No merece ese calificativo el comportamiento de determinados manifestantes. Lo malo es la dificultad para controlar y apagar la multiplicación de esas llamaradas. La torpeza y la irresponsabilidad del gobierno catalán ha proporcionado unas alas muy difíciles de cortar. Se ha prendido una mecha, que puede resultar incontrolable.

Como la pescadilla que se muerde la cola, las imágenes de las protestas en las calles, perjudica mucho más a la Generalitat que al gobierno central o a España. Lo percibido mayoritariamente en el exterior afecta a la imagen de Barcelona como ciudad, que ha sido presentada como un lugar en el que la convivencia se antoja dificultosa.

 

 

No se merecen los catalanes un presidente como Torra, empeñado en una nueva conjura, condenada al fracaso como la anterior, pero que puede resultar más desastrosa y producir más dolor, una auténtica conjura de los necios.

 

 

 

Antes de concluir la selección de CINE NEGRO , incluyo en el blog la iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. Además, con este sistema, el comprador se verá beneficiado con un 10% de descuento.

 

Vertical y Horizontal:

 

https://www.editorial-club-universitario.es/libro.asp?ref=3121&asoc=51

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

https://www.editorial-club-universitario.es/libro.asp?ref=10151&asoc=51

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

CINE NEGRO

 

31.- UN LARGO ADIÓS (Robert Altman, 1973)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Long Goodbay

 

 

SINOPSIS

Una noche de verano, Terry Lennox aterriza en el ático de su amigo Philip Marlowe y le pide que lo acompañe hasta la frontera mejicana para cambiar de aires. Marlowe acepta la propuesta, pero al regresar a su casa se encuentra con que la policía le pide explicaciones sobre ese viaje. Marlowe termina entre rejas acusado de complicidad en el asesinato de la mujer de Terry, que ha aparecido brutalmente apaleada. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Marlowe, bajo la mirada ácida y crítica de Altman. Interesante contribución al género.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

32.- CHINATOWN (Roman Polanski, 1974)

 

TÍTULO ORIGINAL: Chinatown

 

 

SINOPSIS

Los Ángeles, 1937. El detective Gittes, especializado en divorcios, recibe la visita de la esposa de Mulwray, el jefe del Servicio de Aguas de la ciudad, que sospecha que su marido la engaña. Al mismo tiempo, Gittes descubre que los agricultores acusan a Mulwray de corrupción por su negativa a construir un pantano que paliaría la sequía que sufren. Poco después, el escándalo salta a la prensa, pero la cosa se complica cuando una mujer se presenta en el despacho de Gittes con una sorprendente revelación. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Gran film, de argumento enrevesado, resuelto dentro de las claves del género. Gran ambientación y soberbia realización.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

33.- LA NOCHE SE MUEVE (Arthur Penn, 1975)

 

TÍTULO ORIGINAL: Night Moves

 

 

SINOPSIS

Al detective privado Harry Moseby lo contrata una actriz hollywoodiense decadente y alcohólica para que encuentre a su hija. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Turbia, osura y amarga. Interesante, con un Hackman sensacional.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

34.- EL AMIGO AMERICANO (Wim Wenders, 1977)

 

TÍTULO ORIGINAL: Der Amerikanische Freund

 

 

SINOPSIS

El marchante americano Tom Ripley (Hopper) intenta poner a prueba la integridad de Jonatham Zimmermann, un humilde fabricante de marcos (Bruno Ganz) que padece una enfermedad terminal. Ripley le presenta a un gánster que le ofrece mucho dinero a cambio de que trabaje para él como asesino a sueldo. En un principio rechaza la oferta, pero, al pensar en el precario futuro que espera a su mujer y a su hijo después de su muerte, acaba aceptando el trato. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Visión personal y oscura de la novela de Patricia Highsmith. Bien realizada e interesante.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

35.- FUEGO EN EL CUERPO (Lawrence Kasdan, 1981)

 

TÍTULO ORIGINAL: Body Heat

 

 

SINOPSIS

Ned Racine (William Hurt), un joven abogado de Florida, lleva una vida normal hasta que conoce a Matty Walker (Kathleen Turner), una tentadora y sensual mujer casada con un rico hombre de negocios (Richard Crenna). Ned pronto se da cuenta de que Matty es la clase de mujer por la que un hombre sería capaz de matar. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Más que correcto film de Kasdan, que hace una perfecta incursión en los pantanos con cierto aire renovador, explotando el fuego erótico de la pareja protagonista. Interesante.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

36.- SANGRE FÁCIL (Joel Cohen, 1984)

 

TÍTULO ORIGINAL: Blood Simple

 

 

SINOPSIS

Texas. Una joven casada y muy seductora cae en brazos de Ray, uno de los empleados de su marido. Enterado por un detective privado de la infidelidad de su mujer y obsesionado por la traición, Julian se decide a preparar el asesinato de ambos. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Para mí, la mejor película de los Cohen. Imaginativa, dentro de una atmósfera tenebrosa, perfectamente dominada por la gran realización.

CALIFICACIÓN: 4

 

37.- MUERTE ENTRE LAS FLORES (Joel Cohen, 1990)

 

TÍTULO ORIGINAL: Miller’s Crossing

 

 

SINOPSIS

Año 1929. Entre dos amigos surge una gran rivalidad a causa del amor de una mujer. Leo, un gángster que domina la ciudad, y Tom, su lugarteniente, se enfrentan en una guerra abierta que desencadenará traiciones, conflictos políticos, corruptelas y escisiones internas. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Los Cohen realizan un compendio de Hammet, sobre todo de Cosecha Roja. Algo irregular, aunque con momentos espléndidos. Muy interesante.

CALIFICACIÓN: 4

 

38.- UN PASO EN FALSO (Carl Franklin, 1992)

 

TÍTULO ORIGINAL: One False Move

 

 

SINOPSIS

Lo hicieron por dinero, por poder, y por diversion. En los suburbios de Los Ángeles, Fantasía, una joven negra, su novio y el compañero de este deciden huir hacia Arkansas, dejando tras de sí un reguero de sangre y cadáveres: entraron los tres en una fiesta provocando una masacre. Dos policías de Los Angeles comienzan su persecución, a la que más tarde se unirá el Sheriff de Star City (Arkansas), Dale “Huracan” Dixon. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Fim áspero y amargo que navega por los cauces de un nuevo cine negro. Interesante frialdad descriptiva.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

39.- L. A. CONFIDENTIAL (Curtis Hanson, 1997)

 

TÍTULO ORIGINAL: L.A. Confidential

 

 

SINOPSIS

Años 50. Tres policías de Los Ángeles se ven envueltos en una intriga criminal que destapa los trapos sucios del Departamento. Para recuperar el prestigio perdido, tres agentes muy diferentes entre sí, el impetuoso Bud White (Russell Crowe), el formal Ed Exely (Guy Pearce) y el ambicioso Jack Vincennes (Kevin Spacey) se hacen cargo de la investigación del caso. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Gran guion, que exprime los temas clásicos del cine negro, realizado de forma notable. Perfecta ambientación.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

40.- CAMINO A LA PERDICIÓN (Sam Mendes, 2002)

 

TÍTULO ORIGINAL: Road to Perdition

 

 

SINOPSIS

En los oscuros años de la Gran Depresión, Michael Sullivan (Tom Hanks) es un asesino a sueldo que profesa una lealtad inquebrantable a su jefe, el señor Rooney (Paul Newman), pero es también un buen padre de familia. Son tiempos duros en Rock Island, donde domina la mafia irlandesa, la Ley Seca sigue vigente y los gángsteres, especialmente Al Capone en Chicago, están en la cima del poder. Un día, inesperadamente, el hijo de Sullivan, Michael Jr. (Tyler Hoechlin), decide seguir a su padre para saber en qué consiste exactamente su trabajo. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Un gran film de Mendes, que llama a las puertas de la tragedia, respetando los códigos del cine negro clásico y transmitiendo, a la vez, cierto aire de modernidad.

CALIFICACIÓN: 3’5

 

IMPRESCINDIBLES CONTINUARÁ CON CINE SOCIOPOLÍTICO.