AL FINAL DE ESTE POST, CONTINUACIÓN DE IMPRESCINDIBLES CON EL INICIO DE CINE DE COMEDIA.

 

FRANCO, ESE HOMBRE

 

Como está recogido en el apartado notas biográficas de este blog y en alguna que otra referencia, a lo largo de estos ocho años de vida bloguera, fui alumno marista durante diez cursos. Antes que Luis Laguna, profesor seglar del colegio, intentara que el cine fuese algo más serio con la creación de un cine club, las sesiones cinematográficas se limitaban al programa doble de contenido infantil adecuado, por supuesto, que se proyectaba en el salón, habilitado a tal efecto, una vez reformadas y reconstruidas las dependencias colegiales.

Antes, cuando yo era más pequeño, de vez en cuando, se realizaba una excursión colegial a un cine para asistir a la proyección de una determinada película.

He estado rebuscando en mi memoria y solo he podido recordar tres ocasiones. La primera vez, asistí junto a mis compañeros de clase al cine Casablanca para ver Hundid el Bismarck, de la que apenas recuerdo nada. Un bélico, que nunca se me ocurrió revisitar, dada mi especial aversión al género.

 

 

Desconozco las causas por las que la dirección del colegio decidió que el alumnado debía asistir a aquella proyección, pero el caso es que lo decidió. A lo mejor, al contrario que yo, el director era un fan del cine bélico.

La segunda vez nos llevaron a ver El señor de La Salle, film que exaltaba la vida de Juan Bautista de La Salle, un biopic autóctono e infumable sobre el fundador de la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

 

Pese a su pretendida capacidad para inflamar los espíritus con la propaganda del nacionalcatolicismo, tan al uso por entonces, quizá la dirección del colegio impuso la visión de este fascículo de Vidas Ejemplares para establecer un paralelismo con la figura del fundador de su congregación, el aún por entonces Beato Marcelino Champagnat o, simplemente porque se le antojó al mandamás directivo de la época.

No he conseguido recordar la sala en la que sufrí semejante atentado cinematográfico. Mi memoria se debate entre El Ideal El Teatro Principal, pero pudo ser El Avenida, aunque no soy capaz de recordarlo con exactitud.

La tercera excursión cinematográfica, la última que recuerdo, fue al Carlos III. Sería, calculo yo, en el primer trimestre del 65.

La película elegida fue Franco, ese hombre, del ínclito Sáenz de Heredia, director que quince años antes ya había castigado al público, dirigiendo Raza, un vergonzoso y ridículo panfleto, rubricado por el propio dictador como guionista.

Con semejantes mimbres y predecedentes, el panorama artístico no podía resultar más desalentador.

 

 

No fue eso óbice, sin embargo, para que allá fuese el colegio entero, con pífanos y pétalos de flores, a rendir pleitesía y consagrar un documental hagiográfico, un panfleto construido para mayor gloria del dictador sanguinario, que constituía el broche de oro a la campaña propagandística “25 años de paz”. 

Entonces, a punto de cumplir once años, naturalmente yo conocía muy poco de la figura de Franco y, mucho menos, las atrocidades cometidas por el personaje. En cualquier caso, supongo que como para la mayoría de los niños que asistimos a la glorificación, la proyección fue una tortura. El tostón fue de órdago a la grande.

No puedo resistir la tentación de dejar aquí este fragmento final de la película. Son siete minutos, pero merece la pena verlos, sobre todo porque así podéis evitar el tragaros la más de hora y media restante. Es un resumen perfecto. Tiene todo lo que uno podría desear: tono narrativo patriotero, rebosante de lenguaje imperialista; cineasta servil, que hasta resulta baboso por pelma y la perla de las perlas: la “espontánea” interpretación del propio dictador, desvergonzadamente paternalista.

 

 

Como faltaban quince años para la creación de los Razzies, Franco se quedó sin el premio al peor actor, aunque sus merecimientos fueron indudables. Quizá debieron concederle el galardón a título póstumo. Claro que, fuera de nuestras fronteras, no fueron nunca especialmente proclives a conceder menciones, premios y honores a quien consideraban un dictador de la peor especie. Pero eso era porque el contubernio judeo-masónico, que entonces tenía la culpa de todo, flanqueado por los enanos infiltrados, siempre andaba por en medio.

Plantando cara a las vicisitudes e inasequible al desaliento, la cabeza visible del Régimen, siguió pasándoselo todo por el forro, enriqueciéndose a manos llenas y oprimiendo a los españoles, a los que ya les había regalado una guerra civil, que numerosos historiadores coinciden en que pudo y debió concluir mucho antes. No contento con ello, el siguiente obsequio fue una posguerra, igual de cruel, convertida en una guerra posterior, que se prolongó durante muchísimos años.

El apoyo de un gran sector del Ejército, de la oligarquía y de la Iglesia resultó fundamental para la consecución de sus fines.

 

 

Sin comentarios.

 

 

También sobran los comentarios, aunque no estaría de más que la Iglesia pidiera perdón al pueblo español por haber paseado bajo palio a un dictador, responsable de la firma de miles de sentencias de muerte, durante un buen puñado de años; por haber elevado a la categoría de Jesús Sacramentado, al sanguinario responsable de la desaparición de miles y miles de personas, ocultadas en las cunetas. ¿Cuándo recuperará la conciencia la Iglesia? A ver si al populista Papa argentino le da la ventolera, aunque no me lo parece. Debería arremangarse la sotana y realizar un un eclesiástico acto de contrición, que coloque a Franco en el lugar que realmente merece: la condena a su persona y al Régimen con el que castigó a los españoles.

Puede que la Iglesia recupere la cordura, aunque lo dudo. Pero quienes la tiene definitivamente perdida son un grupo de periodistas y/o tertulianos, que se han empeñado en enfangar de mala manera el asunto de la exhumación de los restos del dictador, no solo para cuestionar al Gobierno, sino para salvaguardar, por mucho que lo nieguen, rancios principios de ideología mucho más que discutible.

Me hace gracia que ciertos pontificadores, que siempre nos están comparando con Europa, ahora no quieran ni oír hablar de ella ni de las actuaciones con respecto a los dictadores, que realizaron países vecinos, por cierto mucho más contundentes que la simple exhumación propuesta aquí.

Expresiones como “reabrir heridas”, “dejemos en paz a los muertos”, “¿es una prioridad para los españoles?” o las acusaciones televisivas de asesinato a Largo Caballero o Santiago Carrillo, perpetradas impunemente por el señor Inda, no obedecen más que al propósito de crear una cortina de humo, un revoltijo, en el que todos puedan llegar a resultar con la misma dosis de culpabilidad. El plumero es demasiado grande y colorido como para que no se vea cómo lo mueven. Ya está bien de gurúes, que dicen que Franco era malo, malísimo con la boca pequeña, pero que con la boca grande, se rasgan las vestiduras, preguntando, a qué viene sacarlo del Valle de los Caídos.

Pues viene a que no pinta nada allí ni en ningún sitio. Franco debió de dejar de ser un agujero negro del panorama político español hace mucho tiempo. Es intolerable que algunos gurúes y políticos se muestren tan condescendientes con la figura execrable de un dictador asesino. Ellos sabrán por lo que lo hacen. Lo que pasa es que nosostros también.

Tertulianos y políticos han quedado retratados.

 

Antes de COMENZAR la selección de COMEDIAS, incluyo en el blog la iniciativa de la editorial ECU.

Quien esté interesado en la adquisición de una de mis novelas puede pinchar el enlace y será redireccionado a la página de la editorial. Además, con este sistema, el comprador se verá beneficiado con un 10% de descuento.

 

Vertical y Horizontal:

 

https://www.editorial-club-universitario.es/libro.asp?ref=3121&asoc=51

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

 

Hormigas en Sincairén:

 

https://www.editorial-club-universitario.es/libro.asp?ref=10151&asoc=51

 

El modesto booktráiler, que hice, lo podéis ver aquí:

 

 

COMEDIAS

 

Esta selección incluye un total de 50 películas, divididas en cinco entregas.

Comenzamos, como siempre por el título más antiguo.

 

1.- UNA MUJER PARA DOS (Ernst Lubitsch, 1933)

 

TÍTULO ORIGINAL: Design for Living

 

 

SINOPSIS

George Curtis, pintor, y Tom Chambers, autor teatral, que comparten un piso en París, conocen en el tren que se dirige a esta ciudad a Gilda Farrell, americana como ellos y dibujante publicitaria. Ambos se enamoran inmediatamente de ella y, como Gilda es incapaz de decidirse por uno, deciden vivir un menage à trois. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Comedia sofisticada, transgresora y provocativa, que tuvo que escandalizar a más de uno en la época. Inteligente y divertida.

CALIFICACIÓN: 4

 

2.- SOPA DE GANSO (Leo McCarey, 1933)

 

TÍTULO ORIGINAL: Duck Soup

 

 

SINOPSIS

La República Democrática de Freedonia, un pequeño país centroeuropeo, a cuyo frente se encuentra el muy liberal señor Rufus T. Firefly, se ve amenazada por la dictadura de Sylvania, país de vieja y reconocida solvencia como agresor. Dos espías de prestigio, Chicolini y Pinky, sirven a Sylvania, lo que no impide que acaben siendo ministros del ahora ya excelentísimo Firefly. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Espectacular pastiche de los hermanos Marx en su film más delirante y surrealista. Sucesión de secuencias antológicas. Divertidísima.

 

CALIFICACIÓN: 5

 

3.- SUCEDIÓ UNA NOCHE (Frank Capra, 1934)

 

TÍTULO ORIGINAL: It Happened One Night

 

 

SINOPSIS

Ellie Andrews, una joven y caprichosa heredera, consigue escapar del yate de su padre, que la había encerrado para evitar su boda con un hombre poco recomendable. En el autobús que coge, con destino a Nueva York, conoce a Peter Warne, un simpático y atractivo reportero, que busca una buena historia. El azar y las circunstancias unirán a Ellie y a Peter en un accidentado y divertido viaje. (FILMAFFINITY)

COMENTARIO PERSONAL

Para mi gusto, lo mejor de Capra, gracias a unos impecables actores y a unas situaciones divertidas.

CALIFICACIÓN: 4

 

4.- UNA NOCHE EN LA ÓPERA (Sam Wood, 1935)

 

TÍTULO ORIGINAL: A Night at the Opera

 

 

SINOPSIS

Llevado por un extravagante sentido de los negocios, Groucho mete en un barco con destino a Nueva York a las grandes estrellas de la Ópera de Milán. A bordo viajan también unos polizones: Harpo y Chico. Entre los tres revolucionan el barco, organizan un escándalo en Nueva York y convierten la noche del estreno en una locura que el mundo de la ópera nunca podrá olvidar. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Otra locura de los Marx con contribuciones impagables a la historia del cine. Coronación del absurdo y la diversión.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

5.- LA FIERA DE MI NIÑA (Howards Hawks, 1938)

 

TÍTULO ORIGINAL: Bringing Up Baby

 

 

SINOPSIS

David Huxley (Cary Grant) es un paleontólogo tímido y despistado que está a punto de acabar la laboriosa reconstrucción del esqueleto de un brontosaurio, del que sólo le falta una clavícula intercostal. También está a punto de casarse con su anodina secretaria. En un partido de golf con el abogado de una solterona millonaria, potencial mecenas del museo para el que trabaja, Huxley conoce a Susan Vance (Katharine Hepburn), una joven adinerada y caprichosa que lo manipulará para que no lleve a cabo ninguno de sus dos proyectos. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Extraordinaria comedia de Hawks con un ritmo delirante y situaciones muy divertidas. Todo te lo puedo dar menos el amor, baby.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

6.- EL HOTEL DE LOS LÍOS (William A. Seiter, 1938)

 

TÍTULO ORIGINAL: Room Service

 

 

SINOPSIS

Gordon Miller, un productor de teatro de tres al cuarto, quiere estrenar la obra de un joven autor novel, pero necesita encontrar un capitalista que la financie antes de iniciar los preparativos de la función. Mientras tanto, se ha instalado, con los 22 miembros de su compañía, en el hotel que regenta su cuñado. Cuando se descubre que debe una suma considerable al hotel, lo amenazan con desalojarlo, pero Miller, con la complicidad de sus fieles Harry Binelli y Faker Englund, se las ingeniará para evitarlo y, además, conseguirá, por fin, estrenar la obra. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Una locura más de los hermanos Marx, que nos regalan algunas secuencias delirantes, dentro de un tono general muy divertido.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

7.- VIVIR PARA GOZAR (George Cukor, 1938)

 

TÍTULO ORIGINAL: Holiday

 

 

SINOPSIS

Adaptación de una obra de Broadway. Johnny Case (Cary Grant), un hombre poco convencional, se enamora de Julia Seton (Doris Nolan), una chica de buena familia; así que debe adaptarse a la alta sociedad neoyorquina. Además, su novia quiere que trabaje en el banco de su padre, actividad incompatible con su carácter. Sólo Linda (Katharine Hepburn), la vivaz hermana de Julia, es capaz de comprender que Case desee vivir una vida diferente. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Gran comedia de Cukor, que exprime la química de la pareja protagonista. Divertida.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

8.- NINOTCHKA (Ernst Lubitsch, 1939)

 

TÍTULO ORIGINAL: Ninotchka

 

 

SINOPSIS

Los camaradas Iranoff, Buljanoff y Kopalski han sido enviados a París para obtener dinero para el Gobierno ruso mediante la venta de las joyas confiscadas a la gran duquesa Swana, que vive en la capital francesa. Los tres camaradas se instalan en un hotel de lujo mientras los tribunales franceses deciden quién es el verdadero propietario de las joyas. El Gobierno ruso envía a Nina ‘Ninotchka’ Ivanovna Yakushova a arreglar las cosas. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Comedia muy divertida, con el sello mágico de Lubitsch y la presencia avasalladora de la Garbo. Excelente.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

9.- EL BAZAR DE LAS SORPRESAS (Ernst Lubitsch, 1940)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Shop around the Corner

 

 

SINOPSIS

Alfred Kralik es el tímido jefe de vendedores de Matuschek y Compañía, una tienda de Budapest. Todas las mañanas, los empleados esperan juntos la llegada de su jefe, Hugo Matuschek. A pesar de su timidez, Alfred responde al anuncio de un periódico y mantiene un romance por carta. Su jefe decide contratar a una tal Klara Novak en contra de la opinión de Alfred. En el trabajo, Alfred discute constantemente con ella, sin sospechar que es su corresponsal secreta. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Deliciosa comedia de enredos con el magistral sello personal de Lubitsch. Espléndida.

 

CALIFICACIÓN: 4

 

10.- EL GRAN DICTADOR (Charles Chaplin, 1940)

 

TÍTULO ORIGINAL: The Great Dictator

 

 

SINOPSIS

Un humilde barbero judío tiene un parecido asombroso con el dictador de Tomania, un tirano que culpa a los judíos de la crítica situación que atraviesa el país. Un día, sus propios guardias lo confunden con el barbero y lo llevan a un campo de concentración. Al mismo tiempo, al pobre barbero lo confunden con el tirano. (FILMAFFINITY)

 

COMENTARIO PERSONAL

Sátira despiadada del totalitarismo. Secuencias absolutamente antológicas (afeitado al ritmo de la música, mítines de Hynkel doblando los micrófonos, por ejemplo) y un discurso final glorioso que debería figurar en un monolito en los edificios que un día sustituyan a los cuarteles.

 

CALIFICACIÓN: 4’5

 

CONTINUARÁ . . .

Anuncios