AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

101.- YESTERDAY (1965)

102.- CASINO ROYALE (1966)

103.-  C’ERA UN RAGAZZO QUE COME ME (1966)

104.- EL BUENO, EL FEO Y EL MALO (1966)

105.- ELEANOR RIGBY (1966) (OK)

 

RECTIFICAR ES DE SABIOS

Eso, al menos, es lo que afirma la sección más conservadora de la sabiduría refranera popular. Lo que pasa es que yo no estoy de acuerdo con ella del todo. A veces, la rectificación sólo responde a un puro y duro envainamiento para disolver el ridículo, en el que tan a gusto se ha chapoteado, a un desesperado intento para recobrar el control de la situación y, sobre todo, a una huida hacia delante parar tratar de salir del jardín de aguas movedizas, pisando el menor número de flores o, por lo menos, sin pisar algún que otro callo doloroso.sepulveda

Jesús Sepúlveda ha quedado reducido a un  todo un completo ex (exalcalde, expolítico, excónyuge y, por fin, “exfuncionario de la casa”), por obra y gracia de la vicepresidenta gubernamental, que ha intentado buscar la complicidad de la opinión pública, tratando de ocultar, sin conseguirlo, el plumero que asoma por todos los rincones del PP, escondiéndose en el laconismo cutre y obviando las justas y necesarias explicaciones que le debe no sólo a los votantes del PP, sino a todo el pueblo español.

 

 

 

Cospedal_rectificarPuede que rectificar sea de sabios, que no lo tengo tan claro yo, pero lo que es evidente es que la vicepresidenta está muy lejos de poder recibir ese calificativo, por mucho que haya intentado apelar a un tono coloquial para el que, por cuestiones de bilis, no tiene la más mínima capacitación.

Rectificar no es pegar la espantá, cuando los medios de comunicación te han acorralado y tus argumentos tienen el peso de la pluma más liviana. Rectificar  no es pegarle una ficticia patada en el culo ni dejar de subvencionar económicamente el opaco trabajo domiciliario de un tipo que anda tan metido en las entrañas del caso Gürtel, que las cejas se le han quedado pegadas al detritus, ese mismo que amenaza con formar parte indeleble de las suelas de un partido, cuyo comportamiento, por más que ahora se intente el llamamiento a conductas  y acciones ejemplares, ha dejado demasiado que desear históricamente.

Cuando la número 2 de un partido enmienda la plana públicamente al número 3, pues, ¿qué queréis que os diga?, la cosa suena a  “¡Maricón el último!” o  “¡Sálvese quien pueda!”, que yo no voy a desperdiciar la ocasión. La desautorización de la vicepresidenta al último pastiche mental del señor Floriano y a su monólogo cómico de esacasa calidad,  parece realizado, como siempre, con la boca pequeña, esa boca de apetito voraz, capaz de engullir la viga propia sin atragantarse, por gigantesco que sea su tamaño y, al mismo tiempo,  sufrir arcadas incoercibles al leve contacto con la paja ajena.

floriano02

 

¡Menudo papelón el del señor Floriano! Ahora, está por ver si los magistrados, siguiendo la línea argumental del número 3, se suben al carro del despido improcedente al funcionario de la casa y solicitan la readmisión del ex de todos los ex o, por el contrario, todavía están con las mandíbulas desencajadas por el ataque de risa, que les provocó el argumento circense emitido por el señor Floriano desde su púlpito.

Sólo faltaba que otro especialista de la improvisación y la incongruencia, el inefable señor Rajoy, defendiese a capa y espada a la ministra Ana Mato y, además, tuviera la osadía de calificarla de “buena ministra” (¿Buena ministra para quién, señor Rajoy? ¿Usted vive en España o en los mundos de Yupi?).

En cualquier caso, la garantía de ser recordado en las oraciones del señor Rajoy no supone, precisamente, un gran aval ni un futuro político prometedor. Bastaría recordar cómo se llenó su balbuceante boca de alabanzas a insignes pesos pesados de su circo particular: Camps, Matas, Sepúlveda, Bárcenas, etc… a los que mostró adhesiones  inquebrantables, pese a las evidencias de turbios comportamientos,  puestas de manifiesto por investigaciones judiciales y de los que ahora reniega como un fiel seguidor de la cofradía de San Pedro.

rezando

¡Qué tu Dios te coja confesada, ministrita, por mucho que te creas propietaria de la triple corona, de los globos, los confetis, los regalitos particulares, la separación de bienes inexistente y una impunidad que no tardará en dejarte a los pies de los caballos !

Espera y verás.

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

101.- YESTERDAY (1965)

Una de las canciones más de mayor éxito de cuantas escribieron e interpretaron The Beatles.

Intemporal, ha paseado la sencillez de su elaboración, durante casi sus cincuenta años de vida y, hoy en día, sigue manteniendo intacto su prestigio.

Fue una de las estrellas de la recopilación en el archifamosísimo disco “rojo” de The Beatles, que yo escuché incansablemente en mi piso de estudiante en Valencia, durante los tres últimos años de carrera.

Un alma caritativa me ahorró el trabajo de subtitulación.

 

 

Desde el mismo momento de su aparición, fue versionada por infinidad de intérpretes de todos los géneros y colores, como, por ejemplo, Ray Charles.

 

 

Frank Sinatra también la emprendió con ella.

 

 

Para finalizar, este directo de McCartney y The Wings en 1975.

 

 

102.- CASINO ROYALE (1966)

Mi hermano mayor le tenía cogido el pulso a su madrina, lo que le hacía disfrutar de más de un privilegio, directamente relacionado con el capricho. Uno de ellos fue un magnetofón, ya no recuerdo si Philips o Grundig, de grandes cintas, capaces de albergar canciones y más canciones. Allí, unos tres años después de su composición, descubrí la banda sonora de la película Casino Royale, 1967 y la escuché montones de veces, antes de poder tener acceso a ella en el cine.

CASINO ROYALE

 

Casino Royale (1967)

 

Aquí, su tráiler.

 

 

A más de uno se le iban los ojos detrás de la chica con las pistolas y sus tatuajes psicodélicos.

La parodia de las aventuras de 007, en la que mucho tuvo que ver la participación de Woody Allen como actor y guionista, resultó algo excesiva, quizás como la propia música.

Aquí, la versión original del tema central del film, compuesta por Burt Bacharach e interpretada por Herb Albert and the Tijuana Brass.

 

 

Aquí, otro de los temas de la banda sonora original de la película.

 

 

Y aquí, la versión cantada.

 

 

Esta película no fue la primera con dicho título. Nada menos que trece años antes, se filmó la primera versión de las aventuras de James Bond, telefilm absolutamente desconocido para mí. En él, supongo que a causa de las exigencias del guión, el agente más famoso del Servicio Secreto británico, es convertido en agente de la CIA. Los yanquis, ya se sabe.

 

CASINO ROYALE (1954)

 

 

 

casino royale01

Aquí, su tráiler.

 

 

Para finalizar, el tráiler de la versión rodada en 2006 y que nada tiene que ver con las anteriores.

CASINO ROYALE (2006)

 

casino royale03

 

 

103.- C’ERA UN RAGAZZO QUE COME ME (1966)

Confieso que es una de mis debilidades. La canción ya me gustó la primera vez que la escuché. Después, lo hizo mucho más, sobre todo, probablemente, a partir del año 69 en plena contestación de la guerra de Vietnam.

A partir de una traducción, confeccioné los subtítulos para esta actuación televisiva de Gianni Morandi en plena época de éxito.

 

 

Aquí, un curioso dúo con Celentano, bastantes años después.

 

 

Como curiosidad, ésta, a cargo de Joan Baez, no está mal.

 

 

104.- EL BUENO, EL FEO Y EL MALO (1966)

Progresivo ascenso en la calidad de las composiciones de Morricone, puesta al servicio de la estética de Sergio Leone y su visión del western.

Compré el LP de la banda sonora, después de ver la película, que no fue estrenada en España hasta finales del 68 y en Alicante, bien entrado el 69, casi con toda seguridad.

Mi madre me odió por la paliza que le di, escuchando el disco sin parar. Le sacaba de quicio, especialmente, la estridencia repetitiva de la pieza dedicada al desierto.

 

EL BUENO, EL FEO Y EL MALO (1966)

 

BUENO04

 

Aquí, tenéis el tema original con los títulos de crédito de la película.

 

 

Aquí, el tema del duelo final. Como siempre, aquellos que no hayan visto la película, pueden pasar al siguiente vídeo.

 

 

Aquí, podemos apreciar en profundidad los silbiditos de Kurt Savoy.

 

 

Otro de los temas estrella de la película fue El Éxtasis del oro, que aquí podemos apreciar en versión orquestal, dirigida por Morricone.

 

 

Curiosidad a cargo de Metallica, interpretando su visión particular de este Éxtasis del oro.

 

 

Aquí, se puede disfrutar del tráiler subtitulado de la película.

 

 

Para finalizar, una de las curiosidades más curiosas, el tema central, interpretado con ukeleles.

 

 

105.- ELEANOR RIGBY (1966)

Una de mis canciones favoritas de The Beatles, que vuelve a acercarme a aquellas tardes de juventud y música, que tanta compañía me hicieron, a la sombra del Bettor Dual.

Un alma caritativa subtituló este fotomontaje con la versión de The Beatles.

 

Otra, lo hizo con esta versión de Paul McCartney de algunos años (bastantes) después.

 

 

Como a la mayoría de las canciones de los Beatles, varios cantantes soul realizaron espléndidas versiones. Vamos a quedarnos con ésta de Aretha Franklin de 1971.

 

 

Como curiosidad, esta espléndida versión instrumental, a cargo de Wes Montgomery.

 

 

Para finalizar, éste cartoon de The Beatles.

 

 

CONTINUARÁ . . .