El silencio es la mejor de las condenas.