Hace más de 40 años, Delfí Abellá, perteneciente a els Setze Jutges, escribió una canción satírica sobre el fútbol que, además de parecerme muy graciosa,  tiene una letra que ha demostrado ser intemporal.

Todos aquellos que me conocen, saben que he estado muy ligado al fútbol y que ha tenido y tiene una gran importancia en mi vida. Quien no me conozca, podrá comprobar que esto es así, ojeando el apartado de notas biográficas de este blog.

Queda claro, pues, que mi reflexión no es fruto de una inquina por este deporte, ni mucho menos.

Lo cierto, es que, al margen de la satisfacción que pueda haberme producido la hazaña de la selección española, única en la historia, el fútbol es sólo fútbol, por muchas connotaciones que le queramos dar. Ya lo dijo Boskov, en su día.

Por eso, lejos de criticar la presencia del millón de aficionados que se lanzó a la calle a recibir a los campeones de Europa, me gustaría reflexionar sobre esa masiva afluencia. Por ejemplo, mañana llega a Madrid lo que se ha venido denominando “la marcha negra”, que traslada la protesta y las reivindicaciones del sector minero a la capital,  y yo no puedo dejar de preguntarme, ¿cuánta gente va a demostrarle su solidaridad. ¿Un millón? Probablemente, no.

Ojalá me equivoque, pero no es lo mismo la anestesia que pueda producir un triunfo deportivo, al servicio de los medios de comunicación, que el enfrentamiento contra el poder que está desestructurando los cimientos de la sociedad, que había sido construida con tanto esfuerzo.

Si mañana, la angustia de los mineros no obtiene la adecuada respuesta, no tendremos más remedio que darle la razón a Delfí Abellá, quien, desgraciadamente, ya no se encuentra entre nosotros para comprobarlo.

Quise dejaros un vídeo montado y subtitulado por mí con la canción de este cantautor catalán de fondo, pero he tenido que retirarlo, porque YouTube lo ha bloqueado en todo el mundo porque la UEFA tiene los derechos audiovisuales de las imágenes de la final de la Eurocopa, Ver para creer.

En fin, para evitar suspicacias, lo he cambiado por la subtitulación de la canción, tal cual.

Desde mi punto de vista, debemos dejar este trofeo en la vitrina que le corresponde y dedicar nuestros esfuerzos a dejarle muy claro a nuestros gobernantes que el tiempo de la impunidad y la desfachatez ha pasado y que no estamos dispuestos a tolerar los desmanes dictatoriales con los que nos obsequia el incompetente de nuestro Reformador Supersabio.

Si los vapores de la victoria futbolística rebolican nuestra neuronas y nublan nuestras entendederas, corremos el riesgo de que el humo ciegue nuestros ojos y resulte mucho más sencillo engañarnos.

El humo no debe cegar nuestros ojos. Los debemos mantener abiertos para que quede grabada en nuestras retinas la operación vergonzosa de un gobierno incapaz y servidor de los mercados, que va a empobrecer y a entristecer a los ciudadanos, a base empantanarnos con una mentira tras otra.

Mariano I, el Reformador y XI Supersabio nos ha obsequiado con un rosario de contradicciones y de mentiras, como si fuésemos un puñado de imbéciles.

Hace año y medio, ante el anuncio del gobierno socialista de una subida en el IVA, que no se produjo, don Mariano se permitió la siguiente diatriba:

” La subida del IVA es un sablazo de mal gobernante a los ciudadanos que ya están pagando muy duramente la crisis”.

Jamás pensó que podía hacer un retrato tan perfecto de sí mismo. Pero lo ha conseguido. La ” lideresa” tampoco le iba a la zaga, como podréis comprobar.

Vídeo de Esperanza Aguirre y Rajoy, sobre el aumento del IVA en abril de 2010.

Sobran más comentarios y menos escudos en triunfos deportivos, pero faltan más acciones para demostrarle a este dirigente de medio pelo que no queremos ser unos peleles en sus manos.

No debemos consentir que se salga con la suya.