Una nueva manifestación, que agrupó a los descontentos más resistentes, recorrió el centro de Alicante para dejar constancia de que siguen en pie.

No fue todo lo multitudinaria que cabría desear, pero tampoco tan raquítica como sentenciaron las fuentes policiales. Desde el paso de la primera pancarta a la última, transcurrió poco más de hora y media, así que la cifra de 9.000 manifestantes, proporcionada por la policía, se me antoja corta.

Dejo aquí este fotomontaje musical, en esta ocasión, amenizado por Strauss y Mark Knopfler, que recoge el desarrollo de la manifestación.

Particularmente, me resulta muy extraña la pasividad de determinados colectivos ante la Reforma Laboral y ante las consecuencias sociales que se van a derivar del desmantelamiento progresivo de los servicios públicos, con el fantasma del copago en el horizonte y el descandenamiento de la desigualdad.

La desfachatez de los miembros de gobierno, dando vueltas de tuerca a la nueva Biblia, que todos debemos acatar, no tiene desperdicio. Especialmente activa, se muestra Dª María Dolores de Cospedal, que se lleva la palma a la hora de ensalzar la Reforma gubernamental, como única medida de crear empleo, cuando su propio jefe ha anunciado que este año acabará con la destrucción de 700.000 empleos más. ¿Será que está sorda y no se entera? No creo…

¡Acabáramos! Si lo que va a querer decir la ilustre presidenta autonómica, acaparadora de todos los espacios públicos imaginables, es que, dentro de un rato (un par de añitos de nada), cuando a los mangantes que dirigen el cotarro financiero del que chupan los políticos, se les hayan llenado los bolsillos con nuestro dinero, entonces dejarán de pisarnos el cuello y el empleo crecerá.

¡Largo me lo fiáis! que diría don Juan Tenorio. Cuando llegue ese momento, el empobrecimiento de la población y la pérdida de poder adquisitivo de la clase media serán abismales. Del retroceso social y de la supresión de los derechos de los trabajadores, ni hablamos.

 Mientras tanto, la utilización propagandística de los medios de comunicación continuará su labor milenaria La anestesia lleva consigo la pérdida de la percepción real y la vida en la mentira.

Voces más autorizadas que la mía en temas económicos, en este caso Vicenç Navarro, advierte sobre las consecuencias de la implantación de la Reforma laboral:

“… principalmente jóvenes y mujeres, tienen enormes dificultades para entrar en el mercado de trabajo, debido a que los puestos de trabajo existentes están ya ocupados por los que tienen contratos fijos. De ahí que la solución que proponen es que se anulen los contratos fijos (para conseguirlo hay que debilitar a los sindicatos) y, con ello, los jóvenes y las mujeres puedan también entrar en el mercado de trabajo”. 

“… Si el número de puestos de trabajo existentes permanece constante, la eliminación de los contratos fijos sólo variará la composición de los trabajadores, puesto que los empresarios despedirán a los que eran fijos a fin de contratar a los jóvenes y mujeres, a los que pagarán unos salarios más bajos. Los padres serán despedidos para que sus hijos puedan encontrar trabajo a menor coste para la empresa. Esto es lo que desean las reformas laborales del gobierno PP: rebajas de salarios”.

“…  Las reformas laborales aumentarán el desempleo sin mejorar en nada la creación de empleo. Y si no se lo creen, esperen y lo verán. Que ello sea así se debe a que no se está tocando el problema central: la escasa creación de puestos de trabajo.

“… En contra de lo que se reproduce en la sabiduría convencional, España tiene un sector público poco desarrollado. El número de empleados en los servicios públicos del Estado del Bienestar está muy por debajo del promedio de la UE-15 y por debajo de lo que nos correspondería por el nivel de desarrollo que tenemos”.

“… Este escaso desarrollo del empleo público explica también el bajo porcentaje de la población que trabaja en el mercado laboral, con clara discriminación de la mujer”.

“… La pregunta inmediata es ¿cómo se pagarían estos empleos? La respuesta es fácil. Predominantemente (aunque no exclusivamente) con fondos públicos, incrementando los ingresos al Estado, hoy en día en España, los más bajos de la UE-15 (34%), el promedio de la UE-15 es 44% y Suecia, 54%”.

“… El fraude fiscal en España es enorme y se concentra en las grandes fortunas, en las grandes empresas que facturan más de 150 millones de euros al año y en la banca (responsables del 72% de todo el fraude fiscal) y que supera los 80.000 millones de euros. El problema no es que España no tenga fondos. Lo que ocurre es que el Estado no los recoge, y por lo tanto no puede crear empleo”.

“… Ahí está el problema silenciado en los mayores medios de difusión y persuasión del país, los mismos medios que continúan machacando con el sambenito de las rigideces del mercado laboral, culpabilizando a los sindicatos por el elevado desempleo”.

“… Y así vamos en un país que se autodefine de ser democrático”.

A aquellos que os interese, podéis encontrar el artículo completo aquí:

¿Por qué España tiene un desempleo tan elevado?

Me gustaría hacer una última reflexión sobre la decisión policial de permitir el tráfico en sentido contrario a la manifestación. Se permitió la circulación de vehículos, cuando las tres cuartas partes de los manifestantes no habían alcanzado el principio de la Rambla, como puede comprobarse en la foto anterior. A mí, particularmente, me parece una actuación deplorable.

El letargo ha durado demasiado tiempo. El problema es la distrofia músculo-cerebral que ha producido. Si consentimos la implantación del retroceso social, volverán los tiempos oscurantistas, plasmados en esta secuencia de Novecento, que me he permitido subtitular.