AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

301.- OÙ MÉNENT CES ROUTES DEVANT MOI (1971)

302.- RIDERS ON THE STORN (1971)

303.-SEX MACHINE (1971)

304.- SMOKE ON THE WATER (1971)

305.- STAIRWAY TO HEAVEN (1971)

 

García Márquez

garcia-marquez1

Una vez sedimentada la tristeza que me produjo la muerte de Gabriel García Márquez, el pasado día 17 de abril, estimo imprescindible mi pequeño homenaje, quizá raquítico, al escritor que, sin ningún género de dudas, más ha influido en mí y más decisivo ha resultado a la hora de tomar la decisión de seguir escribiendo, especialmente desde que leí Cien años de soledad, el lejano verano de 1971.

En pleno boom de la literatura sudamericana, por entonces, gracias a mi hermana, que era socia de Círculo de Lectores, descubrí la novela que más me ha fascinado de cuantas he leído hasta el momento.

Sin despreciar, ni mucho menos, la portada original del libro, la que se incluyó en la edición de Círculo de Lectores también me pareció fascinante.

Cien años de soledad

La extraordinaria prosa circular de García Márquez y su maravillosa capacidad para contar historias me atraparon en su tela de araña y supusieron un punto de inflexión en mi forma de entender la narrativa.

Nada más terminar de leerla, me lancé como un poseso a las librerías de Alicante, Laos y la desaparecida Librería Internacional, en busca de las obras anteriores del escritor y, poco a poco, dado que mi economía no era muy boyante, me fui haciendo con todas y las devoré con la fruición propia de la edad. Así, descubrí otra maravilla: El coronel no tiene quien le escriba, que me costó 60 pesetas en aquellos tiempos.

El coronel

A partir de entonces, seguí siendo fiel a las publicaciones posteriores de García Márquez, de quien poseo la obra completa.

Cuando en 1973 se rompió la relación que mantenía con Mamen no le pedí que me devolviera el rosario de mi madre, por otra parte inexistente, ni la guitarra de mi abuelo, ésta sí existía, sino recuperar aquel ejemplar de Cien años de soledad del Círculo de Lectores, que le había dejado, meses antes, para que leyera la novela. Lo recuperé, afortunadamente.

Nobel

Cuando en el 82 se le concedió el premio Nobel de Literatura, me pareció una consecuencia lógica y justa y sentí una gran satisfacción, no por engordar la mitomanía (reconozco que soy de lo menos mitómano que existe), sino por el merecido reconocimiento, dentro de una sociedad que valora los premios mucho más que yo.

En el 73, comenzó mi coqueteo con Sincairén, bajo la sombra alargada de Macondo. Cuando casi cuarenta años después el tren atravesó por fin la llanura, no habría sido de bien nacido el no haber agradecido y reconocido la poderosa influencia de García Márquez y de Cien años de soledad.

 

 

También  he de reconocer que en un momento determinado me planteé enviar a García Márquez un ejemplar de Crónicas de Sincairén, como muestra de respeto y de agradecimiento, pero desistí porque, probablemente no habría llegado a sus manos y porque el gesto podría no ser correctamente interpretado. Hoy, después de su muerte, lamento no haberlo hecho.

La tristeza que me ha producido la muerte de García Márquez me acompañará siempre.

 

garcia-marquez2

Tengo memoria. Lo del corazón es como el valor en la mili, se me supone. También tengo una enorme pena por no haber podido estrecharle la mano y haberle dado las gracias personalmente. Eso sí que quedará para siempre en mi corazón.

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

301.- OÙ MÉNENT CES ROUTES DEVANT MOI (1971) 

Excelente canción de Moustaki, profunda y reflexiva. Siempre fue una de mis preferidas. También me acompañó, como una fiel amiga, en mis tardes estudiantiles.

He traducido la letra y he confeccionado los subtítulos para este fotomontaje existente.

 

 

302.- RIDERS ON THE STORN (1971)

Probablemente, una de las canciones de mayor éxito de The Doors. Enigmática y triste, muy acorde con el espíritu de Jim Morrison.

Un alma caritativa subtituló este videomontaje.

 

 

Para terminar, otro videomontaje sin subtítulos.

 

 

303.- SEX MACHINE (1971)

Un auténtico bombazo del gran James Brown y, quizá, una innovación dentro del mundo del soul.

Lo cierto es que la canción no dejó de escucharse nunca, convirtiéndose en una especie de emblema con el paso de los años.

Un alma caritativa subtituló este fotomontaje.

 

 

Espectacular directo de James Brown en Roma, en 1971.

 

 

Otro directo, esta vez del 81.

 

 

Para terminar, coña marinera videográfica que os recomiendo.

 

 

304.- SMOKE ON THE WATHER (1971)

Mítica canción de Deep Purple, que los adoradores de los riff de guitarra tienen colocada en lo más alto del podio.

Ritmo contagioso, más que asegurado.

Descubrí la canción, cuando compré el doble LP Made in Japan, pieza de oro de la discografía del grupo, varios años después de su lanzamiento.

Un alma caritativa subtituló este directo de Deep Purple con una versión corta de la canción.

 

 

Otro directo posterior, subtitulado también por un alma caritativa.

 

 

Para terminar, versión incluida en el famoso disco Made in Japan, subtitulada en un idioma muy raro.

 

 

305.- STAIRWAY TO HEAVEN (1971)

Desde mi punto de vista, la mejor canción de Led Zeppelin.

En el 78, cuando estaba trabajando en Elda, me hinché a oírla en el coche, porque una emisora la tenía entre sus obras de culto.

Un alma caritativa subtituló este extraordinario directo.

 

 

Siempre he mantenido una especial relación con esta canción. En el verano del 79, rodamos un mediometraje, Pasos, en cuya banda sonora incluí un fragmento de esta Escalera hacia el cielo.

Aquí, podéis ver la secuencia en cuestión.

 

 

En el último capítulo de mi novela Crónicas de Sincairén, aparece la canción.

En 2012, los miembros de Led Zeppelin recibieron un homenaje, en el que les dedicaron esta Escalera hacia el cielo, que un alma caritativa subtituló.

 

 

Aquí, podemos disfrutar de un fotomontaje con la versión de estudio.

 

 

Para terminar, estratosférico solo instrumental de Jimmy Page.

 

 

CONTINUARÁ . . .