AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

371.- LOVER LOVER LOVER (1974)

372.- MUSIC (1974)

373.- OH VERY YOUNG (1974)

374.- SANS LA NOMMER (1974)

375.- SARAH (1974)

 

Cerrar los ojos

Probablemente, el ritmo vertiginoso al que nos precipita la vida moderna y la continua avalancha de noticias que recibimos, sin práctica posibilidad de analizar y asimilar, son los responsables de la frecuencia y la intensidad con la que cerramos los ojos.

Creo que la capacidad de cerrar los ojos de la sociedad moderna ha conseguido convertirse en un elemento fundamental en el mapa genético de los individuos que la integran. Aún no se ha descubierto ni bautizado dicho gen, pero tengo la plena seguridad de que no se tardará en hacerlo.

El impacto machacón de los medios de comunicación cincela nuestras neuronas en el yunque de los intereses comerciales. Sus cantos de sirena engrandecen titulares, meten miedo o amenazan, se muestran inquisitivos o perplejos, acusadores o defensores, dependiendo de los vientos que soplen a la hora de juntar la letra impresa.

Ebola

Entre tanta noticia (que cada uno coloque el o los calificativos que considere adecuados), aparecida estas últimas semanas, referente al virus Ébola, creo que se ha generado una confusión importante, no exenta de polémica, potenciada por el alto porcentaje de mortalidad de la enfermedad, que recordemos está en el 60% de los casos. Esta circunstancia, unida a la reminiscencia medieval de tratarse de una epidemia, a cuya propagación pueden contribuir los propios muertos de la enfermedad, le confiere un cierto carácter esotérico.

En este caso, a determinados intereses les ha convenido que la sociedad mantuviese los ojos abiertos y, no sólo abiertos, sino avizor. El peligro estaba ahí y el terror vende.

Lo cierto es que desde marzo de este año, en que hace su aparición el primer brote del virus, se han registrado 2615 casos en los cuatro países principalmente afectados, que cuentan con una población conjunta superior a los 190 millones de personas.

Desde el principio, los expertos en esta enfermedad han coincidido en sus escasas posibilidades de convertirse en una epidemia que afecte al mundo occidental. Algún tipo de intervención se ha empeñado en contradecirles, por no decir el papel en el que siempre queda la OMS.

¿A quién interesa que nuestros ojos sigan abiertos alrededor del Ébola?

Ha tenido, sin embargo, que saltar el escándalo de la negativa ministerial  a sufragar tratamientos para la Hepatitis C y sus posteriores rectificaciones y revuelos consiguientes, para que algunos abriesen una pequeña rendija en sus ojos.

 

hepatitis-c

La Hepatitis C es una auténtica pandemia con más de 17 millones de casos en el mundo.

En España, cuya población ronda los 47 millones de habitantes, se calcula que puede haber más de 800.000 afectados, de los cuales el 70% desconoce que está afectado. El año pasado murieron en nuestro país por su causa directa o indirecta más de 4.000 personas, cifra similar al total de muertes producidas por el Ébola desde su aparición en 1976.

La utilización de los nuevos fármacos ensayados alcanza un porcentaje de curación del 90%.

 

Llega la ‘penicilina’ de la hepatitis C

 

Ahora, mientras la sociedad no termina de abrir sus ojos, vienen las discusiones sobre la viabilidad de financiación de los tratamientos por parte del sistema sanitario, puesto que su coste individual se calcula que puede estar en torno a los 120.00 €.

Tengo la sensación de que una gran parte de la población cree que las Compañías Farmacéuticas, son un especie de ONG que velan por nuestra salud y que están dispuestas a salvar nuestras vidas. Puede que lo estén, pero a costa de obtener estratosféricos beneficios.

Los precios de los medicamentos se escudan en los costes de la investigación, creo yo que convenientemente engordados, pero no deja de ser una opinión.

 Es al Ministerio de Sanidad a quien le toca negociar con esas Compañías y no debería olvidar que en materia de salud es mucho más rentable prevenir un problema de salud que solucionarlo cuando ya se ha producido.

En este caso, la solución es la curación de los enfermos de Hepatitis C, y el precio de una vida es difícilmente calculable, me parece a mí.

El coste del tratamiento es exageradamente elevado, pero también lo son los que produce la enfermedad, no sólo de forma directa, sino a causa de sus complicaciones. Como dato aséptico, resaltar que la Hepatitis C es responsable de la mitad de los trasplantes de hígado que se realizan en España.

Me parece interesante destacar este artículo.

 

Hepatitis C, nuevos tratamientos y su financiación: ¿el equilibrio es imposible?

Suscribo plenamente este párrafo: Probablemente no serán los nuevos medicamentos contra la hepatitis C los que se carguen nuestro sistema sanitario; en todo caso sería culpa del no establecimiento de mecanismos racionales y estandarizados de incorporación de prestaciones a nuestra cartera de servicios financiada.

El sentido común tiene que imponerse entre el debe y el haber del balance numérico.

¡Abramos los ojos!

 

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

371.- LOVER LOVER LOVER (1974)

Esta canciópn supuso mi reencuentro con Leonard Cohen, después de un tiempo de silencio.

A su intimismo habitual, une una fuerza considerable.

Un alma caritativa subtituló esta actuación de Cohen en la RAI, aunque prefirió dejar de traducir ese Lover, lover, lover, que creo podríamos interpretar como “Tú que amas, amas, amas”.

 

 

Para terminar, directo de Leonard Cohen en 2009.

 

 

372.- MUSIC (1974)

Canción de Cat Stevens, incluida en su álbum Buddah And The Chocolat Box, publicado después de su extraordinario Foreigner.

Adaptando una traducción encontrada por ahí, he confeccionado los subtítulos para este fotomontaje con la canción.

 

 

373.- OH VERY YOUNG (1974)

Otra canción de Cat Stevens incluida en el álbum Buddah And The Chocolat Box.

Se convirtió en el éxito del disco.

Un alma caritativa subtituló este fotomontaje.

 

 

Video montaje que incluye un directo de Cat Stevens.

 

 

Para terminar, directo de Yusuf Islam en 2011.

 

 

374.- SANS LA NOMMER (1974)

Excelente canción de Moustaki que rinde culto a la revolución permanente, quizá el único vehículo que pueda conseguir que se mantenga la coherencia.

Con motivo del DVD, que hice dedicado a Georges Moustaki, traduje la letra y confeccioné los subtítulos para este directo del desaparecido cantante.

 

 

Actuación de Moustaki en TV.

 

 

Curiosidad en castellano, a cargo de Rafa.

 

 

Para terminar, directo de Moustaki en 2003.

 

 

375.- SARAH (1974)

Preciosa canción de amor de Moustaki.

Probablemente, fue escrita con anterioridad. Su presencia en este año se debe a que Moustaki la incluyó en un albúm suyo en esta fecha.

He traducido la letra y he confeccionado los subtítulos para este fotomontaje a foto fija con la canción.

 

 

Esta canción podría ser considerada como el hilo argumental de mi relato Eternamente, incluido en la recopilación El amor y otras infidelidades.

 

El amor y otras infidelidades01

 

Para terminar, directo de Serge Reggiani, que interpretó la canción antes que el propio Moustaki.

 

 

CONTINUARÁ . . .