AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO.

 

216.- THE WINDMILLS OF YOUR MIND (1969)

217.- VENUS (1969)

218.- VOLUNTEERS (1969)

219.- WANDERING STAR (1969)

220.- WHOLE LOTTA LOVE (1969)

 

Soylent Green

Cuando hace casi cuarenta años vi la película Cuando el destino nos alcance (Soylent Green, Richard Fleischer, 1974), el argumento me pareció muy interesante y lo suficientemente escalofriante, como para poner los pelos de punta a cualquiera que tuviera un mínimo de conciencia.

SOYLENT GREEN

Cuando_el_destino_nos_alcance

No voy a destripar los entresijos de la película, por si alguien que lea esto y no la conozca, siente deseos de verla, sin que ningún aguafiestas le descubra el intríngulis. Sin embargo, sí puedo decir que tanto la película como, más probablemente, la novela de Harry Harrison, “Make Room! Make Room!” (¡Dejen sitio! ¡Dejen sitio!) se merece un puesto de honor en el ranking de las obras fatalistas de ciencia ficción.

El señor Harrison sería, casi con toda seguridad, un descreído pesimista, pero la sublimación que hace de la utilización de la población envejecida, por parte del poder, me parece magistral. No se quedó contemplando las copas de los árboles, se sumergió en el bosque, ese bosque que, ahora, los dirigentes del mundo, los gobernantes de los estados, están cercando para confinar en él a nuestros mayores y a los que estamos en vías de serlo.

Puede que el reciente fallecimiento de mi suegra, el pasado día tres, haya influido en mi ánimo meláncolico, puede que la visión del ataúd, deslizándose hacia el horno de incineración despertase alguna luz en el fondo de mi memoria y me hiciera recordar Soylent Green. Es posible… Pero lo que es seguro, dejando de lado mi estado personal, es que la desvergüenza y la desfachatez con la que nuestros dirigentes están tratando a nuestros mayores no puede ni debe dejarnos indiferentes.

No podemos, al menos yo, ser cómplices del desbarajuste. Los responsables tienen rostro y nombres y apellidos. Me da igual que alguien pueda tildarme de demagogo, pero los responsables son aquellos que han metido las manos en los bolsillos de los ciudadanos para vaciárselos, especialmente a los más desvalidos y desfavorecidos, con el único fin de permitir que los banqueros sigan amasando fortunas y contando sus ganancias, como tíos gilitos de pacotilla.

tio-gilito

Los responsables son aquellos que están desmantelando de manera implacable los logros sociales, conseguidos con tanto esfuerzo a lo largo de los años. Ellos son los que nos han condenado al empobrecimiento, utilizando el pretexto de una crisis que, no nos olvidemos, se ha desencadenado a causa de su ambición, su prepotencia y su mala o nula capacidad de gestión.

Los responsables son aquellos que, en cuanto han visto peligrar su estabilidad y su confort, no han dudado en vaciar de contenido la solidaridad social y rebajarla al últmio peldaño de la miserable caridad. Sólo les ha faltado salir a la calle con una hucha en multitudinaria cuestación.

Los responsables son aquellos que saquearon los ahorros que nuestros mayores habían depositado al abrigo de la confianza, por si las cosas venían mal dadas. Los responsables son los que han permitido que estos atracadores se hayan ido o pretendan irse de rositas, mientras los ancianos perdían la posibilidad de poder mantener la cabeza alta en su vejez.

Sede_central_de_la_CAM

Hubo un tiempo en el que cualquier politiquillo autonómico, que se preciase, tenía una entidad bancaria a su servicio, como si fuese un cerdito-hucha, en la que podía meter mano a crédito para acometer sus descabelladas empresas megalomanas y sus obras inútiles y faraónicas, inacabadas muchas e inservibles otras. Desmanes que nos están costando sangre, sudor y lágrimas.

jubiladosLos responsables son aquellos que para paliar este agujero negro están privando a nuestros mayores de los servicios sociales que precisan y  les hacen pagar por otros que la más elemental razón consideraría derechos. No debería hacer falta mencionar el descosido practicado a la Ley de Dependencia, aunque puede que sí que lo sea, porque la memoria es frágil, sobre todo a la hora de la intenciones de voto manipuladas. No debería hacer falta mencionar el copago farmacéutico ni la impresentable intención ministerial de cobrar al paciente un porcentaje de la medicación hospitalaria para los “tratamientos caros” (un buen número de pensionistas son subsidiarios de ellos) ni la pretensión de cobrar un porcentaje al paciente hospitalizado.

Los responsables tienen nombre y apellidos. Son aquellos que amedrentan, angustian y engañan a nuestros mayores, aquellos que les condenan a la pobreza y dificultan su subsistencia, haciendo que sus pensiones, con las que están haciendo equilibrios para mantener en el alambre del funámbulo a sus hijos en paro, recogidos de nuevo, se vean constreñidas para siempre.

Hace poco, mi amiga Charo, profesora de la Universidad de McGill, en Montreal, me daba cuenta de un trabajo de la Universidad de Montreal, en el que se detectaba una disminución de la esperanza de vida en España, aún no significativa. Lo será, sin duda, a partir de la actual reforma de pensiones. Los responsables tienen rostro, nombre y apellidos.

Los responsables son aquellos que están empujando a nuestros mayores a un futuro Soylent Green y, a la sociedad en su conjunto, al Pasaje de la Desolación.

 

 

Los responsables tienen rostro, nombres y apellidos. ¿Verdad que sí, señor Rajoy y demás cofrades?

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

216.- THE WINDMILLS OF YOUR MIND (1969)

Más que la propia canción, fue el instrumental, lo que me acompañó durante un buen tiempo.

Aunque el tema era de Michel Legrand, fue la versión de Henry Mancini, la que más escuché.

En aquella época, me apasionaba la música de películas (siempre me pareció un excelente complemento para la narración). Por eso, me compré un single, en cuya cara A estaba el tema de Romeo y Julieta. En la cara B, estaba la versión de Mancini del tema central de El caso de Thomas Crow (The Thomas Crow Affair, Norman Jewison, 1968).

EL CASO DE THOMAS CROW

El_caso_de_Thomas_Crown

Aquí, el tema instrumental de la película con secuencias de la misma.

 

 

El tema, interpretado por Noel Harrison, ganó el óscar a la mejor canción aquel año.

Adaptando una traducción, encontrada por ahí, confeccioné los subtítulos para dicha versión.

 

El tema ha sido ampliamente versionado, por lo que la lista de intérpretes sería interminable.

No podía soslayar la versión de la grandísima Dusty Springfield.

 

Un alma caritativa subtituló esta versión de Barbra Streissand.

 

 

En 1999, John McTiernan rodó un remake de la película que aquí se tituló: El secreto de Thomas Crow.

EL SECRETO DE THOMAS CROW

El_secreto_de_Thomas_Crown

Aquí, la versión de Sting para la película, adornada con secuencias de la misma.

 

 

Para terminar, la acidez surrealista de The Muppets.

 

217.- VENUS (1969)

No sé exactamente lo que resultaba más atractivo, si la canción en sí, un auténtico bombazo en su momento, o la exuberancia y el escote de Mariska Veres, en la portada del disco.

Venus

Un alma caritativa subtituló este clip del grupo.

 

 

En 1986, en plena efervescencia de la música disco, Bananarama rescató la canción (declino manifestar mi opinión al respecto).

 

 

Para terminar, aunque el tiempo no suele pasar en balde, no hay más que comparar la versión de Mariska Veres, junto a otro miembro de The Socking Blue, André Van Geldorp, en 2002, con las insulsas Bananarama.

 

218.- VOLUNTEERS (1969)

¿Cómo podía no estar incluida en la relación, esta exaltación de la revolución?

Un alma caritativa subtituló este fotomontaje con la interpretación de Jefferson Airplane, que incendia nuestras conciencias y nos transporta a otro tiempo, en el que la respuesta estaba flotando en el viento y era empuñada por las manos de los jóvenes.

Sería conveniente que esparciéramos en el aire las cenizas de aquellas revoluciones, para que volviesen a tomar cuerpo en el viento, despertando a las conciencias dormidas.

 

Ese espíritu queda recogido en la interpretación de la banda en el festival de Woodstock del 69.

 

 

Para terminar, psicodelia pura en esta actuación de Jefferson Airplane en televisión.

 

 

219.- WANDERING STAR (1969)

La voz cascada y el tono melancólico, casi fatalista, diría yo, convirtió esta interpretación de Lee Marvin en un absoluto éxito.

Desconozco si era la canción emblemática de la comedia musical de Lerner y Loewe, Paint your wagon, pero sí lo fue de su versión cinematográfica, La leyenda de la ciudad sin nombre (Paint your wagon, Joshua Logan, 1969).

LA LEYENDA DE LA CIUDAD SIN NOMBRE

 

La_leyenda_de_la_ciudad_sin_nombre

Siempre he comentado que, para mí, la película respira un aire fresco de libertad, muy acorde con la época hippy del momento.

Aquí la secuencia de la película en la que Marvin interpreta la canción con sus correspondientes subtítulos.

 

 

Para terminar, como curiosidad, versión en castellano, a cargo del gran José Guardiola.

 

 

220.- WHOLE LOTTA LOVE (1969)

Una de mis canciones preferidas de cuantas están incluidas en este listado.

No resulta fácil explicar la fuerza con la que penetró a través de mis arterias ni cómo me conquistó.

En uno de mis viajes a Andorra, compré el single, que aún conservo.

Wllsingle

Un alma caritativa subtituló este directo de Led Zeppelin.

 

 

Actuación de Led Zeppelin, diez años después, en Knebworth en 1979.

 

Actuación en Nueva York en el 73.

 

 

Para terminar, fotomontaje con la versión de estudio, que tantas y tantas veces he escuchado y que un alma caritativa subtituló.

 

CONTINUARÁ . . .