AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

351.- MIND GAMES (1973)

352.- MONEY (1973)

353.- MY LOVE (1973)

354.- NOS QUINZE ANS (1973)

355.- ONE WAY HOTEL (1973)

 

Otra vuelta de tuerca en los concursos de la tele

Los concursos han ocupado un lugar preponderante en las emisiones de televisión  desde su nacimiento y, prácticamente, en todos los lugares del mundo.

Por lo que respecta a la tele patria, los famosos programas-concurso en blanco y negro de la época oscura dictatorial fomentaban la competitividad, exaltándola y elevándola a la categoría de valor social destacable.

El programa Cesta y puntos era un claro ejemplo de ello.

Cesta y puntos

De similar formato, Torneo, se mantuvo durante un buen tiempo en antena, glorificando, de igual forma, la competitividad.

También heredaron el espíritu competitivo los concursos para adultos, inspirados en los radiofónicos, como Las diez de últimas o Un millón para el mejor.

un millon

Naturalmente, el más famoso de los concursos televisivos de la tele franquista y de la posterior, Un, dos, tres, responda otra vez, también se apoyaba en la competitividad en la primera parte del programa. La segunda transcurría por otros derroteros.

undostres

También lo hacía y, más o menos, con el mismo formato su más directo competidor, El precio justo.

preciojusto

Lo continúa haciendo el decano de los programas-concurso de la televisión, Saber y ganar, con su incombustible presentador, Jordi Hurtado.

Saber y ganar

Lo cierto es que, pese a los sesudos análisis psicológicos y sociológicos, que cuestionan la competitividad, el formato se ha mantenido invariable, durante décadas, como daría fe la larga lista con la relación de programas, algunos de los cuales continúan vivos todavía.

Reconozco que soy un bicho raro y no me gustan los concursos. Me ha pasado siempre. ¡Qué le vamos a hacer! Soy incapaz de identificarme con el héroe solitario que ha de enfrentarse a las triquiñuelas televisivas para llevarse un puñado de euros a costa de sus supuestos conocimientos o habilidades.

En la actualidad, desde mi punto de vista, se ha dado una vuelta de tuerca en el contenido de los concursos televisivos que, aunque siguen adorando a la competitividad, como si fuese la piedra filosofal, dejan al descubierto otros elementos interesantes.

La explotación del exhibicionismo cutre, in crescendo en toda la saga de Gran Hermano, aporta un nuevo ingrediente al potaje, la confrontación. Los concursantes se embroncan y se ridiculizan en directo, con el beneplácito de los telespectadores.

Lo mismo ocurrió en los pastiches imitadores con islas, supervivientes y demás ocurrencias oportunistas, que sólo servían para que se airearan los trapos sucios los unos a los otros, despertando simpatías y antipatías entre la audiencia.

La siguiente vuelta de tuerca se produce cuando además entran en juego otro elemento determinante, el juicio público de las actividades y/o habilidades de los concursantes.

El programa Fama, a bailar es un buen ejemplo de a lo que me refiero.

fama a bailar

En él, junto al leit motiv de la competición y la competitividad, se daban cita el exhibicionismo cutre y el juicio público del comportamiento y las aptitudes técnicas de los concursantes. El rapapolvo estaba garantizado.

Esta coronación del rapapolvo se trasladó con rapidez a otros programas e, incluso, llegó a lanzar a la fama a un personaje, interpretado por Risto Mejide.

Definitivamente, me sorprende que al espectador le guste presenciar cómo cualquier juececillo prepotente y sabihondo ridiculiza la labor de un concursante.

Esa vuelta de tuerca que el juicio público proporciona debe de ser la llave del éxito del programa MasterChef.

masterchef

Los jueces riñen a los concursantes, les afean la conducta culinaria y el telespectador disfruta.

¡Pues sí que estamos bien!

Como digo en ocasiones, nadie tiene derecho a reñirme. Las dos únicas personas que lo tenían, desaparecieron hace tiempo, por desgracia.

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

351.- MIND GAMES (1973)

En el 74, en un viaje a Andorra, para el que estuve ahorrando meses, vine cargado con varios LP’s, entre los que se encontraba éste de John Lennon y que pasó a formar parte del repertorio de mis tardes estudiantiles en Valencia.

Un alma caritativa subtituló este clip de John Lennon.

 

 

Para terminar, curiosidad a cargo del actor Kevin Spacey.

 

 

352.- MONEY (1973)

Uno de los temas más famosos de The Dark Side Of The Moon y, probablemente, uno de los mejores y más escuchados en la época.

Un alma caritativa subtituló este fotomontaje de Pink Floyd.

 

 

Para terminar, directo en Venecia, varios años después de su lanzamiento.

 

 

353.- MY LOVE (1973)

Aunque quizá resulte algo empalagosa, desde mi punto de vista, estamos ante una de las mejores canciones de Paul McCartney, incluida en su LP Red Rose Speedway, otra de mis adquisiciones andorranas.

Un alma caritativa subtituló este clip de Paul McCartney and The Wings.

 

 

Para terminar, directo de Paul McCartney, también subtitulado.

 

 

354.- NOS QUINZE ANS (1973)

Definitivamente, una de mis canciones preferidas de Moustaki.

Su letra me parece uno de lo mejores ejercicios de condensación y reflejo del paso del tiempo. Su última estrofa me parece un prodigio.

Con motivo del DVD que realice sobre el desaparecido cantante, traduje la letra y confeccioné los subtítulos para esta actuación de Georges Moustaki.

 

 

355.- ONE WAY HOTEL (1973)

Canción de Slade, incluida en la edición española de su LP Sladest.

Desde el principio esta balada, que quizá podríamos traducir como Hotel de carretera, se convirtió en uno de mis temas preferidos de la banda.

Adaptando una traducción encontrada por ahí y casi descifrándola, confeccioné los subtítulos para este fotomontaje a foto fija, que ha sido todo lo que he podido encontrar sobre esta canción.

 

 

CONTINUARÁ . . .