La verdad es que me produce pereza hablar sobre la situación política española. Una pereza infinita.

sillas

Tal y como está el patio, produce bochorno ver el comportamiento de nuestros políticos y, todavía más, el de los medios de comunicación y determinados periodistas, que no han parado de azuzar al PSOE, especialmente. Algunos tienen la desfachatez de apelar al sentido de estado de ese partido para que facilite la gobernabilidad del país por el bien de España, dicen. Es el momento, según los pontificadores, en el que deben primar los intereses generales sobre los particulares, el momento, según adoctrinan, en el que el PSOE se salte a la torera los principios por los cuales fue votado en estas últimas elecciones y se diluya en las cloacas políticas. Los que se creen en posesión de la verdad lo proclaman a los cuatro vientos.

No vi que ese ardor guerrero patrio fuese enarbolado cuando Pedro Sanchez se presentó a la investidura hace unos meses, apoyado por Ciudadanos, que vale tanto para un roto como para un descosido. ¡Ah, no! Se me olvidaba que Rivera se ha adjudicado el cartel de salvador de la patria y ministro plenipotenciario del sentido de Estado, con el beneplácito de los manipuladores de la opinión pública, que también llevan mucho tiempo echando mierda, a diestro y siniestro, sobre Podemos, al que temen más que a un nublado.

pajaros01

 

No recuerdo que al PP se le pusiese en la picota por no permitir la gobernabilidad del país en marzo ni que, previamente, se le calentase la cabeza al señor Rajoy sobre su sentido de Estado. Claro que, seguramente, eso sería por lo que apunta el sabio Marhuenda, tertuliano mayor del reino.

 

“En este país muchos periodistas han querido ejercer de políticos”

 

El mort li diu al degollat qui t’ha fet eixe forat (el muerto le dice al degollado, quién te ha hecho ese agujero), que diría mi madre.

 

Marhuenda02

No hay que quitarle la razón (y no es un juego de palabras). Seguro que él sabe mucho de ese tema. Podría decirse que es un maestro. Tal vez, los tertulianos deberían de fundar un partido político. Con tanto iluminado junto, la luz resplandecería sobre nuestras cabezas, como las lenguas de fuego del Espíritu Santo. Estaríamos salvados.

Resulta, además, que esos periodistas políticos (¡Cuánto me recuerda al término “comisario político”!) ya han llegado a la misma conclusión que el señor Rajoy: O él, o el caos. Dicho de otra forma: O Marianocodonosor, o a votar después de la misa del gallo. En vez de una jornada de reflexión, una cena con turrón (¡Vaya! Podría venderle este eslogan a alguno  de los listos que nos rodean).

 

Razon01Vanguardia01


 

mundo01

 

O susto, o muerte. Y se quedan tan panchos. A unos mamarrachos se les ocurre amenazar al pueblo español con la única pretensión de tocarle las narices, mientras el gremio periodístico es incapaz de unirse para denunciar esa cicatería, por mucho que la amparen los disparatados plazos electorales, que a nuestros prohombres patrios no sólo no se les ha ocurrido modificar, sino que han sido exprimidos con la peor de las intenciones.


Navidda06

Para tertulianos varios, politiquillos y politicastros, votar a ritmo de villancicos es responsabilidad, únicamente, del señor Pedro Sánchez. Siempre es bueno que haya “ñacos”, pero tanta insistencia desprende un penetrante olor a podrido.

navidad05

 

Si echamos una ojeada a este diagrama, deduciremos sin mucho esfuerzo quién sería el gran teórico beneficiado de unas hipotéticas terceras elecciones el día de Navidad.

 

Diagrama01

 

elecciones06

 

No necesita mayor comentario. Creo que a los generadores de opinión pública se les ha visto el plumero. A determinados políticos, ni te cuento. Pero pueden estar todos tranquilos. Pueden continuar disfrutando de la verbena. En España, lo que pasa en agosto, mes tan inhábil como nuestros dirigentes, se queda en agosto. En este mes, más que en ningún otro, está prohibido pensar. Ya no es Venezuela la encarnación de todos los males. Ahora, el “coco” es la Navidad electoral. Me parece que más de uno se ha quedado con el culo al aire.

 

culos01

 

Ya sabemos que España es un país en el que las previsiones y las encuestas están cargadas por el diablo. Los votantes son muy capaces de ir a a las urnas  sólo para hacer la puñeta. Sería delirante que a todos estos listos les saliese el tiro por la culata.  Imaginemos por un momento que al millón y pico que se le ocurrió poner en cuarentena la coalición Podemos-IU en las pasadas elecciones, le da por ir a votar en Navidad.  Imaginemos por un momento que se nos cae la venda de los ojos y somos capaces de ver quién se ha quedado con el culo al aire.

 

 

Hay una larga travesía de agosto hasta diciembre. Más de uno debería de ponerse en guardia ante lo que se le podría venir encima. La sonrisa se les podría helar en los labios.