AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

171.- THOSE MORE DAYS (1968)

172.- TODAY (1968)

173.- WHEN MY GUITAR GENTLY GEEPS (1968)

174.- BAD MOON RISING (1969)

175.- BIRD ON THE WIRE (1969)

 

Dime de qué presumes…

Crecí, estirando el cuello para admirar lo que ocurría en el país vecino. Eran tiempos de resaca del mayo del 68, que retrasó su llegada a España y se prolongó durante mucho tiempo, avanzando como una lenta lengua de lava en nuestra sociedad.

mayo03

 

El espíritu francés era un estímulo y un ejemplo al que se necesitaba aspirar, intentando mantener la cabeza a flote y sortear los últimos coletazos de la dictadura franquista.

mayo02

 

Francia era sinónimo de libertad, de esa que habían acuñado, alrededor del eslogan más famoso del mundo y que definía los pilares sobre los que siempre se asentaría la renovación revolucionaria: “Libertad, igualdad y fraternidad”.

revolucion02

revolucion01

Francia era sinónimo de tolerancia, de solidaridad y de defensa de la libertad, que el propio pueblo había conquistado y que la explosión del 68 se encargó de volver a colocar en el lugar que le correspondía.

revolucion04

 

 

 

 

mayo01

 

Pero, como decía Moustaki:

El tiempo pasó, como pasa, al galope.

Queríamos ser adultos y lo fuimos, por fin,

pero nunca fuimos capaces de convertir el agua en vino.

Qué decir a nuestros niños, cuando nos vuelvan la espalda.

camiones02

 

Primero, vimos como la fraternidad se volatilizaba y el chauvisnismo pisoteaba las frutas, hortalizas y verduras españolas de los camiones volcados en la frontera. Pensamos que la culpa la tenía Franco, pero, cuando a éste se le ocurrió morirse, la repetición periódica de esos actos, nos hizo descender al terreno de la realidad y alejarnos de la mitomanía. La caridad bien entendida empezaba por ellos mismos.

camiones01

 

La solidaridad tampoco salía muy reforzada con estos comportamientos, que vilipendiaban a determinados sectores españoles. Además, dejando de lado el, lenguaje versallesco, al que son tan proclives los galos, estas actuaciones vandálicas dejaban mucho que desear y, sin hacer demagogia, hablaban muy a las claras de lo que le podía importar a los energúmenos el hambre en el mundo.

camiones02

 

La segunda pata del eslogan que se fue a hacer puñetas fue la de la igualdad. Siempre he dicho que algunos siempre son más iguales que otros. La igualdad se transformó en un canto de sirena, interpretado por Napoleón Sarkozy, en la ópera bufa, sufrida por las clases más desfavorecidas y que abrió un agujero negro en las libertades y derechos del pueblo francés.

sarkozy

 

 

La ONU critica a Francia por deportar gitanos y pide que respete sus derechos

La tolerancia no parece que sea una de las virtudes galas reseñables, sin embargo la buena prensa y los mejores ojos con los que mirábamos la defensa de la libertad, cegó nuestros ojos con una neblina espesa.

Recuerdo que, cuando Godard, símbolo apolillado, ya por entonces, de la nouvelle vague, estrenó en el 85, Je vous salue Marie,  en España, los prepotentes galos lanzaron sapos y culebras contra los carpetovetónicos rechazos, vestidos de fanatismo religioso, que intentaron boicotear su exhibición, montando espectáculos lamentables en las colas del cine. Nos pusieron  a caer de un burro, no sin bastante razón.

JE VOUS SALUE MARIE

 

Yo_te_saludo_Maria

 

 

Unas 3.000 personas se manifiestan contra “Yo te saludo, María’

La proyección de ‘Je vous salue, Marie’ en Madrid se realiza con la vigilancia de la fuerza pública

 

Desde Francia, nos hicieron aparecer ante los ojos del mundo como una pandilla de retrógrados despreciables y se burlaron de nosotros, rasgándose las vestiduras y señalándonos con el dedo por pacatos, timoratos y descendientes de la Inquisición.

España cañi

 

Esto ocurrió en el año 85.

¿Qué ocurrió después en la cocina de nuestros vecinos?

Cuando el imparable ascenso del fascismo en aquel antiguo feudo de libertad provocó el aumento escalofriante de las cifras obtenidas por el partido ultraderechista y ocupó las páginas de los diarios, a más de a uno empezaron a caérsele los palos del sombrajo.

Lepen01

 

A mí, personalmente, me costaba mucho trabajo creer que un pueblo que se había pasado dos siglos cacareando sobre la libertad y señalando con el dedo al resto de los países, ante la menor sospecha de su transgresión, fuese capaz de entregarle un cheque en blanco, de una manera tan olímpica,  a las tesis nazis, que habían estado a punto de convertir el mundo en un lugar intransitable, lleno de odio y de destrucción.

Lepen02

 

Resultaba evidente que los vientos de la historia habían cambiado cerca de la torre Eiffel, y a la palabra libertad le costaba mucho ser pronunciada de forma correcta en el moderno París de la Francia.

Los hijos de la Inquisición española los incultos que no sabíamos hacer la o con un canuto, los retrógrados anclados en la gloria del Imperio, los carpetovetónicos defensores de los toros y las procesiones, los payasos a los que se nos podían volcar los camiones con impunidad, los tabernarios con olor a ajo, en cambio, jamás le hemos dado bola a fascistas de tres al cuarto en unas elecciones y, por lo tanto, jamás les hemos encumbrado al trono parlamentario.

Si a algún papanatas iluminado le quedan ganas de decir que el caso contrario de Francia es un ejemplo de ejercicio de la libertad, lo mejor que podemos hacer es tirarnos de la moto.

Casi treinta años después de los anecdóticos incidentes en las colas de los cines, en los que se proyectaba Je vous salue Marie, nos llega una avalancha de imágenes sobre las protestas, ocurridas en Francia, a cuenta de la oposición a ley del matrimonio entre homosexuales.

matrimonio02

 

No parece que sean tres mil carpetovetónicos, soliviantando una cola en la entrada del cine. No parece que sean unos pocos energúmenos. Parecen bastantes más.

matrimonio05

 

Es de suponer que esta marea azul se siente no sólo en posesión de la verdad. Por lo visto, también se creen dueños de la patente, como todos aquellos que aquí, otrora, se consideraron la reserva espiritual de occidente. Poco importa que más del cincuenta por ciento de los franceses apoyen la ley. A la vista está que la cosa parece quedar en un empate técnico. Eso sí, los descontentos intransigentes e intolerantes de determinado signo político siempre han tenido más fácil hacer mucho ruido.

matrimonio03

Como el pueblo galo presume de un bagaje de libertad, con el que pretenden abochornar a todo el mundo, parece que le esté permitido escupirnos su miseria, su cortedad mental, su intolerancia y su desprecio.

matrimonio04

 

Como la cosa viene de Francia, esos papanatas pretenden hacernos comulgar con ruedas de molino, empleando la misma simbología fascista, esgrimida por cualquier república bananera  y, lo que es peor, utilizando de forma  vergonzosa y cicatera la imagen manipulada de los niños en defensa de unos intereses sectarios y partidistas.

matrimonios01

 

Si uno fuera mal pensado que, a fuerza de los coscorrones recibidos, lo es, diría que lo que le escuece a los franceses es haber perdido ese lugar de privilegio en el que las otras naciones los habían colocado en el ranking de los defensores de la libertad.

Parece muy curioso que seis países europeos hayan aprobado esa ley antes que ellos. Parece mucho más curioso que un país despreciado como el nuestro le lleve ocho años en materia de progresismo social a esta pandilla de presuntuosos que se han quedado con el culo al aire, de una vez por todas.

Lo bueno que tienen las actitudes farisaicas es que acaban por dejar al que las practica en el lugar que se merece.

matrimonio06

 

 

Decidme de qué presumís, queridos, y yo os diré de lo que carecéis.

Sólo se le caen los mitos a aquel que los ha tenido.

revolución03

 

Empezad por chuparos ésa, que ya tendréis tiempo de muchas más.

 

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

171.- THOSE MORE DAYS (1968)

Este  Qué tiempo tan feliz supuso el lanzamiento de la sosita Mary Hopkins, apadrinada por Paul McCartney. Probablemente por eso, el éxito estaba garantizado.

Aquí, tenemos un  video promocional, aunque sin subtitular.

 

 

Para compensar, aquí está la versión en castellano de la propia cantante.

 

 

Sandie Shaw también tenía su versión.

 

 

Para terminar, fotomontaje con la versión en castellano de Mat Monro, una de las más escuchadas en la época.

 

 

172.- TODAY (1968)

Otra canción más de Jefferson Airplane, que ocupó mis tardes en Valencia.

Un alma caritativa subtituló este videomontaje psicodélico.

 

 

Para terminar, en este otro videomontaje, podemos disfrutar de la versión de estudio.

 

 

173.- WHEN MY GUITAR GENTLY GEEPS (1968)

 Una de las canciones de los Beatles compuesta por George Harrison.

Incluida en la famosa recopilación del disco azul, compartió mis tardes estudiantiles.

Un alma caritativa subtituló este video montaje con la versión de The Beatles.

 

 

Otro buen samaritano hizo lo propio con la actuación de George Harrison en el concierto para Bangla Desh.

 

 

En la ya mencionada película, en otras ocasiones, Across the Universe, Julie Taymor, 2007, incluyeron una versión, que aquí tenemos subtitulada.

 

 

Aquí, la versión de Eric Clapton para el concierto por George.

 

 

Para terminar, versión a cargo de Santana en 2010.

 

 

174.- BAD MOON RISING (1969)

Quizá no sea la mejor canción de los Creedence, pero forma parte, por derecho propio, de la banda sonora de una época.

Los Creedence son una de mis debilidades, por lo que no es de extrañar que esta canción ocupe un lugar en esta selección.

La canción fue uno de los éxitos de la banda americana.

Aquí tenemos un directo de Creedence Clearwater Revival, aunque sin subtitular.

 

 

Para terminar, directo de John Foggerty, que un alma caritativa subtituló.

 

 

175.- BIRD ON THE WIRE (1969)

Extraordinaria canción de Leonard Cohen, uno de los mejores a la hora de envolver el ambiente con la calidez intimista de la melodía y la palabra.

Este Pájaro en el alambre es una de las mejores muestras de ello.

Un alma caritativa subtituló una actuación reciente de Leonard Cohen.

 

 

La canción ha tenido varias espléndidas versiones.

Aquí, la de Johnny Cash, que un alma caritativa subtituló.

 

 

Aquí, la de Judy Collins, en el 76.

 

 

Probablemente, una de las mejores versiones es la de Joe Cocker.

 

 

Para terminar, actuación de Leonard Cohen en la Isla de Wigth en el 70.

 

 

 

CONTINUARÁ . . .