Ésa es la que debemos exigir todos los españoles a la pandilla de impresentables que accedieron al poder con engaños, mantenidos con desfachatez durante todos estos meses de desgobierno, que sólo han servido para cargarse el sistema social español, tal y como pretendían la Führer Merkel y el napoleoncillo, recientemente defenestrado en su país.

Los meses  de descontrol gubernamental, llenos de declaraciones contradictorias, espantadas, descalabros económicos y mentiras han dejado al descubierto la realidad: Rajoy y sus secuaces son unos incompetentes, que no pueden seguir ni un minuto más ostentando un poder, que no sólo les viene grande, sino que han despilfarrado, de la misma forma en la que lo han venido haciendo en la inmensa mayoría de las comunidades autónomas que han “desgestionado” y sumido en la ruina.

Hay que tener la cara muy dura para seguir erre que erre con un mensaje culpabilizador, quitándose las pulgas de encima, con salidas de pata de banco, tragicómicas, como la ocurrencia de este señor:

que rizó el rizo en su día, teniendo la osadía de achacar la subida de la prima de riesgo a la pitada del himno en la final de la Copa del rey. No sólo por sus hechos los conoceréis, sino por su tozuda tendencia a meter la pata.

Claro, que los bandazos dialécticos de la portavoz de bolsillo, tampoco han tenido desperdicio.

Saénz de Santamaría asegura que el mundo empieza a confiar en España y sus reformas

El Gobierno trata de insuflar optimismo para ahuyentar el fantasma del rescate

La “profeta” del Fondo “Morretario” Internacional también tiene narices, la tía. Como para tragarse la farsa que montan entre todos.

La portavoz insiste en su ceremonia de la confusión:

El Gobierno afirma que “no hay una decisión tomada” sobre el rescate bancario

Si faltaba otro, aparece el ministro de Hacienda que premia a los defraudadores y castiga a los ciudadanos para mantener el engaño en todo lo alto:

Mensaje de confianza de Montoro y cómo combatir la prima de riesgo 

Sus augurios sobre los hombres de negro no tardan en convertirse en papel mojado, el tipo de papel que el gobierno del Partido Popular ha estado utilizando durante los últimos seis meses, dando muestras de su incapacidad, plagada de engaños y de incumplimiento de las promesas realizadas a sus votantes.

Montoro descarta el rescate: “Los hombres de negro no van a venir a España”

Los hombres de negro no, los grises hombres resbalan por la pendiente del engaño.

Primero decimos:

6yf0c2f5

Y luego:

xrffxq_de-guindos-no-es-un-rescate-es-apoyo-financiero_news

Como el presidente de gobierno se esconde, al que le toca bailar con la más fea es a su ministro:

http://www.dailymotion.com/video/xrffxo_guindos-las-condiciones-no-son-para-la-sociedad_news

El presidente, dando muestras de su absoluta clarividencia ya nos había dejado varias perlas de su vaivén mental.

xr6jvc_rajoy-afirma-que-no-habra-rescate-para-la-banca-espanola_news

España: Rajoy descarta rescate; crecen dudas sobre bancos

Lo cierto es que, después de semejante papelón, a nadie le puede extrañar la táctica del avestruz que ha empleado nuestro Mariano I, el Reformador.

Rajoy se esconde y quema su capital político

Obligado a dar la cara, su comparecencia es una perfecta continuación de su inoperancia política, basada en la mentira constante.

 Rajoy explica el rescate bancario por una hipotética intervención y trata de justificar su viaje a la Eurocopa

El colmo es que este tipo nos vende la faena como un logro maravilloso, conseguido gracias a su esfuerzo y que va a suponer la entrada de España en los mundos de Yupi.

Si era tan maravilloso el rescate bancario para todos los españoles, ¿por qué no lo consiguió antes, Supersabio? Por cierto, la situación de la banca, según nuestro maravilloso Mariano I, el Reformador, gozaba de una salud envidiable. De repente enferma de gravedad, por culpa del demonio Zapatero, claro está, y hay que ingresarla en la UVI, pero, curiosamente, los bancos no están tan mal, quienes están al borde de la quiebra son las cajas, que no olvidemos, han sido las huchas de los politiquillos autonómicos, la mayoría del propio partido del señor que se ha hinchado a sacarnos la lengua y que pretende continuar haciéndolo.

Su actitud sólo tiene una salida honrosa y no es viajar a Polonia, precisamente. Todo lo que no sea conjugar el verbo dimitir es incompatible con el honor.

¡La vergüenza era verde y se la comió un burro!