Sería injusto decir que no se ha ganado el título a pulso.  Por si nos quedaba alguna duda, él mismo se ha autocoronado ante los suyos y ante los medios para dejárnoslo muy claro.

http://www.20minutos.tv/video/aijtSX12-rajoy-habra-reformas-cada-viernes

“Una reforma sin parangón en nuestra democracia, y que está destinada a reescribir la historia de nuestra prosperidad”, dice el tío. Y se queda tan pancho.

“Todas nuestras medidas tienen un objetivo: Devolver a España al crecimiento económico y la creación de empleo”.

Además de reformador es chistoso. Cuando se canse de reformar, puede dedicarse a monologuista cómico. Lo malo es que,  por el momento, su humor macabro no tiene ninguna gracia:

5.639.500 parados en España

Curiosa manera de cumplir. Podemos elegir cualquiera de las cifras de ese informe sobre población activa para ver el efecto reformador de Mariano I. Un efecto devastador sobre el bienestar de la población, pero Mariano I, como buen aspirante a monarca absolutista, se lo pasa todo por el forro de su impunidad. ¿A quién tiene que rendir cuentas? Después de los lustros que le ha costado llegar a la Moncloa, no le faltaba más que eso.

“Y nuestra agenda reformista es una completa puesta a punto para todo el país”.

¡Hombre, no exageres! Para todos, para todos, no. Eso sí algunos amiguetes no pueden quejarse. Especialmente los fabricantes de agujeros negros.

El Gobierno inyectará ayudas de entre 5.000 y 10.000 millones a Bankia

¡Joder! Si al final, le van a cuadrar las cuentas y todo. Va a ser como en el famoso chiste del Domund. Esta pastón para ti, éste para mí y el corte de mangas para el contribuyente. Claro que con el dinero robado a los ciudadanos con los recortes de Sanidad, también pondría yo una pica en Flandes o dos, si son pequeñas.

Méndez y Toxo piden a Rajoy que explique por qué hay dinero para rescatar Bankia y no para sanidad y educación

Como aquí las responsabilidades políticas se comentan con la boca pequeña, no sea que vayan a airearse los trapos sucios de algunos otros parlantes, así nos luce el pelo.

Si es que no estamos contentos con nada. No puede ser, lo criticamos todo. ¿Qué tiene de malo que Mariano I, el Reformador, sea también magnánimo? No le agobia el peso de la púrpura, a la hora de echarle una mano al inepto de su amiguito, de cuya gestión al frente del Fondo “Morretario” Internacional, los trincantes actuales no han parado de soltar pestes, sapos y culebras. Si la envidia fuese tiña…

Más de un tiñoso habrá, aspirante a reflotador del batiburrillo cajero, que no tardará en colocar en el punto de mira al  brillantísimo ex-jerarca. De momento la culpa, como siempre, es de la herencia o del cha-cha-chá, pero todo se andará. Al tiempo. Los advenedizos sólo son eso: Advenedizos.

A Mariano I, el Reformador, no le duelen prendas a la hora de inyectar dinero que no es suyo. ¿No es suyo? No fastidies. ¿Era nuestro? Era. Mariano I, el Reformador, va a lo suyo y no le tiembla el pulso a la hora de agradecer los servicios prestados.

Rato pese a haber presentado su dimisión cobra una indemnización millonaria tras haber cobrado sólo en 2011 un sueldo de 2,34 millones de euros.

No sé por qué nos rasgamos las vestiduras. Ser Reformador tiene lo que tiene y al que no le guste, que le vayan dando, que ya les darán más y a los amnistiados también:

La amnistía fiscal ahora sí vale para el PP

Mariano I, ¿sería tan amable de aclarar algunas dudas que nos corroen?

Tampoco hace falta que se ponga así. Pero, en fin, de acuerdo, una imagen vale más que mil palabras. Por eso no es de extrañar que algunos cabreados contraataquen. Es ley de vida.

Vale, pues. Mariano I, el Reformador se empeña en mantener que la única verdad absoluta es la suya, pese a que las evidencias sean otras. Mejor que Forges nos lo aclare.

La miopía es una afección muy común entre los reformadores que se lo pasan todo por la entrepierna. La sordera también y el mirar para otro lado, ni te cuento. De la intoxicación ya se encargan otros, que no hacen más que quedar retratados, perdón, he querido decir con el culo al aire.

Bazofia ideológica

Con esos compañeros de viaje, nuestro ínclito reformador llegará muy lejos, tanto que correrá el riesgo de salirse del mapa. Las ínfulas reformistas que aprietan el nudo de la soga en el cuello del pueblo son muy peligrosas. Llega un momento en el que la gente se despierta y se da cuenta de que el príncipe es un sapo.

 

“Mariano, Mariano, no llegas al verano

Eso.