AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

151.- EU DARIA MINHA VIDA (1968)

152.- IF YOU FEEL (1968)

153.- HEY JUDE (1968)

154.- HONEY (1968)

155.- IN A GADDA DA VIDA (1968)

 

La multiplicación de las frutas y las verduras

 De un tiempo a esta parte, estamos asistiendo a la proliferación de comercios dedicados a la venta de frutas. Da la impresión de haberse producido una especie de “big bang” o una mitosis superlativa, cuya consecuencia no es otra que la aparición de una frutería en cada esquina.

fruteria03

 

fruteria02

Hay varias franquicias que extienden sus tentáculos por calles y barrios, sin distinción de clases ni de situación económica. Han aparecido por todos los rincones.

Llama la atención la rapidez inusual con la que se ha extendido este “virus” y su conversión en una epidemia, muy parecida a las sufridas en otros momentos.

videoclub03

 

Lo cierto es que la explosión y la expansión del video club tiene similitudes con este bombardeo de frutas y verduras al que ahora nos vemos sometidos, aunque su génesis fuese distinta y su posterior desarrollo, también. Los videoclubes, pienso yo, comenzaron siendo negocios independientes e individuales, a los que las franquicias fagocitaron con el paso del tiempo, engulliendo a unos y, simplemente, provocando la desaparición de otros muchos. La mayoría agonizaron, sucumbiendo a la realidad innegable de su hundimiento. Había muchísimos establecimientos, demasiados. Cerraron sus puertas de forma masiva, acosados por las deudas y por la sombra alargada de la televisión de pago.

videoclub02

 

La génesis de estos negocios fruteros, a los que me refiero, ha tenido un signo completamente distinto. Han sido cadenas establecidas, franquicias, las encargadas de desembarcar de forma explosiva en las calles, haciéndose con locales por los que aparentemente han de estar abonando alquileres bastante elevados, sobre todo en algunas zonas céntricas, en las que se ha instalado más de un negocio, incluso, desatando una competencia feroz que, ciertamente, produce perplejidad.

fruteria01

 

La voracidad con las que las franquicias se han lanzado a la conquista de las calles ha sido espectacular. Es tan sencillo comprobarlo que basta con echar una ojeda a la concentración de estos negocios por metro cuadrado. En ocasiones están prácticamente puerta con puerta, cuando no conviviendo hasta tres y, a veces, cuatro comercios en un radio muy reducido.

fruteria06

 

 

Esta proliferación es parecida, salvando las indudables distancias, a la de comercios chinos de hace pocos años, que superpobló las calles, gracias al pago de alquileres estratosféricos, inasumibles para los comerciantes autóctonos, y provocó la monopolización de los locales más importantes, permitiendo el cambio de manos en el control del imperio del Todo a 100 con resultados más que evidentes.

chinos01

 

Estamos asistiendo, más que a un milagro, a una especie de maldición bíblica que ha degenerado en la multiplicación de las frutas y las verduras, creando unas expectativas que, desde mi punto de vista no tardarán en dejar al descubierto la cortina de humo con la que se envuelven. Empieza a haber más tiendas de éstas que personas. Hay cosas que, además de ser imposibles, no pueden ser. La gente no compra tanta fruta. Eso es una evidencia irrefutable.

fruteria05

 

No es una cuestión de calidad (sobre la que podríamos hablar largo y tendido), sino de cantidad. Demasiadas fruterías para el mercado existente. No debemos olvidar que lo de la dieta mediterránea no es más que un emblema publicitario que poco se corresponde  con la realidad. Por muy mediterráneos que nos consideremos, somos los primeros incumplidores de las excelencias de una dieta, que resulta muy difícil de seguir por la población.

En fin, veremos si el tiempo me da la razón y no tardamos en asistir al desmantelamiento de esta nueva ola de comercios, a los que, personalmente, veo muy poco futuro.

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

151.- EU DARIA MINHA VIDA (1968)

Allá por el año 70, la cervecería Capri era uno de los puntos de encuentro de la pandilla que habíamos formado. Además de comer alguna croqueta de jamón, cuando nuestra maltrecha economía nos lo permitía, monopolizábamos la máquina de discos que había nada más entrar.

Cada uno tenía sus preferidas y debía aguardar el turno para hacerlas sonar. Esta canción de Martinha era uno de los blancos de las monedas de Pepa.

Aquí tenemos la versión original, que me he permitido no subtitular, puesto que, a continuación la podremos escuchar en castellano.

 

 

Lo prometido es deuda. Aquí está Martinha dándonos la vida en castellano.

 

 

Tan famosa como la versión de Martinha, lo fue la de Roberto Carlos.

 

 

Para terminar, curiosidad en castellano, a cargo de Antonio Vega.

 

 

152.- IF YOU FEEL (1968)

Nuevamente, Jefferson Airplane se deja caer por aquí, arrastrando su universo de psicodelia con una canción que respiraba libertad.

Adaptando una traducción encontrada, confeccioné los subtítulos para este fotomontaje, verdaderamente muy adecuado para Jefferson Airplane.

 

 

153.- HEY JUDE (1968)

Indiscutiblemente, una de las reinas de los guateques. Sus siete minutos daban mucho juego en los bailes agarraos.

Muchas de aquellas tardes lejanas vienen a mi mente, cuando la escucho.

Un alma caritativa subtituló este vídeo de los Beatles.

 

 

Como ya me he referido en varias ocasiones a la película Across the Universe (2007), me limitaré a decir que aquí, está la secuencia de la película con la canción.

 

 

Para terminar, McCartney y unos amigos en 1997.

 

 

154.- HONEY (1968)

Canción romanticona, donde las haya, con esa tendencia al lamento, tan del agrado del público adolescente. Este tipo de música intentaba labrarse un un espacio, a trompazos, en un panorama  musical, lleno de nuevas tendencias que avanzaban progresivamente.

Bobby Goldbosro fue el artífice del éxito de esta empalagosa Honey, que recordaba a las baladas de los cincuenta.

Un alma caritativa subtituló este directo.

 

 

Para terminar, Bobby, convertido ya en don Roberto, la sigue emprendiendo con Honey.

 

 

155.- IN A GADDA DA VIDA (1968)

Fue el primer LP que me compré con el dinero recogido por mi santo. Había visto en televisión el clip promocional de Iron Butterfly en un programa musical, previo a lo que fue Ritmo 70, y me había quedado completamente maravillado.

En cuanto tuve ocasión y dinero suficiente, me compré el disco.

Mi madre me odió por ello, hasta que me fui definitivamente de casa y me lo llevé conmigo.

In a gadda da Vida es una canción que siempre ha ocupado un lugar especial dentro de mi corazón por múltiples razones. Por lo tanto, es justo decir que se trata de una de mis canciones preferidas de todos los tiempos.

No sabría explicar por qué, siempre que la escucho, siento a mi alrededor un soplo fresco de libertad.

Un alma caritativa ha subtitulado esta actuación coloreada de Iron Butterfly, ahorrándome trabajo. Probablemente, el video original en blanco y negro sería el que yo vi en televisión en aquellos lejanos tiempos.

 

 

CONTINUARÁ . . .