De lo que pase.

 

culpa10

 

Bueno, en realidad, el título de la canción sería, más bien, “Échote a ti la culpa”.

Nuestros queridos políticos, los nuevos, los viejos y los de más allá, han puesto en práctica lo que mejor saben hacer: espulgarse al sol y colocar el ventilador de mover la mierda en la esquina más conveniente. Una vez montado el escenario y desempolvado el atrezo, toca recitar el texto: “Tú y todos los de tu calle, más”. O menos, depende.

 

culpa02

 

Todo aderezado, claro, por los sesudos análisis de los voceros tertulianos, portadores de la verdad absoluta, que manejan las encuestas presentes y futuras a su antojo, pretendiendo dirigir la opinión de los sufridos ciudadanos (no los de Rivera, los otros).

Es curioso. En el tiempo transcurrido, desde las pasadas a elecciones hasta el momento actual, han proliferado los analistas. Es la profesión del futuro. España se ha convertido en un país de analistas. Eso sí, los hay que no se bajan de su burro particular, pontificando que su “solución” es la única viable, porque la verdad absoluta está de su lado.

Era ya conocida la afición al fútbol de nuestro presidente en funciones. Lo que no era tan conocida, al menos por mí, era su pasión por la tauromaquia ni su admiración por Rafael, “El Gallo” y su teoría de la espantá.

 

culpa06

 

Pueden tratar de vestírnoslo del color que les dé la gana, pero la renuncia de don Mariano al encargo del rey para formar gobierno es un puro acto de reconocimiento de su incapacidad para conseguirlo, por mucho que se presuma de ser el cabezón de la lista más votada, cosa que de nada sirve si no se logran los correspondientes apoyos parlamentarios, dicho sea de paso.

¿Por qué y cómo los iba a lograr, si ha gobernado en soledad, mayoría y prepotencia durante todo su mandato plasmático? ¿Para qué intentarlo? Habría sido ir para na.

Don Mariano también ha resultado ser cinéfilo y admirador de Evelyn Tremble en Casino Royale y de su táctica infalible para ganar la partida: plantarse con un cinco en el bacarrá.

 

culpa11

 

Resulta muy difícil meterse entre pecho y espalda y, sobre todo digerir, la gran alianza blanca, formada por PSOE + Ciudadanos

 

globos04

Los congresistas en pleno, salvo, claro está, los integrantes de esas dos formaciones, rechazaron la invitación a la ceremonia canónica de la investidura, impidiendo que los felices novios comiesen perdices.

Ya entonces, ambos líderes trataron de darle la vuelta al calcetín, apoyados por sus palmeros de turno, utilizando silogismos torticeros para justificar el fracaso de su propuesta. Las votaciones no dejaron lugar a dudas. Ni a la primera ni a la segunda convencieron con lo que ellos mismos, de forma grandilocuente, llamaron gobierno del cambio. Si no fueron investidos, no fue por su culpa. La culpa la tuvieron todos los demás, que no les votaron. ¡Olé!

Como a los mandamases y gerifaltes del PSOE, le salían sarpullidos con sólo mentar a Podemos y, sobre todo, a Pablo Iglesias, exigieron mantener incólume el acuerdo de investidura como punto de partida de negociaciones tras el fracaso en las votaciones parlamentarias. Un recalcitrante matrimonio canónico, que imposibilitaba el posible ménage a trois. Si uno de los cónyuges no quería ver ni en pintura a la formación morada, el otro se ponía morado sólo de pensarlo. Así que, batacazo al canto. Eso sí, los dos cónyuges se colocaron en el cuarto de la salud, echándole la culpa al tercero en discordia, o sea a Podemos. En fin…

Puesto que el acuerdo de las doscientas medidas tanto agrada a PSOE y Ciudadanos, en buena lógica, lo que deberían hacer ambas formaciones sería concurrir juntos a las futuras elecciones. Ése sería el único camino para aumentar los ciento treinta y un votos favorables a su proyecto. De paso, quedarían clarificadas ciertas ideologías.

 

culpa04

 

Lo que pasa es que algunos vientos riveristas acarician la cabellera del PP y enturbian un tanto el idilio que los dueños del dinero sueñan consolidar. Rivera le echa la culpa al PP de formar pinza con Podemos (¡siempre a vueltas con la ridícula matraca!), pero le tiende la mano para que se suba al carro de las doscientas medidas. Es la misma suerte de infidelidad platónica, pero al revés, que había propuesto su cónyuge tonteando con Podemos.

Don Mariano, el quieto, se rasga las vestiduras ante quienes le quieren escuchar, porque Sánchez le da calabazas reiteradas. Le echa la culpa de que no haya un gobierno, presidido por él,naturalmente. Tal vez su memoria coriácea le impida recordar la opinión que sobre su decencia manifestó el líder socialista en el último cara a cara televisivo. Hay cosas que además de no poder ser son imposibles. Por si fuera poco, la falta de elegancia rajoniana, negándole el saludo a Sánchez, tampoco es la mejor manera de hacer amigos, aunque sean pactistas.

culpa05

 

De oca a oca y te echo la culpa porque te toca.

Los analistas, los profetas y los analistas-profetas ya nos han dado el resultado de las futuras e inevitables elecciones. Se han subido al carro de las encuestas, han eviscerado al animal y han leído en sus entrañas. Subirán unos, bajarán otros y los demás, ni fu ni fa. La interpretación de los datos navegará sobre el mar del sesgo, dependiendo de los intereses personales, partidistas o económicos. Ya se celebran cifras efímeras o caprichosas como resultados finales.

Precisamente, algunas de esas cifras otorgan un crecimiento al Partido Popular en unas nuevas e hipotéticas elecciones. Lo que pasa es que la opinión es un monstruo cambiante que algunos intentan manejar a su antojo. La cifra de hoy puede ser humo mañana o quizá antes, quizá sólo haga falta que el ministro en funciones Soria aparezca disfrazado de Capitán Panamá, ante la aquiescencia de sus compañeros de partido.

 

soria01

 

Quizá también sea concluyente que el todopoderoso y plenipotenciario Aznar aparezca convertido en societero nacional, escaqueador y multado por Hacienda.

 

Aznar

 

Indignación entre los periodistas de TVE porque el Telediario no informa de la multa de Hacienda a Aznar

 

Dos meses dan para mucho, para demasiado, diría yo. Al ritmo vertiginoso que se sucede la información, pueden aparecer muchas sogas en las que ahorcarse. Al Partido Popular, hace tiempo que los enanos de la corrupción se le transformaron en la hydra de siete cabezas.

 

Hydra

Y si no, que se lo pregunten a Rita.

 

culpa03

 

¿A quién le va a echar Rajoy la culpa de esto? Tengo una idea. Échenosla a nosotros.