Una vez solucionados los problemas informáticos que han dejado K.O.  el proyecto iniciado hace varios meses, puedo retomar y retomo la entrega de estas Canciones del siglo pasado con un post, sólo dedicado a las nuevas cinco canciones.

 

206.- QUE JE T’AIME (1969)

Ésta es una de las canciones, asociada a las tardes de sábado y a la pandilla que, como otras muchas de las que se formaban entre adolescentes, estaba compuesta por el doble de elementos femeninos que masculinos.

Uno de nuestros lugares habituales era “Las Garrafas”. Casi siempre ocupábamos el piso superior, que solíamos compartir con otra pandilla de gustos y costumbres similares. Entre las dos, apenas dejábamos una mesa libre, como mucho. A veces, ni eso.

Allí, en “Las Garrafas”, también compartíamos con la otra pandilla la máquina de discos, que había  al fondo. Cada cual tenía sus canciones favoritas, que escuchábamos por riguroso turno. Este Que je t’ aime era una de las nuestras o, más bien, de las mías.

Mi recuerdo nebuloso de Johnny Hallyday se remontaba a varios años atrás, en una actuación televisiva, en la que los ojos de los censores franquistas se convirtieron en platos soperos, a causa del contoneo de caderas del cantante francés, que “obsequió” a todos los telespectadores con un bamboleo de culo espectacular, que los imponderables del directo no permitieron esconder ni reprimir.

Aparte de aquello, poco había sabido sobre el cantante francés, salvo que se casó, en su momento, con Sylvie Vartan, una de las musas de los sueños adolescentes.

Que je t’aime fue el principio de un resurgimiento musical de Hallyday, que no duraría mucho, especialmente en España.

Una alma caritativa me ahorró trabajo y subtituló esta actuación de Johnny Hallyday.

 

 

Como curiosidad, un homenaje a la canción  de varios cantantes franceses en actuación televisiva compartida.

 

 

Para terminar, la versión que escuchábamos en “Las Garrafas”.

 

 

207.- ROOM TO MOVE (1969)

Ritmo puro que se pega a las neuronas y a los pies.

Gran aportación del padre blanco del Blues, al que acompañaron los mejores guitarritas del momento, durante un tiempo.

Adaptando un traducción encontrada, confeccioné los subtítulos para esta versión en foto fija de la canción del disco, que me resultó mucho más fácil que enfrentarme a un directo, en el que no entendía muy bien a Mayall.

 

 

Gran directo con The Bluesbreakers.

 

 

Para terminar, directo de 1984 con una versión de ocho minutos.

 

 

208.- SAVED BY THE BELL (1969)

Gran éxito de Robin Gibb en solitario, cuando decidió separarse de sus hermanos.

Encuadrada dentro de lo que yo llamo “canción lamento”, la melodía y la interpretación empalagosa del cantante, soflamaban las tormentas de hormonas adolescentes.

María del Mar se compró el single que acabó en mis manos y que todavía conservo. A la portada no le queda un sólo hueco en el que escribir frases para la posteridad ni firmas.

Adaptando una traducción encontrada, confeccioné los subtítulos para esta actuación de la época.

 

 

Para terminar, directo de los últimos tiempos, antes que a Robin le diera la idea de dejarnos para siempre.

 

 

209.- SPIRITS IN THE SKY (1969)

Otra de las canciones que escuchábamos en “Las Garrafas”.

La preferencia era compartida. Así que, indistintamente, una u otra pandilla la seleccionaba.

En aquellos momentos, desconcíamos el contenido de la letra, por lo que la selección se debía a la melodía que nos enganchaba por una u otra razón.

No volví a escuchar la canción, después de 1971, hasta que un buen día, allá por el año noventa y tantos, alguien la rescató en una emisora de radio y la volví a escuchar.

Una sucesión de recuerdos se sacudió el polvo del olvido y me hizo navegar por el tiempo, hasta el punto que sembró la semilla para una novela, que todavía no he escrito.

Adaptando una traducción, confeccioné los subtítulos para este clip de Norman Greenbaum, muy acorde a la época.

 

 

Versión del 80 de Citizen Band (impagable y hortera).

 

 

Nina Haggen la colocó en su punto de mira en 1985 con una versión tecno de poca chicha.

 

 

Versión de principios de los noventa, a cargo de Kentucky Headhunters.

 

 

En los dos mil, son Dr And The Medics quienes toman el relevo.

 

 

Para terminar, curiosidad a cargo de Elton John.

 

 

210.- SUGAR SUGAR (1969)

Uno de los auténticos bombazos de aquellos años, escuchado hasta la saciedad, que sobrevivió durante mucho tiempo y que convirtió a la canción en una especie de icono de la época, aupando su desenfado y ritmo facilón a las listas de éxitos, pobladas de temas más trascendentes.

Un alma caritativa subtituló esta actuación de The Archies, a quienes se les negó la existencia y sólo se les consideró una prolongación de los dibujos animados.

 

 

Curiosidad de Wilson Picket.

 

 

Tampoco está mal la que se marcaron Ike & Tina Turner.

 

 

Para terminar, los dibujos animados, responsables de todo el mogollón.

 

 

CONTINUARÁ. . .