AL FINAL DE ESTE POSTNUEVA ENTREGA DE CANCIONES DEL SIGLO PASADO

 

26.- NE ME QUITTE PAS (1959)

27.- OH CAROL (1959)

28.- PIOVE (1959)

29.- TAKE FIVE (1959)

30.- WHAT’D I SAY (1959)

Inmunidad versallesca, despotismo gubernamental

 

Hace unos días, me mandaron un email en el que se daba cuenta del rechazo, por parte del Congreso de los Diputados, de una iniciativa legislativa popular que, únicamente, pretendía que se pusiera fin al cobro religioso de los emolumentos de sus ex-señorías. Según parece, en junio, antes de atracar, una vez más, a los trabajadores públicos y mientras se deshojaba la margarita del rescate (con la que se nos sigue amenazando con total desvergüenza desde el gobierno) y se preparaba el sablazo del IVA para arruinar las economías de las familias, según parece, sus señorías en comisión, reunidos consigo mismos, nos hicieron el correspondiente corte de mangas.

¿Quien sería el iluso, capaz de pensar en el harakiri parlamentario? La única solidaridad que podemos esperar de ellos es que den al Domund, porque lo que es a nosotros. ¿Quién habrá sido el ingenuo, capaz de pensar que los padres, madres, suegros y demás parientes de la patria, iban a adoptar el papel de servidores públicos que les corresponde?

Iniciativa rechazada

Hace menos días, también se hicieron públicos, con nombres y apellidos, los resultados de la votación de nuestros parlamentarios europeos (Por cierto, ¿para qué coño sirven semejantes señorías?) con respecto a una propuesta para dejar de volar en primera clase, a nuestra costa, y hacerlo como siempre lo habían hecho, hasta antes que alguien tuviera que pagarle algún favor y le regalase un sillón en Bruselas. De nuestros egregios representantes, únicamente 4 votaron a favor de la propuesta. Hubo dos abstenciones, mientras que la caterva restante, unida en una nueva Fuenteovejuna,  dijo que, en clase turista volase Rita la cantaora. Ni sumando votos a favor y abstenciones se conseguiría reclutar el número de justos necesario para convencer a Yahvé para que no churrascase Sodoma y Gomorra.

Resultado votación “volar en clase turista”

Menos mal, que la transparencia y la buena fe de la clase política española es un ejemplo para el mundo mundial.

Lista de políticos imputados por corrupción

El creerse impune, porque se ha llegado demasiado alto, aparte de ser un ejercicio intolerable de soberbia, es la demostración perfecta de que las neuronas se fueron de paseo, hace mucho tiempo. El comportamiento general del político español empieza a asemejarse demasiado al noble que ocupaba la corte de Versalles con Luis XVI y María Antonieta. Si no cambia radicalmente su manera de actuar, debería de ir tanteándose el cuello, de vez en cuando, por si acaso. Demasiado se anda mentando la guillotina.

Siempre es reconfortante, encontrarse con opiniones mesuradas:

Necesitamos una reforma constitucional

Lo que le convendría al señor López Garrido es convencer a su propio partido de sus tesis y defenderlas hasta la última consecuencia, es decir, la dimisión, puesto que no veo yo al PSOE muy proclive a liderar reformas electorales, que pudieran hacerle perder su cohesión o su poder, ni tampoco a aceptar un mayor papel preponderante de la ciudadanía en el sistema democrático. No sería justo señalar con el dedo sólo al autor del artículo, ya que la coherencia y la consecuencia no son monedas habituales en el mercado político español.

En cualquier caso, la palma  de actuaciones por debajo de la línea del honor, se la lleva nuestro incapaz e incapacitado presidente de gobierno. Aparte de haberse pasado los tres últimos años de oposición fabricando un discurso milagrero para recaudar incautos, una vez conseguido su propósito, eleva el engaño a los altares y acuchilla la confianza del pueblo, manteniendo la intransigencia y el despotismo como bandera.

Rajoy-pasmado

En el tiempo en el que lleva en la Moncloa, que no gobernando, ha cometido una serie de atentados contra el pueblo español, que serían suficientes como para iniciar un proceso judicial contra él por incompetente, pero, sobre todo, por el afán despótico, con el que parece estar castigándonos a todos por no haberle votado antes y por su instalación constante en la falsedad (de palabra, obra u omisión).

El señor presidente del gobierno español  y yo discrepamos en cuanto al significado de la palabra honor. Puede que yo esté equivocado, pero a mí me parece que no es una actitud honrosa, no sólo incumplir una numerosa serie de promesas electorales, sino actuar de manera diametralmente opuesta  al ideario de su programa electoral que, en teoría, fue lo que refrendó el voto popular.El señor presidente del gobierno y yo no estudiamos en el mismo colegio. Si eso hubiese sucedido, él habría adquirido los conocimientos suficientes como para comprender el significado de las palabras.

El trabalenguas vacío, empleado para intentar explicar la decisión tomada en torno a las pensiones no hace más que corroborar mis palabras, sin merecer más comentario, porque una legión lo ha hecho por mí.

En estos momentos, el pueblo español está soportando el contrato blindado de la clase política y el intrincado entramado, imposible de desentrañar para el ciudadano, que asiste impotente a la destrucción del Estado,conocido como tal en los últimos treinta años.

La frase, escrita en el pergamino, parece volar en la orla, que custodia el escudo de armas: Inmunidad versallesca, despotismo gubernamental.

Comparto plenamente el último párrafo del artículo: Es que tú no lo entiendes, cariño. “Ahora, como ya he descendido intelectualmente al nivel de un niño, puedo preguntarme inocentemente: ¿por qué Luis de Guindos está de ministro ¡de Economía! y no en la cárcel? ¿Por qué Mariano Rajoy está de presidente del Gobierno y no en la cárcel por incumplimiento doloso de contrato? Y la madre de todas las preguntas: ¿por qué no acudimos todos ante los tribunales con una demanda de divorcio contra los que nos prometieron en matrimonio político e incumplieron después todas sus promesas?”.

Es que tú no lo entiendes, cariño

 

En la antigua Babilonia, durante el festín de Baltasar, aparecieron unas misteriosas palabras escritas en la pared, en una lengua extraña, por una mano invisible. El profeta Daniel las interpretó como: Pesado, medido y dividido. Se referían al reino de Babilonia, que, instalado en la prepotencia y en la inmunidad, había despreciado las señales que habían estado anunciando su destrucción. La profecía se cumplió. El ejército persa desvió el cauce  de los ríos Tigris y Eúfrates, entró en Nínive y destruyó el reino de Babilonia.

¿En qué se parecerá el presidente de nuestro gobierno al rey Baltasar, en qué la corte de Babilonia a nuestra clase política? ¿Será verdad que no han visto las palabras escritas en la pared.

Rajoy gol SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO EN EL SENADO

Por cierto, ¿de qué se ríen esos tipos?

CONTINUACIÓN DE LA ENTREGA CANCIONES DEL SIGLO PASADO

26.- NE ME QUITTE PAS (1959)

Para mí, el ejemplo de la canción en la que la interpretación del cantante supera la mayor o menor belleza del texto. Naturalmente, siempre y cuando estemos hablando de Jacques Brel.

La sensación de desamparo, que transmite con su desgarrado lamento, es capaz de despertar la solidaridad en los corazones más duros.

Paradigma del furor romántico en su más absoluto significado.

En esta maravillosa versión, que un alma caritativa subtituló, Jacques Brel demuestra que no he exagerado, en cuanto a lo de interpretación se refiere.

La gran dama de la canción francesa, Edith Piaf, no se resistió a grabarla.

Frank Sinatra, Barbra Streissand e incluso Tom Jones tienen versiones de esta canción, pero para rarezas, destacar ésta de Marlene Dietrich, en alemán.

Para terminar, Ray Charles, en directo, homenajea a Brel, en 1978, con este If you go away.

27.- OH CAROL (1959)

El Dúo Dinámico, con su versión en castellano, contribuyó a que se convirtiese en una canción de mi infancia. Sin embargo, Carol, aprovechando la estela, que había dejado tras de sí Diana, triunfó en su idioma original.

A partir de una serie de traducciones, confeccioné los subtítulos para la versión original de Neil Sedaka.

Este video del 59 recoge una actuación en directo de Neil Sedaka, aunque la calidad de imagen deja bastante que desear.

Paul Anka también se dejó arrastrar por Carol.

Una versión más de la época, a cargo de Blue Diamonds.

Para finalizar, una extraña y sorprendente versión, a cargo de Freddie Mackay.

28.- PIOVE (1959)

Esta canción fue otra de las postales-disco, espléndido regalo de mi tía.

La noche de Reyes del 60 mi insomnio nervioso fue amenizado por los gritos desafinados de alguien que, borracho como una cuba, destrozaba Piove en plena calle, de madrugada. Un recuerdo nítido.

He subtitulado un video con una actuación de Domenico Modugno, aprovechando una excelente traducción encontrada en:

Música italiana

El propio Modugno la había cantado en el festival de Eurovisión, como prueba el siguiente vídeo, quedando en sexto lugar.

Dalida la popularizó en francés.

Para rarezas, Caterina Valente en alemán.

29.- TAKE FIVE (1959)

Puede que muchos de vosotros no conozcáis esta pieza de jazz por su nombre, pero puedo aseguraros que la identificaréis a partir de sus primeros acordes. El acompañamiento continuo de los platillos de la batería es una de sus señas de identidad.

Melodía tremendamente evocadora.

El autor de la composición es Paul Desmond, el que toca el saxo en el video de esta actuación en directo de Dave Brubeckt Quartet.

Muy distinta resulta la versión de Tito Puente.

Absolutamente distinta a las dos, esta versión de George Benson en el festival de Montreux.

30.- WHAT’D I SAY (1959)

Una de las canciones a través de las cuales se puede conocer el significado de la palabra ritmo. Me cautivó, desde mi más tierna infancia, bastantes años después de su composición, cuando descubrí a Ray Charles.

Utilizando la traducción de Carla, he subtitulado esta versión de estudio con la letra completa.

Versión algo twistera, a cargo de Vince Taylor & The Playboys en  1962.

Esta versión en directo del propio Ray Charles en 1963 deja las cosas en su sitio.

Para rarezas, esta versión de Jerry Lee Lewis y Van Morrison.

Andy García rindió homenaje a esta canción en una secuencia en un karaoke de Tokio en la película Black rain, 1989.

BLACK RAIN

blackrain

Aquí, la secuencia.

Continuará…