AL FINAL DE ESTE POST, NUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

81.- YOU REALLY GOT ME (1964)

82.- ZORBA EL GRIEGO (1964)

83.- ALINE (1965) 

84.- BE MY BABY (1965)

85.- CALIFORNIA DREAMINS (1965)

 

 

¡Tú, menos!

Cuando estaba estudiando la carrera en Valencia, algún amigo y otros compañeros de colegio de Alicante vivían en el Colegio Mayor San Francisco Javier. Yo iba con relativa frecuencia por allí, ya fuera en busca de algunos ansiados apuntes, simplemente para enfrascarme en interminables partidas de mus o porque disputaba la competición universitaria de balonmano y fútbol con sus equipos.

Residencia Universitaria San Francisco Javier

Por aquel entonces no tenía este aspecto promocional.

Mucho más asiduo que yo en sus visitas era un disminuido psíquico, al que se podía ver con frecuencia pululando por la cafetería. No recuerdo su nombre. Los ya antiguos estudiantes de entonces quizás lo recuerden.

El caso es que el muchacho era blanco de las bromas inocentes de los habitantes del colegio mayor, que se mondaban de risa ante la sempiterna respuesta del muchacho, cuando le buscaban las cosquillas. Lo usual era que un estudiante le increpara, por ejemplo: “¡Fulanito, qué feo eres!”, a lo que el muchacho con voz metálica y gangosa respondía, indefectiblemente: “¡Tú, menos!”, desencadenando la hilaridad general.

Aquello era una broma desprovista de maldad, pero la frase, tan cargada de razón, “¡Tú, menos!”, hoy cobra actualidad, no por haber sido pronunciada literalmente por la insigne Doña Cospedal, sino por haber sido esculpida entre líneas en las declaraciones de la susodicha, después del escándalo y la mierda que se le ha venido encima al PP con el asuntito de los milloncejos esquilmados y repartidos en sobres, como quien no quiere la cosa.

cospedal02“Quita, quita”, parece que nos diga, aunque lo que esté diciendo, en realidad, es que cada palo aguante su vela, pese a perpetrar el refrán, de la misma forma que perpetra todas sus aviesas intenciones contra el pueblo.

Doña Cospedal se ha puesto digna y de su boca han salido sapos y culebras, corrientes de aire, propulsadas por el ventilador encendido para esparcir mierda en todas direcciones, quizá con mayor virulencia sobre el inepto presidente de gobierno, que cada día que pasa va perfeccionando su absoluta inutilidad.

Con su táctica de “Yo no he sido”, doña Cospedal apunta en otras direcciones, se coloca en el cuarto de la salud, como decía mi madre, y mete el dedo en el ojo a determinados pesos pesados de su partido, incluído el inclito señor Rajoy. Pero lo hace amparada en un artificio, construido a base de mentiras políticas, con la única pretensión de expulgarse.

Esperanza

En esa misma línea, se ha colocado la resurrecta Esperanza Aguirre, que al olor de la sardina, ha visto la oportunidad de pescar en el río revuelto para tratar de resurgir, cual ave Fénix.

Si es que aquí, el que no corre, vuela.

Lo cierto es que la operación de lifting, pretendida por doña Cospedal, huele de lejos  y, desde mi punto de vista, la ha dejado con el culo al aire.

El diario El Mundo ha destapado la caja de los truenos, pero lejos de tener el asunto bajo control, éste ha empezado a culebrear y a resbalársele entre las manos, como si fuera una escurridiza anguila.

El asunto tiene una gravedad de proporciones considerables, que señala directamente a un gran número de altos cargos del PP, algunos de los cuales han reconocido públicamente la existencia de los sobres y la práctica habitual en su recepción.

Cospedal03

A doña Cospedal no le consta que nadie del PP recibiera sobres en negro. Sería porque los sobres eran de otro color,  blancos probablemente, ya que su existencia, según las fuentes periodísticas, es pública y notoria. Como no creo que doña Cospedal sea imbécil o haya mirado hacia otro lado, mientras sus compañeros de partido recibían los sobres, no me queda más remedio que concluir que pretende engañar al pueblo español, siguiendo su costumbre.

A mí me parece inaudito que doña Cospedal se jacte, diciendo:  “El PP tiene sus cuentas en España y quién no las tenga tendrá que responder”. Faltaría más, pero, ¿estábamos hablando de eso? No. Se hablaba de una corruptela generalizada (y soy generoso) entre los miembros de su partido, que puede ocultar una financión ilegal. A doña Cospedal se le fueron la neuronas por los cerros de Úbeda y emuló a su compañera Ana Botella, mezclando peras con manzanas.

La respuesta del dismunido psíquico, aquel rotundo ¡Tú menos!, tenía su gracia y su lógica . En labios de Doña Cospedal suena a chirigota barriobajera y repugna a cualquier inteligencia despierta.

Mantilla01

Sorprende que alguien con esa raigambre católica  parafernalia de mantilla incluida, desconozca de una manera tan profunda su religión. La mentira es un pecado mortal, el octavo en la lista, concretamente. Habría que refrescarle los conceptos a doña Cospedal y decirle que, según su credo, se peca de palabra, obra u omisión, aunque supongo que a la susodicha le importará un pimiento. No me extrañaría que, incluso, ya estuviera maquinando la reforma del catecismo y de los mandamientos de la Ley de Dios. Seguro que, a poco que la dejen, los rehace a su imagen, semejanza y conveniencia.

Mantilla02

Un tal Jesucristo, sí que debe sonarle a doña Cospedal, vamos, creo yo. Según los Evangelios, acuñó una acertada expresión para los usuarios de semejante código moral: Sepulcros blanqueados.

 

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA

 

 

81.- YOU REALLY GOT ME (1964)

Canción, encuadrada en las de exaltación del tono gamberro, que lanzó a la fama a The Kinks.

Famosa por el sonido distorsionado y por el solo de guitarra, fue interpretada por un gran número de solistas y grupos.

Un alma caritativa, ahorradora de trabajo, subtituló esta actuación de The Kinks.

 

 

Otra, igual de caritativa, subtituló esta versión de Van Halen.

 

 

Para terminar, esta versión de Metallica, acompañados por Ray Davies, guitarrista de The Kinks.

 

 

82.- ZORBA EL GRIEGO (1964)

El sirtaki con el que acaba la película es, probablemente, una de las piezas que mejor refleja el espíritu mediterráneo de todas cuantas se han escrito.

La película logró un gran éxito en su momento y su secuencia final ha quedado para siempre en la antología del cine.

 

ZORBA EL GRIEGO

 

Zorba el griego

Aquí, está la famosa secuencia a la que me he referido. Aquellos que no hayáis visto la película podéis pasar al siguiente vídeo.

 

 

Theodorakis dirige una Orquesta sinfónica.

 

 

Como rareza, ahí queda ésa, a cargo de José Feliciano.

 

 

Para terminar, esta espectacular versión callejera, a cargo de Banda Verde.

 

 

83.- ALINE (1965) 

Siempre se colaba una canción francesa romántica para soliviantar los ánimos preadolescentes.

Para mí un ejemplo, también, de intérprete de una sola canción. Yo, particularmente, jamás volvía a saber de las andanzas musicales de Christophe.

Un alma caritativa aligeró mi carga de trabajo, subtitulando una actuación en directo de Christophe en su época triunfal.

 

 

84.- BE MY BABY (1965)

Una de las triunfadoras en los guateques modositos. Marchosilla e intrascendente, bailable. En España hizo furor la versión en castellano de Les Surf.

La versión original corrió a cargo de The Ronettes, formación muy similar a otras que navegaban por aquella época entre las ondas.

Había un vídeo subtitulado que ha sido retirado, por lo que, de momento, nos quedamos sin subtítulos.

 

 

Para compensarlo, veamos esta versión de Les Surf en castellano.

 

 

85.- CALIFORNIA DREAMINS (1965)

Evidentemente, esta canción tuvo significado para mí varios años después de que The Mamas and the Papas la convirtieran en objeto de sus trinos. La pasearon como una bandera, convirtiéndola en una especie de himno pre-hippy.

Un alma caritativa me ahorró trabajo, subtitulando este clip de The Mamas and the Papas.

 

 

The Seekers le dieron una capita de folk.

 

 

The Beach Boys también sucumbieron al sueño californiano.

 

 

De todas las versiones que se han hecho de esta canción, la de Melanie, con la que terminamos, es una de mis preferidas.

 

 

 

CONTINUARÁ . . .