Entiéndase sátrapa en la acepción de “hombre que gobierna despóticamente”.

¡En qué manos estamos o, mejor, en qué tortuosos y autolimitados cerebros, carentes del más mínimo sentido del pudor! Nuestro futuro será muy negro. La estupidez malvada del gobierno terminará por destruir a España y a los españoles.

Dentro de la aplicación de la táctica del borrón y cuenta nueva o, dicho de otra forma, de hago lo que me sale de salva sea la parte, los bandazos políticos del señor Rajoy resultan incalificables e intolerables.

Cuando el PSOE aprobó, en 2010, la bajada del sueldo de los funcionarios y la congelación de las pensiones, todas las voces del PP se alzaron en su contra, afilaron sus uñas dialécticas y la emprendieron contra el decreto ley con argumentos como:

Ana Mato:

“Lo saben todas las personas que trabajan para la administración pública y que tienen sueldos que no son muy altos y sin embargo, son los que van a pagar todos los despilfarros del señor Rodríguez Zapatero”.

Mª Dolores de Cospedal:

“Ustedes han decidido que los que tiene que pagar su ineficacia, su improvisación y su inacción de dos años son, en primer lugar, los pensionistas y los funcionarios, es decir, los más débiles, porque han ido ustedes a lo más fácil”.

González Pons:

“El partido popular nunca habría congelado ni rebajado el poder adquisitivo de los pensionistas y nunca habría bajado el sueldo de  los funcionarios y nunca habría eliminado las ayudas familiares, porque pensamos que, cuando hay que ajustar no hay que hacerlo por la parte más débil del presupuesto”.

¡Y, por fin, la perla de la corona! ¡El inefable Rajoy!:

“Ese decreto ley es profundamente injusto y hace que los errores, porque han sido sus errores, cometidos por el gobierno de España y su presidente, lo paguen millones de pensionistas y funcionarios que no tienen la culpa de los disparates del gobierno. El problema es que, además de ser injusto, , es que es INEFICAZ desde el punto de vista económico. NI SIRVE PARA QUE LA ECONOMÍA CREZCA, NI SIRVE PARA GENERAR EMPLEO”.

Hay palabras y actitudes que se definen por sí solas y no precisan ningún tipo de explicación ni comentario.

Los videos en los que estos individuos se despachan a gusto con impunidad y alevosía, los podéis encontrar aquí:

Así criticó el PP la bajada del sueldo de los funcionarios de Zapatero

El presidente de gobierno se ha retratado y ha dejado al descubierto su catadura moral. Su burla es indigna y no puede ser consentida. Mal funciona una democracia en la que no se le pueden exigir responsabilidades a quien deshonra de esta manera a los ciudadanos. El señor Rajoy no merece seguir un segundo más en la política activa.

Ahora, nos toca a nosotros hacérselo saber.