Es difícil mantenerse impasible, cuando la indignidad nos acecha desde los cuatro costados. Es muy difícil. Es complicado ver y escuchar determinadas cosas y mantenerse en silencio. No deberíamos hacerlo. Si nos mantenemos al margen, seremos cómplices de esta pandilla, especializada en cometer desmanes y en arrojarnos su basura a la cara con total impunidad.

 

trillo03

 

El comportamiento de este capitoste del PP, al que el partido no ha parado de recompensar por sus servicios prestados, es vergonzante e indigno.

 

trillo01

El premio de su embajada en Londres, tras el esperpento del Yak-42, no es sino una muestra más de la insidiosa y turbia manera de hacer las cosas de nuestro inefable presidente de gobierno, ése que presume de no leer libros. Claro, que  ni falta que le hace. En España, hay demasiada gente que no lee. Ni libros ni nada. Como mucho, ve la tele mientras hace la digestión.

Por eso, la indignidad se diluye entre el resto de los ingredientes de la marmita, en la que algunos cocinan determinada información interesada.

 Los señores feudales saben rodearse de fieles vasallos entre sus mesnadas, otorgándoles el favor de caballero de la mesa ovalada .

 

rajoy-medalla-marhuenda

 

Luego, eso sí, han de sacar pecho y poner a funcionar el ventilador de la mierda, cuando se le puede hacer pupa a papá o a sus increíbles hijos. Luego,  hay que descalificar las conclusiones del informe del Consejo de Estado, proclamando a los cuatro vientos que aquellas que no dejan bien parado a papá, se deben a un proceloso exministro de las hordas socialistas y hay que hacerlo a boca llena y a pulmón repleto en todos los platós de televisión, donde han encontrado un pingüe modus vivendi.

La verdad, sin embargo, no es otra que el dictamen del Consejo de Estado pertenece a la totalidad de los miembros que lo firman y no únicamente a un oscuro ogro socialista, pertrechado en él, para conspirar y hacer que se tambaleen los cimientos del Estado. Así, por mucho que haya intentado enfangar el señor Marhuenda, la responsabilidad de la tragedia del Yak-42 es del Ministerio de Defensa, donde en aquel momento, el supernumerario alférez Trillo campaba por sus respetos, vitoreando a Honduras sin motivo.

 

trillo04

 

El Consejo de Estado responsabiliza a Defensa del accidente del Yak-42

 

“Hay, pues, anteriores a la fecha del siniestro, hechos que habrían permitido a la Administración ponderar el especial riesgo concurrente en el transporte de tropas en que se produjo el accidente. Dicho con otras palabras pudieron ser advertidas circunstancias que habrían llamado a la adopción por los órganos competentes de medidas que pudieran haber despejado el riesgo que se corría”.

 

inda06

 

Al ejercicio de la loa lacaya, se apuntó también, ¡cómo no!, el telepredicador más famoso de todos los platós, repitiendo hasta la saciedad, en un miserable y puro ejercicio manipulador, que los familiares de las víctimas del Yak-42 querían cobrar más indemnizaciones y que la tragedia se debió a un error humano. Indiscutiblemente. Lo que pasa es que él, como en múltiples ocasiones, metió la pata y no señaló al hombre verdaderamente responsable.

trillo06

 

Trillo dimite como embajador en Londres por el Yak-42

 

El BOE publica el cese de Federico Trillo

 

trillo08

 

El ministro de Justicia cree que ni Trillo ni el Gobierno deben pedir perdón por el accidente del Yak-42

Se me ocurren muchas, pero basta con una sola palabra: Indignidad.

 

Anuncios