¡Dios me libre de convertirme en Juez absoluto para darle un repaso a la corrupción! Aunque, bien mirado, una semanita no estaría mal… Pero, en fin, no es el caso y, además, resultaría del todo imposible. Las evidencias son las evidencias y son inamovibles. No digo yo que no puedan y deban  ser explicadas y rehabilitidas, de merecerlo, pero lo que no dejan de ser son evidencias.

logo pp

Este extremo, firmado por el propio Perogrullo, es negado por el PP con la misma tozudez que, en su día, empleó san Pedro y por la que, curiosamente, tanta recompensa obtuvo a posteriori. No sé por qué, pero me parece que esta vez el PP no va a obtener similar resultado al obtenido por el primer Papa.

Desconozco si la estrategia a seguir por las mentes pensantes del PP va a ser la misma que la empleada en el llamado caso Naseiro, como parece sugerir el diario El Mundo desde sus páginas. Si así fuese, a la situación se le podría aplicar un refrán contundente y clarificador: “De aquellos polvos, vinieron estos lodos”, como muy bien ya  ha apuntado algún medio de comunicación.

Naseiro01Rajoy salpicadoDe resultar ciertas las actuales informaciones difundidas por el diario El País, estaríamos ante la demostración de que la famosa auditoría y la depuración de responsabilidades, realizadas en su día por el caso Naseiro, con más tibieza de la exigida por el ahora primer espada de la Justicia española, ministro ad hoc, no fueron más que los elementos de una pantomima, que ha reventado, ahora, en una  cuchufleta patética con comportamientos y consecuencias, propios de una república bananera.

Es que ya se sabe, el agua de borrajas siempre ha sido agua de borrajas, por mucho que unos ilusionistas de pega nos la hayan querido vender como agua milagrosa, válida para un roto, tanto como para un descosido.

Claro que, por frases como  ésa, a uno le cuelgan la etiqueta de conspirador. ¿Y qué se puede hacer, entonces? Pues, patalear, al más puro estilo Cospedal, asumirlo con gallardía, o mandar a tomar viento a esa pandilla de mentes estrechas.

Consejo_Ministros

Lo malo es que las tres medidas parecen formar un triángulo, inspirado en el galimatías de la Santísima Trinidad. Así que, se adopte la que se adopte, uno no podrá librarse  de ser señalado por el dedo acusador. Es lo que tiene haberse aprendido al pie de la letra lo del motín de Esquilache. Todo bicho viviente es un conspirador en potencia. Por lo tanto, no hay remedio: soy un conspirador y, mira tú por dónde, a mucha honra, si el calificativo me lo arroja con desprecio, desde el púlpito de su impunidad, la voz más representativa del aparato de un partido que, tocado y bien tocado, corre el riesgo de hacer aguas por todas partes e irse a pique.

barquito de papel

Si desear que todo el peso de la ley caiga sobre los infames y los corruptos me convierte en un conspirador, no tengo ningún problema en aceptar el título con honor; si desear que obtengan el merecido castigo aquellos que han traicionado la confianza del pueblo y lo han pisoteado con soberbia y mala fe, supone añadir una muesca más al título, igualmente, la acepto con honor; si desear  que resplandezca la verdad y que el nombre de los justos quede limpio, que la transparencia sea la moneda de cambio habitual y que la democracia recupere la esencia, que le han robado un puñado de maleantes, me convierte en un conspirador, es que la conspiración es necesaria.

Rajoy dice que “es falso” que recibiera dinero negro y anuncia que publicará sus declaraciones de la renta.

Si pensar  y decir que las últimas declaraciones del presidente de gobierno,  sin presencia de periodistas ni disposición a responder pregunta alguna, han sido propias del texto de un sainete lamentable es ser un conspirador, pues, ¡qué le vamos a hacer!, soy un conspirador.

¿De qué sirve ese patético brindis al sol de nuestro balbuceante presidente? ¿De qué sirve que nos enseñe su declaración de renta, de patrimonio o cualquier otra bula pontificia? De sobra sabemos que serán puras, castas e inmaculadas. El agujero negro, de existir, no sería visible en esos legajos, sino que habría de ser rastreado, adentrándose en otros vericuetos.

El PP sigue erre que erre, diciendo que esos papeles no son su contabilidad y que, además, son mentira. Yo no sé si serán mentira, pero sí estoy seguro que no son la contabilidad oficial del PP. ¡Faltaría más! ¿A qué están jugando? ¿No se han enterado todavía de lo que va la cosa?

Vale, se lo explicaré una vez más, aun a costa de cargar con el sambenito de conspirador. Nadie, que yo sepa, ha mentado la contabilidad oficial. Lo que realmente ha ocurrido es que la sombra de la sospecha de una contabilidad B, quién sabe si responsable del enriquecimiento desmesurado del señor Bárcenas y de una turbia financiación del partido, ha comenzado a planear sobre la cúpula del PP y eso no se aparta de un manotazo, como si se tratase de una mosca cojonera ni blandiendo una absurda declaración de renta. Eso, tiene pinta de toro bravo y al presidente de gobierno le falta lo que hay que tener para cogerlo por los cuernos.

Me gustaría hacer notar que es extremadamente curioso que algunos de los apuntes contables, publicados por El País, sean milimétricamente exactos a los reconocidos por los no tan supuestos destinatarios de esas cantidades. También resulta curioso que el señor Rajoy niegue la existencia de esos sobres, cuando elementos de mucha menor relevancia que la suya dentro del partido la han reconocido.

Trías

Es lógico que el PP clame en defensa de su honorabilidad, es comprensible que apele a la justicia y a la presunción de inocencia, que, desde cualquier punto de vista, se merece. Lo malo es que la sombra de la duda es demasiado alargada y los charcos de mierda a lo largo del camino, demasiado numerosos y permiten el crecimiento de la flores más hediondas: caso Naseiro, gestión de los atentados del 11 de marzo,  caso Gürtel, estribaciones del caso Nóos, reiterados incumplimientos del programa electoral, recortes de derechos y libertades… Quizá, demasiadas patas para un banco.

En fin, sigamos conspirando:

Enlace Corruptos entre rejas

Y para terminar, el que también puse ayer:

Enlace un millón de firmas por la dimisión de la cúpula del PP