AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

496.- GOT MY MIND SET ON YOU (1987)

497.- MY NAME IS LUCA (1987)

498.- STORYBOOK LOVE (1987)

499.- WITH OR WITHOUT YOU (1987)

500.- AIN’T NO CURE FOR LOVE (1988)

 

El ombliguismo

 

En varias ocasiones he dicho que nuestros políticos han hecho suyo el pensamiento de Iznogoud, el genial personaje, creado por Goscinny y Tabary, allá por el año 1962, cuya máxima es aplicada a rajatabla: “¡Quiero ser Califa en lugar del Califa!”.

 

Califa04

 

Tras los resultados electorales, la sombra de este deseo del Gran Visir parece planear sobre la cabeza de los ciudadanos, que acudieron a las urnas con un propósito muy distinto al de los futuros dirigentes.

Es muy posible que esa máxima, grabada con letras de oro en las cabeceras de las camas de los políticos, sea el verdadero problema, a la hora de traducir los deseos del electorado y su conversión en una realidad. Es lo que yo llamo el ombliguismo. Cada cual apunta con el dedo hacia su propio interés y a la necesidad de convertirse en el mandamás de turno.

Este proceder cicatero y absurdo desvela los auténticos deseos de aquellos que pretenden convertirse en los administradores de la voluntad popular, atribuyéndose un papel que, en realidad, no refleja las intenciones de quienes, el pasado domingo, depositaron su voto en las urnas.

Estamos asistiendo con cierta perplejidad a una situación que, por otra parte, no debería de resultarnos tan extraña, a poco que analizásemos situaciones del pasado. Tanto da que sea gimiendo como enseñando los dientes, los aspirantes a convertir en realidad el deseo del Gran Visir, lo proclaman a los cuatro vientos.

 

Califa01

 

Este ombliguismo es la conclusión de un teorema, cuyo enunciado revela que los políticos e incluso los aspirantes a semejante título no viven en el mismo mundo que el pueblo llano.

Nuestras prioridades y deseos son soslayados con la intención de hacerlos coincidir con las pretensiones de aquellos que quieren ser investidos como líderes de la voluntad popular.

Los aspirantes a mandamases siguen erre que erre.

 

Califa03

 

Los “analistas” que, simplemente, se dedican a vocear los intereses de los grandes señores de la tele y de los medios de comunicación en general, contribuyen a alimentar este fuego fatuo.

Las cabezas visibles son figuras anacrónicas, propias de instituciones rígidas, como la Iglesia por ejemplo, que nada tienen que ver con la realidad social. Sin embargo, muchos de nuestros políticos se dedican a pontificar y se atreven a generar nuevos dogmas de fe.

 

califa07

Este ombliguismo puede dar al traste con los deseos de los votantes que no buscan una cabeza visible sobre la que centrar el cambio que han exigido a través de las urnas, sino que este se produzca por encima de los intereses partidistas y la glorificación de laureles personales.

Sería lamentable que el cambio que se necesita en nuestra comunidad, sin ir más lejos, se diluyese porque alguien o todos quieran ser califas en lugar del califa.

Ha llegado el momento en el que la aplicación de políticas conjuntas (ese ha sido el resultado de las urnas) prevalezca sobre la miseria de la exaltación personal de tal o cual lidercillo, que arrime el ascua a su sardina y pretenda convencernos de que sin su dirección el cambio no es posible.

Los ciudadanos de la comunidad valenciana ya hemos sufrido los desmanes de quienes nos han gobernado de forma caciquil y pueblerina, durante más de dos décadas, como para asistir ahora a un espectáculo lamentable de una lucha mezquina y ridícula de características mesiánicas. No nos lo merecemos. Lo que nos merecemos son unos políticos responsables que levanten, de una vez por todas, el pie que ha estado aprisionando nuestros cuellos y llevando a la comunidad valenciana a alcanzar las más altas cotas de corrupción y miseria, tanto económica como cultural.

El ombliguismo ha de ser erradicado de la nueva práctica política que los ciudadanos hemos demandado con nuestros votos. Si no ocurriese así, el desencanto que se produciría en la población abriría una brecha tremenda en la confianza ciudadana, tan maltrecha a causa de las experiencias vividas en nuestro pasado más reciente. Desde mi punto de vista, se produciría una fractura de muy difícil solución.

El ombliguismo debe morir y ser enterrado.

Califa02

 

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

496.- GOT MY MIND SET ON YOU (1987)

Muy entrados los ochenta, Harrison lanzó esta canción con evidentes reminiscencias de los setenta, que conserva un espíritu de frescura, pese a ciertos ribetes horteras.

Un alma caritativa subtituló este clip de George Harrison.

 

 

Directo en Japón junto a Eric Clapton.

 

 

Para terminar, directo en Londres de 1992.

 

 

497.- MY NAME IS LUCA (1987)

Irrupción de Suzanne Vega en el panorama musical con un contundente alegato en contar del maltrato infantil.

La canción se convirtió en un éxito, que se escuchó en todas las emisoras de radio.

Un alma caritativa subtituló este clip de la cantante.

 

 

Directo acústico de Suzanne Vega en 1988.

 

 

Versión en castellano de la propia Suzanne Vega.

 

 

 Para terminar, curiosidad en castellano de The Ellas con Luis Tosar.

 

 

498.- STORYBOOK LOVE (1987)

Tema de la película La princesa prometida (The Princess Bride, Rob Reiner, 1987), compuesto por Mark Knopfler e interpretado por Willie De Wille.

 

LA PRINCESA PROMETIDA.

 

La_princesa_prometida

 

La película se convirtió en un notable éxito y, probablemente, en un referente para una generación.

Un alma caritativa subtituló este clip de Willie De Wille.

 

 

Directo de Richie Sambora en 2014.

 

 

Para terminar, versión instrumental de Mark Knopfler.

 

 

499.- WITH OR WITHOUT YOU (1987)

Tema de U2 que, probablemente, consolidó al grupo y le hizo alcanzar la cima del éxito.

Una gran canción.

Un alma caritativa subtituló este directo de U2.

 

 

Curiosa versión, a cargo de Scala & Kolacny Brothers.

 

 

Para terminar, directo de U2  en Glastonbury, en 2011.

 

 

500.- AIN’T NO CURE FOR LOVE (1988)

Otra de las grandes canciones del genial Leonard Cohen.

Como siempre ocurre con una canción del cantante canadiense, poco se puede decir sobre ella, sólo recomendar que se escuche y que se disfrute.

Un alma caritativa subtituló este clip de Leonard Cohen, acompañado, como de costumbre, por extraordinarias voces femeninas.

 

 

Directo de Mallory Chipman en 2014.

 

 

Para terminar, directo de Cohen en 2008.

 

 

CONTINUARÁ . . .